Económica


¿Qué pasa si el salario mínimo para 2023 es superior al IPC?

La mesa de concertación salarial tendrá el difícil reto de conciliar el salario mínimo para el 2023, en medio de una inflación galopante que podría cerrar el año en 13%.

HERMES FIGUEROA ALCÁZAR

18 de octubre de 2022 12:00 AM

En esta ocasión el debate sobre cuánto debe subir el salario mínimo para más de 2,5 millones de colombianos en 2023 tiene tres ingredientes clave: uno, la alta inflación cuya variación anual, a septiembre de este año, era del 11,44%. Dos, la presencia, por primera vez, de un gobierno de izquierda, y tres, una ministra de Trabajo, Gloria Inés Ramírez, con raíces muy fuertes en las organizaciones sindicales. (Lea aquí: Ajuste al mínimo de 2023 sería superior al 10%).

En medio de ese panorama se deberá mover la mesa de concertación salarial y las opiniones sobre si habrá o no consenso entre trabajadores y empresarios están divididas. Como siempre el punto de partida será la inflación causada, que para este año los menos optimistas la ubican en 13%, más un punto por productividad.

El Gobierno tiene que mirar la regulación de los precios, el costo de la energía, de la gasolina, como disparadores de la inflación”.

Antonio Cantillo, representante de la CGT en Bolívar.

Jeisson Balaguera, profesor de Gestión Financiera de la Universidad Ean, de Bogotá, recordó: “El incremento del salario mínimo para el 2023, por lo menos, va a ser la inflación causada en 2022. Nosotros económicamente analizamos el incremento del salario mínimo y no debe ser más que la inflación. En ese orden de ideas, el salario mínimo debería estar incrementándose entre el 10 y 13% máximo, ese sería el rango más adecuado. Si el Gobierno incrementa el salario mínimo por encima del 15% estaría impactando tremendamente la inflación en el 2023, y eso haría que los empresarios con ese mayor costo en el salario mínimo, también le aumentarían el precio a los productos, lo que significaría que todo el mundo pagaría mucho más por los productos. Lo ideal es un rango entre el 10 y 13%. Es lo que más económicamente sería viable”, reiteró.

“Por debajo de la inflación impactaría el crecimiento económico. Con menos poder adquisitivo las cosas suben más de precio y si es por encima de inflación eso causaría una mayor inflación para el 2023”, explicó el profesor Balaguera.

El caso Grecia

Recordó que en Grecia hace algunos años aumentaron hasta un 50% el salario mínimo y eso hizo que ese país generará una inflación muy elevada frente al resto de Europa y eso causó un déficit fiscal y al final Grecia se quedó en bancarrota y la Unión Europea tuvo que rescatarla. El tema del salario mínimo es delicadísimo por la inflación, sentenció.

13%
es la cifra que los analistas estiman cerrará el Índice de Precios al Consumidor (IPC) en el 2022, lo que será la base para el incremento del salario mínimo en 2023 + 1 punto por productividad.
¿Consenso o decreto?

Sobre si habrá o no consenso, el profesor universitario sostiene que “Yo creería que en esta oportunidad va a ser difícil encontrar consenso por el tema de la inflación. Hay dos partes en la mesa: Una, la empresarial que querrá solo la inflación y otra, la de los trabajadores, que querrá un incremento del 20% en el salario mínimo. Como van a ver rangos más altos creeríamos que será más complejo ponerse de acuerdo, lo que no sucedía antes. Habrá una mayor disparidad. Yo creería que al final el incremento del salario mínimo será por decreto, pero lo justo es un incremento del salario mínimo por lo menos la inflación causada en 2022”, concluyó Balaguera.

A regular precios
“Hoy debemos tener todo muy claro frente a lo que ha planteado el Gobierno nacional y a los indicadores económicos que presionan sobre el costo de vida. IPC + 1 punto de productividad son los criterios que siempre se han manejado. Esto significa que para esta ocasión estaríamos hablando de un 15%”, señaló el líder sindical Antonio Cantillo, representante de la CGT en Bolívar. No obstante, Cantillo señala que el Gobierno está transformando al país en el discurso, pero la realidad social es evidente. Hay un deterioro económico de nuestra gente. Añadió que independientemente de la concertación, el Gobierno tiene que mirar la regulación de los precios, el costo de la energía, de la gasolina, como disparadores de la inflación. Aún así, Cantillo dice que sí hay condiciones para una concertación del salario mínimo, con un gobierno que ha planteado justicia ambiental, justicia social y paz total.
  NOTICIAS RECOMENDADAS