Económica


Por caída de los precios del petróleo, podría perderse el 13% del PIB en 2021

COLPRENSA

25 de julio de 2016 11:02 AM

El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo realizó un estudio en el cual planteó el escenario económico del país con el barril de petróleo Brent a US$60 (el viernes cerró en US$46) y los resultados son preocupantes a futuro.

La economía ha seguido creciendo y con dinamismo debido a “la respuesta de política fiscal contracíclica del Gobierno. Sin embargo, parte del ajuste se ha hecho vía mayor endeudamiento, un hecho que ha mitigado el impacto sobre el crecimiento del choque petrolero. De hecho, la economía colombiana ha resultado ser más resiliente a las condiciones externas”, dijo Jonathan Malagón, vicepresidente de Asobancaria e investigador del informe del Pnud, quien agregó que de no haber sido así, el PIB hubiera podido perder hasta 13% en 2021.

En relación a esto, el informe “Colombia frente a una destorcida en los precios del petróleo” sostiene que índices como los de desempleo (11,20%) y pobreza (34%), subirían considerablemente a 2021 y que, además, se perderían los avances de los últimos años en la lucha contra la pobreza, incluso, “estos impactos podrían ser aun mayores si se reduce el presupuesto de programas como el de Familias en Acción donde muchos hogares dependen de estos recursos”, afirmó el Pnud.

La clase media por su parte se mantendría en los mismos niveles (31,80%), debido a que “a pesar de la caída del petróleo, otros sectores de la economía están resurgiendo, como el caso de las manufacturas, que hoy es el mayor generador de empleo en el país”, aseguró Orlando Santiago, gerente y analista de Fénix Valor.

COLOMBIA Y EL PETRÓLEO

Colombia se ha caracterizado por depender de los mismos productos durante muchos años, pero el petróleo es fundamental para la economía del país. Según el Pnud el sector minero-energético representa  21,8% de los ingresos del Gobierno, es decir, 3,7% del PIB.

Por otra parte, es claro que la Nación se ha dedicado a vivir de las exportaciones de hidrocarburos, de tal manera que en este momento representan  55,2% del total, además de 35% de la IED, de ahí el impacto en las finanzas públicas que ha tenido el descenso de los precios internacionales y que han llevado al Gobierno a hacer reajustes y recortes en varias áreas, según Santiago, quien añade la necesidad de pasar una reforma tributaria clara a largo plazo, que servirá también para “tapar todos los vacíos del hueco que deja la renta petrolera”.

Por su parte, Malagón afirmó que “si la caída se hubiera dado de manera inmediata hacia niveles de US$40-US$50 hace dos años, las condiciones fiscales y externas hubieran sido  más difíciles para el país, y la tasa de cambio  hubiera llegado a niveles de $3.000  mucho antes. Asimismo, el gasto público se habría ajustado de manera más fuerte durante 2015 y posiblemente el crecimiento de la economía hubiera sido más bajo”.

LA POLÍTICA FICAL

El Pnud le hizo un llamado al Gobierno a intervenir directamente el mercado cambiario y “a adoptar una política fiscal contracíclica, que disminuiría el sacrificio en términos de PIB, (que podría haber caído 2,6% en 2015)”, cuestión que logró llevar a cabo el Ejecutivo, pues “adoptó una serie de políticas macroprudenciales, como la regla fiscal, sumado a la acumulación de reservas en la última década y la independencia del Emisor que han incidido en que este choque no se haya visto reflejado en una severa crisis económica”, concluyó Malagón.

CUÁL ES EL FUTURO DEL VALOR DEL CRUDO

El Pnud, en su informe, asegura que es muy poco probable que los precios internacionales del petróleo vuelvan a estar por encima de US$100, debido a las crecientes fuentes alternativas de energía que se están desarrollando, el mayor potencial de obtención de petróleo en pozos ya existentes gracias a nuevas tecnologías de extracción y “la debilidad de los fundamentales para explicar los altos precios actuales del crudo”, aunque el Pnud aseguró que es probable que en 2020 los precios del petróleo oscilen entre US$70 y US$120, debido a la incertidumbre global.