Estudiantes de Asia y África enseñan en colegios del Distrito

16 de septiembre de 2018 10:27 PM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

"Tengo muchas ideas sobre lo que quiero hacer con los niños y niñas, intercambio de cultura, danza, teatro, enseñar inglés y poner confianza y sueños en los niños de Cartagena”, dijo Vishakha Shivkumar con algo de complejidad al buscar las palabras adecuadas.

Es de la India, tiene 22 años y estudió periodismo, le encanta lo que ha conocido de Cartagena y en sus tiempos libres aprende a bailar champeta. Llegó a Cartagena hace poco más de un mes para aprender español como segunda lengua, tras ser becada por el programa Enseñanza de Español como Lengua Extranjera (ELE) del Gobierno Nacional a través de la Cancillería y APC Colombia. Ahora también tiene la oportunidad de enseñar a estudiantes de la Institución Educativa Luis Carlos Galán de El Pozón su cultura, su idioma y hasta la manera en que viven.

No es la primera vez que viaja tan lejos de su país natal, pues antes visitó Ecuador, pero de Colombia tuvo malas referencias que se ha quitado a medida que conoce el Corralito de Piedras. “Colombia es como otro mundo, tiene mucha diversidad. Aquí tienen montañas, desierto, planicies, islas, playas y la gente es muy amable”, mencionó con una sonrisa en el rostro.

Junto a ella llegaron ocho estudiantes más de siete nacionalidades distintas de Asia y África, en el mismo programa, para además de aprender español hacer un voluntariado en cuatro instituciones educativas oficiales del Distrito, priorizadas por la Secretaría de Educación.

“Este programa lo que busca es posicionar a Colombia como el mejor destino para aprender español. De la iniciativa hacen parte varias universidades que tienen programas de español certificados, una de ellas es la Universidad Tecnológica de Bolívar (UTB), entonces la universidad le da becas a todos los estudiantes que están aquí para 240 horas de clases y el Gobierno le da para gastos. Lo importante del programa es que sea recíproco”, indicó Ericka Duncan Ortega, directora de Internacionalización de la universidad.

Lo que harán

Este beneficio mutuo con los estudiantes consiste en que también ofrecen 160 horas de voluntariado. En el 2017 los estudiantes del programa lo hicieron en instituciones de educación superior, como la experiencia del componente intercultural fue enriquecedora, según la directora de Internacionalización, para el 2018 hablaron con la oficina de Cooperación de la Alcaldía para que ese voluntariado fuera en instituciones educativas del Distrito. Después de este proceso, la Secretaría de Educación priorizó cuatro instituciones educativas de la ciudad, dos en Blas de Lezo y dos en El Pozón. Las beneficiadas fueron: Luis Carlos López, Soledad Acosta de Samper, Luis Carlos Galán Sarmiento y Nuestro Esfuerzo. Allí trabajan en tres ejes principales que son la interculturalidad, el bilingüismo y fortalecer el proyecto de vida de los estudiantes.

“Este proyecto obedece a la unión de esfuerzos entre distintas entidades, se tuvo en cuenta la globalización y la interculturalidad presente en todos los rincones del universo. Estamos formando más que estudiantes, ciudadanos universales, y se trata de que el sistema educativo responda a los grandes procesos de globalización. Miramos esto como una gran oportunidad para incidir en los estudiantes de las instituciones educativas oficiales”, explicó un funcionario de la Alcaldía.

Los voluntarios y estudiantes de diferentes grados de los cuatro colegios están generando diálogos interculturales para que se favorezcan en sus procesos de aprendizaje y saber qué ocurre en países como Mozambique, Marruecos, Sudáfrica, India e Indonesia, entre otros. Pero el principal objetivo y al que le apuntan tanto voluntarios como rectores y docentes es generar un impacto positivo en el proyecto de vida de cada estudiante.

“Se trata de que los niños conozcan las diferentes culturas, distintas formas de comportamiento y generar un efecto positivo porque muchos estudiantes viven en un pequeño mundo que no ven otra cosa que lo que ocurre en el barrio, entonces que a través de este diálogo tengan una manera distinta de pensar y que sueñen diferente”, afirmó el funcionario.

