Competitividad aeroportuaria de Cartagena espera señales de la ANI

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

“Si las decisiones sobre la ampliación del aeropuerto Rafael Núñez y la construcción de un nuevo aeropuerto (Ciudadela Aeroportuaria) que hoy tiene en evaluación Cartagena ante la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) se siguen dilatando, la competitividad de la ciudad se pone en riesgo”.

Así lo estimó Juan Cruz, el director Técnico del proyecto de ampliación del Rafael Núñez al intervenir en el panel sobre proyectos estratégicos de Cartagena, durante la cumbre de inversión que organizó Invest in Cartagena el pasado jueves en el Hotel InterContinental.

Y es que al proyecto de ampliación del Rafael Núñez le apremian dos situaciones: una, el crecimiento del tráfico de pasajeros que en los últimos 3 años aumenta en más 400 mil pasajeros anuales; y dos, el término de la concesión que tiene la Sociedad Aeroportuaria de la Costa S.A. (SACSA), actual operador, que vence en un año (23 de septiembre de 2020) y ello implicaría que el terminal se revierta a la Aerocivil, sino se renegocia la concesión.

El aeropuerto Rafael Núñez de Cartagena cerrará muy seguramente el 2019 con 6 millones de pasajeros movilizados y su eventual plan de expansión espera ampliar su capacidad a 8,5 millones de pasajeros para 2024, atendiendo la demanda de los próximos 4 años.

POSIBLES ESCENARIOS

¿Pero qué pasa si no se aprueba la ampliación del Rafael Núñez y tampoco se da viabilidad al nuevo aeropuerto? o ¿qué pasa si no se amplía el terminal de Crespo y se le da viabilidad al nuevo aeropuerto? El problema es cómo atender la creciente demanda sin que el Rafael Núñez se sature o que el fin de esa operación encaje con la entrada en funcionamiento del eventual del nuevo aeropuerto.

Las respuestas se esperan de la ANI que hasta ahora se ha limitado a decir que las dos iniciativas están en fase a evaluación y aunque los originadores de las dos iniciativas (en etapa de factibilidad) esperan que las decisiones se den antes de cerrar el 2019, el temor es que una dilación afecte la competitividad aeroportuaria de la ciudad.

¿Dos aeropuertos en paralelo?

Otra posibilidad que se ha ventilado es mantener la operación del Rafael Núñez de manera paralela a la del nuevo aeropuerto. Pero qué piensa Juan Cruz (foto) de esa posibilidad:

“Si solo contamos con inversión privada no se da cierre financiero para dos aeropuertos simultáneos o en paralelo, si es financiado 100% por privado no se puede partir el tráfico de Cartagena para poder soportar inversiones como las del nuevo aeropuerto (estimada en 800 millones de dólares). No solamente hay que tener pasajeros, hay que tener carga y otras actividades y dividir el tráfico supondría plantear otras formas de financiación que no serían 100% privada”, concluyó.

La ciudad espera la mejor decisión de la ANI.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Económica

DE INTERÉS