Colombia crecerá este año 3,3% según pronósticos regionales del Banco Mundial

11 de octubre de 2019 08:27 AM
Colombia crecerá este año 3,3% según pronósticos regionales del Banco Mundial
Crecimiento económico. // BANCO MUNDIAL

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Un nuevo organismo internacional alertó sobre el difícil momento que están viviendo las economías mundiales y América Latina no se escapa de esa realidad. El Banco Mundial, en un informe elaborado exclusivamente para América Latina y El Caribe, alertó sobre el “crecimiento anémico de la región”, sosteniendo que el crecimiento del PIB real al cierre de este año será 0%.

Además de alertar que, para sorpresa de muchos y pese a la cantidad de acuerdos que se han firmado, América Latina y el Caribe es “la menos abierta de todas las regiones en desarrollo”, el organismo explicó que el desempeño económico decepcionante se debe al comportamiento de tres países puntuales: “Argentina está sumida en otra crisis económica, Brasil acaba de salir de una recesión y México padece una desaceleración económica”.

Y agregan: “Existen otras diferencias internas, dado que los países del Caribe y de las subregiones del Pacífico obtienen mejores resultados que los del Atlántico. Pero en conjunto, la región no solo está creciendo más lentamente que otros mercados emergentes, sino también que economías avanzadas mucho más ricas. Esta divergencia de trayectorias debería ser motivo de preocupación”.

En medio de ese panorama a Colombia no le va tan mal. El Banco Mundial estima que el país crecerá 3,3%, una cifra que ubica a Colombia como la segunda nación de Suramérica que más crecerá este año, después de Bolivia, cuya proyección del incremento de su PIB se calcula en 3,9% (en junio de este año lo estimado era 4%). Estos dos países son los únicos de la región que crecerán este año por encima de 3%.

Lo malo en esta estimación para Colombia es que el ente mundial redujo 0,2 puntos porcentuales la proyección de crecimiento para 2019, pues en junio de este mismo año, cuando se publicó el informe “Global Economic Prospects: Heightened Tensions, Subdued Investment”, el cálculo era superior, exactamente un 3,5%. Para 2020 la proyección de crecimiento de la economía colombiana es de 3,6% y subie a 3,9% para el año 2021.

Los otros dos países que le siguen a Colombia en el ranking son Perú, con una variación del PIB de 2,6% para este año; y Chile, cuyo crecimiento económico se estima en 2,5%.

En el quinto lugar se ubica Brasil pero con una diferencia abismal en proporción de crecimiento, pues la variación estimada es de 0,9%.

Los tres últimos lugares son para Venezuela, del cual no ponen cifras estimadas; le sigue Argentina con una contracción de su economía de 3,10%; y luego Ecuador con -0,1%, una cifra que en 2020 sube a 0,2%.

Martín Rama, economista jefe del organismo para Latinoamérica y el Caribe, encargado de hacer la presentación, explicó: “Los años de altos precios de las materias primas ya han quedado claramente atrás, debemos centrarnos en áreas como la integración comercial para revitalizar la productividad de la región”.

Y agregó: “Todos los acuerdos comerciales preferenciales derivan en un mayor nivel de comercio bilateral, pero solo los acuerdos Sur-Norte pueden aumentar la complejidad económica de los países en desarrollo signatarios (...) Los acuerdos Sur-Sur suben las tasas de crecimiento solo de forma marginal, mientras que los acuerdos Sur-Norte tienen un impacto significativo sobre el crecimiento”.

Al final de este informe el Banco Mundial explica que la integración comercial puede ser la mejor opción de la región para garantizar un desarrollo económico más rápido, pero advierte que se deben cumplir tres recomendaciones, las cuales copiamos textualmente a continuación:

• Mirar más allá de la región. En un momento de crecientes tensiones comerciales, la vía multilateral para la integración comercial no parece prometedora. Pero los acuerdos preferenciales de comercio pueden ser un sustituto viable, especialmente porque cubren una gama cada vez más amplia de áreas de políticas públicas que no forman parte de la arquitectura multilateral tradicional. Los acuerdos con economías más avanzadas ofrecen la oportunidad de aumentar el grado de complejidad económica de los países en desarrollo. La integración con la región es ciertamente menos exigente que con el resto del mundo, pero es también menos transformadora.

• Aprovechar las oportunidades. Los acuerdos Sur-Norte abren la puerta para que las empresas nacionales exporten a mercados más grandes y sofisticados, para que se integren en las cadenas globales de valor, adquiriendo nuevos conocimientos y aumentando su productividad al mismo tiempo. Pero los obstáculos creados por insuficiencias en infraestructura, reglamentación y administración deben eliminarse para que esto suceda. Los acuerdos profundos pueden respaldar algunos de estos cambios, pero no son sustitutos de las reformas internas necesarias para reducir los costes de transacciones, para volver los mercados más competitivos y para aumentar la eficiencia del sector público.

• Neutralizar los efectos negativos. Sería imprudente restar importancia a los efectos colaterales negativos asociados con una mayor integración comercial. Al igual que sucede con la mayoría de las reformas importantes, es probable que haya ganadores y perdedores. Un numero específico de subregiones y el medioambiente pertenecen a este último grupo. A falta de medidas complementarias adecuadas, las diferencias regionales podrían amplificarse y áreas específicas podrían verse perjudicadas. Mientras tanto, las emisiones de dióxido de carbono aumentarían y la superficie forestal disminuiría. Estos efectos negativos requieren políticas territoriales para corregir los desequilibrios y políticas ambientales para contener los daños”.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Económica

DE INTERÉS