Educación


Clases al aire libre, una gran alternativa para los niños

Implementar en Colombia el modelo europeo de clases al aire libre ayuda a la urgente reactivación de la educación presencial durante la pandemia por COVID-19.

EL UNIVERSAL

18 de marzo de 2021 04:50 PM

Actualmente en Colombia el Gobierno está llevando a cabo un proceso por etapas para reactivar las clases presenciales. Por ejemplo, en Bogotá el proceso de reapertura gradual de los colegios públicos comenzó el 15 de febrero y en los privados el 8 del mismo mes.

En esta primera fase, los menores de los cursos párvulos, prejardín, jardín y transición retomaron actividades educativas en las instituciones. Se espera que antes del 12 de abril los colegios públicos y privados de la capital, retomen actividades con estudiantes de otros niveles sin olvidar las recomendaciones, entre las cuales es prioritario las medidas de bioseguridad y las actividades al aire libre, como se puede leer en un comunicado de la Secretaría de Educación de Bogotá.

Desde hace muchos años se viene hablando e investigando sobre las ventajas de modelos y procesos de educación al aire libre en colegios y, especialmente en jardines infantiles debido a que fomenta la creatividad y la curiosidad de los niños, al mismo tiempo que los conecta con la naturaleza dándoles bienestar y una mayor conciencia sobre el cuidado del medio ambiente.

Estos modelos surgieron en Dinamarca a finales de la Segunda Guerra Mundial, cuando el hacinamiento de los estudiantes en las aulas los llevó a crear un sistema de rotaciones en el que, por días, un grupo de estudiantes tomaba clases en el aula y otro lo hacía al aire libre. A lo largo de los años, ese modelo se fue extendiendo por toda Europa y evolucionó para convertirse en la educación ideal para modernos y revolucionarios colegios.

Durante los últimos años, la educación en espacios abiertos ha tomado mayor relevancia debido a que las nuevas tecnologías promueven el sedentarismo ya que los niños pasan más tiempo en sitios cerrados y frente a una pantalla.

Ahora, en medio de la coyuntura por COVID-19, que ha obligado a que la educación sea virtual, estos modelos pedagógicos cobran mayor relevancia porque ayudan a reducir los riesgos de contagio e impulsan el regreso a las clases presenciales, algo que se considera urgente debido a la importancia en el desarrollo y formación de las habilidades cognitivas, físicas y sociales de los niños.

Además, es importante mencionar que la presencialidad en la educación es especialmente necesaria en niños entre los 2 y 6 años de edad, porque “es un factor de importancia en el progreso de las diferentes áreas del lenguaje y del desarrollo motriz, así como en la capacidad de socialización de los niños porque al reunirse con sus amigos reducen los niveles de estrés generados por el encierro al que nos vimos obligados a raíz de la pandemia”, explica Marcela López, fundadora del Jardín Infantil el Rincón del Tercer Puente, institución educativa colombiana que se preocupa por los más pequeños y está implementando este modelo educativo al aire libre basándose en las investigaciones de los modelos europeos que han tenido resultados positivos.

Las aulas y educación al aire libre pueden ser, además, el punto en el que converjan las opiniones de los padres colombianos que se han dividido entre los que creen que es urgente que las clases presenciales se reactiven y quienes creen que todavía no se puede garantizar la bioseguridad de los niños en las aulas, prefiriendo que continúen con las clases virtuales.

“Sabemos que durante la cuarentena a los padres les fue muy difícil atender a sus hijos al tiempo que trabajaban en casa y los niños extrañaron a sus compañeritos y maestros. Además, se evidenció que la virtualidad tiene como consecuencia aprendizaje más lento y un retroceso en sus habilidades. Durante las últimas tres semanas que hemos estado con los pequeños, concentramos nuestros esfuerzos en su cuidado y protección, pero también queremos ayudarlos para que su progreso educativo sea el mejor”, añadió López.

Aunque las actividades al aire libre son una recomendación gubernamental, no se debe desconocer que es un modelo que puede potenciar y mejorar la calidad educativa del país a futuro.

Hoy la pandemia nos da una oportunidad de oro para fomentar este modelo y llevar el nivel educativo del país a un nuevo escalón, por suerte proyectos como el movimiento global Aprendiendo al Aire Libre o el ya mencionado Jardín Infantil el Rincón del Tercer Puente, pionero en implementarlo en el país, están contribuyendo para construir un futuro prometedor para los más jóvenes.