Educación


Estudiar desde casa, una modalidad que llegó para quedarse

De acuerdo con cifras del DANE, el 87,4% de los hogares colombianos continuaron sus actividades educativas en casa desde que inició la pandemia.

EL UNIVERSAL

02 de febrero de 2021 03:05 PM

Desde que la contingencia sanitaria del COVID-19 llegó a Colombia, la antigua normalidad y el día a día de más de 50 millones de habitantes cambió, y con ello, la manera de comunicarse, de trabajar y de estudiar. Si bien la tecnología ha sido un factor determinante en los últimos años, la pandemia aceleró el crecimiento del ecosistema digital y amplió las posibilidades de continuar con las actividades diarias, obligando a nuevas y antiguas generaciones a evolucionar y hacer uso de las nuevas tecnologías con mayor frecuencia.

Así, estudiar desde casa es una modalidad que ha tomado cada vez más fuerza, convirtiéndose en una tendencia que llegó para quedarse, gracias a las facilidades de conexión, flexibilidad de horarios y disminución en la movilidad y aforo que ofrece esta alternativa a quienes optan por continuar sus estudios bajo este esquema educativo.

“En Cartagena, desde el año 2017 el fenómeno de la deserción escolar se ha evidenciado especialmente en preescolar y secundaria, registrando un 5.98% de estudiantes retirados en ese año y 6.74% para el año 2019. Con la llegada de la pandemia, se registró que regiones como La Popa, la Loma de Albornoz y la Ciénaga de la Virgen, se han visto aún más afectadas debido a las limitaciones de acceso a servicios de internet y equipos, por lo cual, se prevé que la deserción para este 2021 sea aún mayor”, aseguró Jorge García, Líder Ejecutivo de Kuepa EduTech.

Sin embargo, este no ha sido un impedimento para la educación virtual, Kuepa EduTech, una organización educativa avalada por la Secretaría de Educación, con presencia en Colombia, México, República Dominicana, Argentina y Perú, afirmó que este método educativo cerró el año 2020 con más de 72.000 estudiantes inscritos de manera remota en certificaciones técnicas y programas académicos de bachillerato e inglés, representando un crecimiento del 60% en comparación con el año 2019.

De acuerdo con el DANE, -en 23 ciudades del país-, el 87,4% de los hogares colombianos continuaron sus actividades educativas en casa desde el momento en que llegó el COVID-19 al territorio nacional, mientras que un 4.5% de la población señaló que no pudo continuar con la formación académica de sus hijos debido a carencias económicas, impacto diferencial entre los colegios tradicionales (públicos y privados), conectividad, edad y nivel educativo.

Además, según el Ministerio de Educación, en Colombia, más de 100.000 niños y niñas (1.1%) desertaron de sus estudios durante el año anterior debido a las consecuencias generadas en la economía nacional y al cierre preventivo de los colegios a causa del alto nivel de contagios por la pandemia.

Uno de los factores diferenciales de esta forma de aprender, es que, desde sus orígenes, su fuerte ha sido el ecosistema digital, permitiéndoles a miles de jóvenes y adultos continuar y/o iniciar sus estudios bajo un esquema educativo enmarcado en la tecnología, que, a su vez, cierra las brechas existentes a nivel nacional causada por condiciones socio económicas, culturales, de género, raza y edad.

Cuatro pilares fundamentales:

* Optimización del esquema de seguimiento y acompañamiento a los estudiantes: Realizar una consolidación de coaching proactivo liderado por gestores académicos contemporáneos a los estudiantes, lo que permite mantener un contacto cercano y permanente entre el colegio Kuepa y sus alumnos, conservando los ritmos académicos y brindando una atención y enseñanza 100% personalizada.

* Consolidación del esquema pedagógico y metodología para las sesiones remotas: Un pilar fundamental consiste en la formación y capacitación constante del equipo académico, en donde se despliegan escenarios de aprendizaje actualizados acorde a las necesidades propias de la educación virtual, contexto coyuntural y desarrollo de competencias de conocimiento para brindar sesiones académicas de aprendizaje integrado.

* Incremento de canales de comunicación: Adoptar medidas tecnológicas que faciliten la fluidez de la comunicación y resolución de dudas, se ha convertido en algo esencial para la organización. De esta manera, el fortalecimiento e implementación de nuevas plataformas digitales, chats 100% personalizados, plataformas de streaming y redes sociales, han permitido una mejora significativa en tiempos de respuesta a las necesidades de la comunidad educativa.

* Sin estereotipos: Desde sus orígenes, Kuepa se ha mantenido fiel a su filosofía de brindar una educación de alta calidad, libre de uniformes, listas de útiles escolares, largas jornadas académicas y estereotipos enmarcados por la escalera social, además, concentra sus esfuerzos en mitigar la discriminación de edad, género, sexualidad, religión, raza, entre otros aspectos, fomentando que más personas culminen sus estudios e ingresen al mundo laboral formal actual.

¿Qué pasará después de la pandemia en el sector académico?

Para Jorge García, “la educación en Colombia está viviendo una coyuntura de máxima exigencia de aprendizaje y transmisión del conocimiento, uno de los retos de nuestro país es realizar un trabajo colaborativo y pedagógico entre los docentes y la academia, en donde los maestros se capaciten constantemente y estén a la vanguardia tecnológica de nuevas y mejores herramientas que les permitan realizar sus clases desde cualquier lugar, así mismo, deben transmitir ese conocimiento a sus estudiantes para facilitar los procesos de aprendizaje.

La pandemia aceleró la inmersión del ser humano en el mundo digital y así como hasta la fecha, las tasas de matriculación remota se han invertido con las presenciales, la educación digital es una metodología que permitirá el cierre de brechas educativas, siempre y cuando solventemos a nivel nacional el reto de conectividad y equipos que tenemos hasta el momento”.

  NOTICIAS RECOMENDADAS