Precisamente los estudiantes de intercambio vienen con la misma mentalidad, algunos son poetas, otros administradores, pero todos con las mismas ganas de cambiar pensamientos.

La experiencia

El voluntariado lleva una semana, Vishakha ha enseñado a bailar a los estudiantes de primaria de la institución educativa en El Pozón, la dicha se le nota en el rostro.

Chaima Jahouri vino desde Marruecos, tiene 20 años y dicen que es la “niña del programa”. Está enseñando en el Luis Carlos López y pese a que antes de venir le insistieron en que no lo hiciera por el peligro, no se arrepiente de visitar Colombia.

“Mucha gente creía que no podía venir a Colombia por la mala información, tantas personas me preguntaron ‘¿por qué Colombia?’, ‘¿quieres morir?’, pero estando acá es muy diferente de lo que escuché en toda mi vida sobre el país. No solo fui a los lugares turísticos, trabajé un día como voluntaria en La Boquilla y la gente es muy feliz y amable”, narró entre risas la joven que cursa último semestre en Administración Internacional.

Lo que recomienda, dice, es que no se necesita escuchar lo que dicen sobre un país sino viajar para ver la realidad. La oportunidad del voluntariado la ve como una puerta a otro mundo y a otra Colombia, donde ve el día a día de las familias cartageneras.

“Quiero pasar lo que aprendí en Marruecos a estos niños, mostrarles que nada es imposible, que podemos hacer todo. Lo que necesitan es tener un pequeño sueño y que el dinero no es lo más importante para cumplirlos, que hay muchas becas en el mundo”, enfatizó la joven.

En esa institución educativa no es la primera vez que trabajan con estudiantes de otros países, pero sí de estos dos continentes. 

Para el rector del colegio Luis Carlos López, Germán Gónima Pinto, lo que más llama la atención de estas experiencias es la manera como sus estudiantes tienen empatía inmediata con las personas de otros países y con ansias de conocer todo lo que en la teoría les explican. “Ellos quedan conectados, hacen grupos de Whatsapp, los miran en la nieve, en Brasil, en otras realidades y se les abre el mundo. Esto es diferente, será fenomenal”, destacó.

Antes de empezar el voluntariado, otro joven de Marruecos escribió un discurso sobre la esperanza que decía: “Es la hora de movilizar y trabajar en principios entre África y Colombia, basados en el respeto mutuo y destino común para un futuro mejor de amor y cooperación. Es la hora de pasar la página del pasado lleno de guerra y trazar el futuro de un nuevo humanismo. Es la hora de un nuevo mundo, basada en la justicia, igualdad de oportunidades y buen gobierno. No es un discurso político, sino el pensamiento de un joven que sueña con un mundo mejor, un mundo en el que cada individuo disfrute de sus derechos y viva decente”.

La voz de estudiantes

La personera de la IE Soledad Acosta de Samper se mostró agradecida por la oportunidad de que los testimonios de estos jóvenes lleguen a sus compañeros. Destacó que su institución aparte de destacarse por sus buenos resultados en las pruebas ICFES, es vulnerable a las drogas y la prostitución. “Somos muy manipulables a lo que nos exige y nos ofrece la sociedad, nos hace falta fuerza de voluntad y de cierta forma este proyecto impactaría en el cambio de la proyección que tienen los estudiantes”, indicó. Para ella el simple hecho de que lleguen con sus historias de que están aquí y demuestren que sí es posible la educación más abierta a posibilidades de conocer culturas, otros idiomas y otros estilos de vida.

“A mis 16 años he tenido experiencia con voluntarios porque hice estudios en la Universidad de Boston de liderazgo juvenil. Ellos son testimonio de que la educación sí cambia lo que uno cree que puede llegar a ser. Me alegra que de esta manera tan nueva cambiemos la comunidad para bien”, puntualizó la personera.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Educación

DE INTERÉS