Económica


Socio de ISA salvaría interconexión con Panamá

COLPRENSA

17 de marzo de 2013 09:34 AM

ISA estaría contemplando la redefinición del proyecto de interconexión eléctrica entre Colombia y Panamá, luego de que el presidente de ese país, Ricardo Martinelli, declarara a los medios que su gobierno no contaba con los recursos para continuar con el desarrollo de la iniciativa, que tiene un costo aproximado de US$500 millones.
Según confirmó Luis Fernando Alarcón, gerente general de ISA, aún no se ha notificado oficialmente a la empresa colombiana de la determinación, pero cuando esta se haga efectiva, la compañía estaría en la obligación de cambiar las estrategias del proyecto.
Para los expertos consultados, la solución que sería más viable es que se busque un nuevo socio que ponga la mitad del capital para seguir con la interconexión eléctrica de los dos países. “Si el gobierno de Panamá no tiene el dinero, quién dice que no lo podría hacer un tercero”, afirmó el gerente de ISA.
Hay que mencionar que actualmente la participación en la empresa gestora del proyecto, Interconexión Eléctrica Colombia Panamá (ICP), se divide en partes iguales entre el gobierno panameño, a través de Etesa, e ISA.
Germán Corredor, director del Observatorio de Energía de la Universidad Nacional, asegura que los socios que podrían ayudar a ISA a no desistir del proyecto podrían ser las generadoras que se encuentran en el país, y que son las que exportarían la energía colombiana hacia ese país, o algunas transportadoras, que complementen la oferta de la holding energética.
Los expertos estiman que esas empresas podrían ser: Celsia, EPM, Emgesa y el Grupo de Energía de Bogotá, aunque no se descarta la posibilidad de que algunas generadoras panameñas también estén interesadas en participar en el desarrollo del proyecto.
Pero el negocio sería de riesgo para los nuevos socios. Corredor sostuvo que “estando los generadores participando del proyecto tendrían que correr riesgos mayores y así mismo deberían replantear este esquema, debido a que aparte de vender la energía, la tendrían que transportar, algo que sería diferente si se aliara con ISA una transportadora”.
Pero si el negocio como tal no fuera viable e ISA no consiguiera un socio, la entrada al mercado centroamericano quedaría en veremos.
“Físicamente sería imposible llegar hacia Centroamérica ya que no habría como transportar la energía sin pasar por Panamá”, aseguró Alarcón.
Obras que se contemplaron para vender energía hacia esos países empezarían a verse afectadas. El desarrollo del proyecto Pescadero-Hituango, sería uno de los más perjudicados, según lo afirma Julián Cardona Castro, presidente de Aciem.
El reto ahí es que este “quizás sea el momento de que Colombia trace una estrategia para impulsar la interconexión submarina con países como República Dominicana y Venezuela, que tiene un alto déficit de energía actualmente. Así mismo se podría ampliar la interconexión hacia Ecuador y Chile”, dijo Castro.

INCERTIDUMBRE
La decisión de Panamá sigue siendo confusa. Hay versiones que indican que el presidente Martinelli decidió no seguir con esta iniciativa debido a que él tendría intereses en este proyecto. Pero más allá de eso, “Panamá está en un proceso de construcción de 85 centrales de generación, con una capacidad instalada de unos 2.000 megavatios, con el objetivo de abastecer el mercado centroamericano a través de la línea Siepac, consistente en la ejecución del primer sistema de Transmisión Eléctrica Regional que reforzará la red eléctrica de América Central”, indicó el presidente de Aciem. Otro punto fundamental en esta discusión es que aún no cuenta con los permisos ambientales para su construcción, pero según Alarcón, “este año deben salir los estudios pertinentes para que se puedan conseguir las licencias ambientales”.
Colombia es parte fundamental en la energía de la región
Colombia, que cuenta con importantes recursos hídricos, de hidrocarburos y de carbón, es uno de los países con mayor capacidad de generación en la región. Es por ello que una empresa como ISA se ha logrado expandir por el continente, llegando a Perú, Bolivia y Brasil. En el país inca, la holding colombiana tiene 8.150 kilómetros de circuito en operación; en Bolivia, otros 588; y en Brasil cuenta con un total de 19.017.

  NOTICIAS RECOMENDADAS