Decisiones empresariales para afrontar la crisis que deja el COVID-19

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

En esta crisis inédita que deja la pandemia del COVID -19 nadie tiene la fórmula mágica para resolver los dilemas que enfrentan las empresas colombianas y globales.

Sin embargo, para algunos analistas, financieros y expertos en resolución de conflictos hay unas claves que bien puede ayudar a adoptar soluciones inteligentes, muy necesarias en esta época de incertidumbres.

Felipe Jánica, Líder de Servicio de Asesoría en Contabilidad Financiera en EY Colombia aceptó compartir su punto de vista sobre la crisis empresarial que genera el coronavirus y respondió algunos interrogantes de El Universal.

¿Qué es lo primero que debe hacer un empresario o emprendedor frente a una crisis cómo la que vive el mundo en este instante?

- Lo primero es mantener la calma. La prudencia hace verdaderos sabios como dice la novena navideña. Lo que menos deberían hacer los emprendedores, los líderes empresariales es tomar decisiones por un momento coyuntural. Hay mucha incertidumbre y cuando se toman decisiones basadas en incertidumbres seguramente los resultados van a ser inciertos. Es prematuro tomar decisiones como prescindir de empleados en momentos como esta coyuntura, cuando ni se sabe cuánto tiempo durará esta situación, si se extiende o no; y que precisaría que se podría extender dada la vivencia empírica que se está generando a nivel internacional. Todo líder antes de pensar en negocios debe pensar en preservar sus interesados claves, entre ellos sus empleados. También hay que preservar la sostenibilidad económica de las personas o del grupo de personas alrededor de cada empresa.

Es importante no solo pensar en los empleados y accionistas, sino ser responsables con los proveedores, clientes, los tributos y otras obligaciones porque de todo ello depende en gran parte la estabilidad económica de otras personas. No solo hay que pensar en el beneficio de la compañía, sino de todas las personas que la rodean.

¿Eso suena bonito, pero quién paga las deudas de la empresa?

- El Decreto 444 (que crea el Fondo de Mitigación de Emergencias -FOME) es una especie de rescate financiero para las compañías, a través del sistema financiero. Por eso el empresario debe comunicarse con los bancos para mirar la posibilidad de acceder a las líneas de crédito que se generaron a través de Bancóldex y otras entidades, incluso para las mipymes que tienen alivios. Es el momento de ir a tocar la puerta para ampliar cupos de créditos y el congelamiento automático de las deudas para poder honrar obligaciones, con periodos de gracia.

En Cartagena y en otras ciudades del país lo que hemos visto es que al estallar la crisis, la primera respuesta de muchas empresas fue mandar al mayor número de su personal de vacaciones anticipadas o conceder “licencias no remuneradas”. ¿Qué decirles a esas empresas?

- Esas empresas se anticiparon de manera ágil. Estaban presionados por su fuente de ingreso que es el turismo u otra actividad sensibles a la crisis, que al no tener facturación, cómo iban a pagar a los empleados. Algunos de ellos hablaron y consensuaron con sus empleados esta situación para evitar una quiebra. Incluso se suspendieron los contratos sin que ello implique el no pago de sus prestaciones sociales...

También debo ponerme del lado de los empleadores en el sentido de que las compañías tienen que ser sostenibles y responsables con sus interesados claves y como empleado tengo obligaciones. Es ser coadyuvante de una situación que podría ser momentánea, en la medida de lo posible.

¿Esas decisiones fueron prudentes?

- En el corto plazo veo prudente las medidas y habla bien de la organización en el sentido técnico de la toma de decisiones. Yo pensaría que lo primero que hicieron esas compañías fue pensar en el bienestar de todos, no solo de los empleados, también de los proveedores y otros servidores conexos. Si acceden a nuevos créditos sería bien visto por toda la comunidad de negocios y de la industria que le dieran ayudas adicionales a esas personas que se fueron de vacaciones o suspendieron sus contratos. No solo ayuda en dinero, sino de otro tipo, propiciando acuerdos con los proveedores de alimentos al trabajador y su grupo familiar. Hay que ser creativos. Hay mucha energía acumulada sin salir y los líderes tienen tantas presiones para una parte de la ecuación que es el flujo de caja. Hay que pensar más allá de la crisis, reinventarse, diversificarse...

¿Cómo debe ser la comunicación en tiempos de crisis?

- No hay respuesta correcta. Hay que hablar con claridad, cuando se hacen las cosas con transparencia sin ningún apego o sesgo, se hace lo correcto. Hay que basarse en los valores de casa, hablar siempre con la verdad, sin dobles agendas. Una comunicación abierta, franca sincera, sin tapujos y total transparencia le hace entender a la gente que la situación en la que se está no es una situación en la que la compañía decidió estar. Son variables exógenas que la llevaron a ello y que se toman decisiones, pero debe primar el interés general, el de todos.

Para tener en cuenta...

1- Hay que ser transparentes. Si no hay ingresos en la organización, las finanzas están golpeadas y si es así, hay que transmitirlo así.

2- Tener métodos cuantitativos y cualitativos para basar la posición de la empresa. No pueden ser decisiones a la ligera. Hay que actuar con tranquilidad e inteligencia emocional, filtrar las noticias que nos llegan. No ser simplemente pesimistas sino realistas.

3- Comuníquese ya con todas sus entidades financieras y abra cupos financieros. No hay que pensar solo en el corto plazo.

4- A la gente hay que decirle que aporten sus ideas, integrarlos a la toma de decisiones, no se trata de democratizar las decisiones, pero sí conocer las ideas de los colaboradores porque pueden ser útiles.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Económica

DE INTERÉS