Económica


La construcción en Cartagena, en picada y con muchas barreras

Camacol insiste en la urgencia de culminar con éxito los procesos de elaboración y concertación de instrumentos de ordenamiento territorial como el POT, PEMP y POMCAS.

EL UNIVERSAL

23 de mayo de 2019 12:00 AM

HERMES FIGUEROA ALCÁZAR

23 de mayo de 2019 12:00 AM

La actividad edificadora en Cartagena sigue en picada. Las cifras del primer trimestre del año reveladas por la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol-Bolívar) evidencian la agudización de la contracción de esa actividad que desde 2018 ya era preocupante.

El año pasado los lanzamientos de proyectos de vivienda nueva en Cartagena y su zona de influencia presentaron una variación negativa de 18% de enero a diciembre, al registrarse 7.854 unidades de vivienda nueva lanzadas, precisa el informe de Camacol. Al corte de marzo de 2019, se registra una contracción negativa aún más profunda en el lanzamiento de unidades de vivienda nueva del 53%, casi el triple que en el 2018. La caída más pronunciada en vivienda nueva se nota en el segmento VIS (- 64%).

“Este comportamiento negativo de la construcción de edificaciones en la ciudad obedece con mayor incidencia, a la creciente necesidad de que se adopten las acciones administrativas y de ordenamiento que actualmente impactan el desarrollo de la construcción en la ciudad. De lo contrario, se seguirán dando efectos económicos adversos en materia de empleo, inversión y demanda de insumos en la ciudad”, sostuvo Angélica María Salas, gerente de Camacol-Bolívar.

OTRAS CIFRAS

En el 2018, según cifras del DANE, citadas por Camacol, los metros cuadrados licenciados en el departamento alcanzaron los 852,230, mientras que en el 2017 se licenciaron 1,293,252 m2, lo cual representa una variación negativa del 34%.

En el periodo enero-marzo de 2019 las ventas disminuyeron un 28%, comparado con el mismo periodo del 2018. La vivienda VIS tuvo un retroceso de 39%, mientras que en la no VIS, 10%.

Lo más preocupante para Camacol es precisamente que lo registrado en Cartagena difiere de lo que está ocurriendo en otras ciudades de Colombia. En algunas ya se está registrando una dinámica positiva o una contracción menos profunda que la que vivimos acá. Ciudades como Bogotá aumentaron sus ventas en un 18%, y en otras como Medellín y Barranquilla, por ejemplo, la contracción no fue tan profunda como en Cartagena, ya están en recuperación, mientras que aquí estamos en retroceso, concluyó la dirigente.