Posiciones inamovibles impidieron concertación del salario mínimo

20 de diciembre de 2012 05:32 PM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Si las centrales obreras hubieran llegado con una propuesta unificada y los empresarios hubiesen mostrado disposición de flexibilizar su posición, el reajuste del salario mínimo en la mesa de concertación sería una realidad.
Así se desprende de los diferentes puntos de vista expresados este jueves cuando se agotó la última posibilidad de haber logrado el aumento salarial por consenso.
Ahora será el Gobierno Nacional quien por decreto determine cuál será el nuevo salario mínimo que regirá desde el próximo primero de enero para más de tres millones de trabajadores.
Durante las cinco reuniones ordinarias y la sesión extraordinaria de este jueves, las propuestas fueron inamovibles. Los empresarios se quedaron en el 3.5% de aumento, mientras las centrales obreras llegaron cada una con un a propuesta diferente.
La CUT pidió el 10%; la CTC el 8 %, y la CGT el 7.85%,. Esta última propuesta “hubiese sido el piso, si los empresarios hubieran hecho alguna contrapropuesta”, dijo su secretario General, Julio Roberto Gómez Esguerra.
Esa “falta de disposición” de los empresarios, según el dirigente gremial, se explica por “su individualismo, su falta de sentido de lo social y porque el Gobierno no jugó limpio”.
Gómez Esguerra dijo, tras el fracaso de las negociaciones, que el vicepresidente Angelino Garzón “tuvo la virtud de decir públicamente lo que todos estábamos pensando: que el 3.5% es un aumento miserable”.
Miguel Morantes, presidente de CTC, respaldó sus palabras al calificar de “propuesta perversa” la planteada por el sector productivo nacional. “El año pasado el aumento concertado fue casi del 6%, los trabajadores se beneficiaron y la economía del país creció”, afirmó.
“TRABAJADORES DIVIDIDOS”
Los empresarios, como era de esperarse, rechazaron los señalamientos. Guillermo Botero, presidente de la Federación Nacional de Comerciantes, Fenalco, dijo que “la negociación fue las más difícil en diez años” por la división entre las centrales obreras. “Si desde el comienzo llegan con una propuesta unificada, las cosas hubiesen sido mejor”, afirmó.
A su turno, Rafael Mejía, presidente del Consejo Nacional Gremial, explicó que los trabajadores tenían su propuesta “condicionada a la suerte de la reforma tributaria, entonces no hubo forma de negociar”.
En la otra orilla, el Gobierno, a través del ministro de Trabajo, Rafael Pardo Rueda, aseguró que si no hubo concertación fue porque “las centrales obreras no presentaron una propuesta unificada ni en el primero ni en el último momento”.
Pardo concluyó que con base en los análisis que se hicieron en la mesa de concertación ahora le corresponde al Ejecutivo tomar la decisión de cuánto será el aumento del salario mínimo. “Eso lo vamos a mirar con mucha calma”, concluyó el Ministro.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Económica

DE INTERÉS