Lo que propone la candidata a la Alcaldía del partido Farc

La abogada y economista Rosmery Torres quiere ser alcaldesa de Cartagena y gestionar recursos para
jalonar proyectos importantes de ciudad.
- Oct 9 - 12:00 am

Rosmery Torres Sáenz, de 58 años, es la cuota del partido Farc para la Alcaldía de Cartagena. Y sabe que tiene una aspiración difícil por toda la situación en torno a los Acuerdos de Paz y del abandono a este proceso por parte de algunos de sus máximos representantes, como Jesús Santrich e Iván Márquez.

Pero Torres dice que no solo le ha tocado manejar eso, pues ha hecho su campaña en Cartagena a “escapadas”, dado que, según argumenta, no posee un esquema de protección por parte de la Unidad Nacional de Protección (UNP), pese a que lo solicitó ante las autoridades.

“Mucha gente cree que no existo, que simplemente pusieron un nombre en una lista. Pero aquí estoy presente y he hecho mi campaña de corazón y con mis recursos. Por toda la situación pedí protección a la UNP, pero me la negaron. Estaba en Bogotá y me dijeron que lo mejor era que no me expusiera, que no saliera a la calle como medida de seguridad. Yo tengo un escolta pero porque me lo puso el partido Farc, al que pertenezco. Por eso se me ha hecho difícil hacer campaña, pero yo soy echada para delante y no me quedo quieta. A mi familia le digo ‘no se preocupen, yo me quedo en el apartamento’. Pero cuando puedo me escapo, voy a los barrios y me reciben muy bien. Me apoyan y escuchan mis propuestas. A veces también voy en carro particular, me bajo, me subo a los buses y le hablo a la gente de mis propuestas. Les regalo banderitas de Colombia y eso a la gente la alegra y me emociona mucho más para seguir. Luego me bajo y me voy en otro carro o un taxi por seguridad; regreso a la casa y vuelvo a salir apenas puedo”, explica Torres Sáenz, quien como abogada ha tenido experiencia defendiendo a personas de talla baja y manejando procesos de extradición.

 

“Me escogieron por ser simpatizante”
Pero, ¿cómo escogieron a Torres Sáenz para ser la candidata del partido Farc para la Alcaldía de Cartagena, teniendo en cuenta que no es una excombatiente?

Ella resume que lo hicieron por ser simpatizante del partido y contó la historia.

“Mi hija fue asesora de un ministro y cuando el proceso de paz, yo la iba a buscar. Así fue como conocí a Santrich; fue antes de que se creara el partido Farc. Fue la primera persona con la que tuve contacto. Hubo el acercamiento y yo les propuse ser su candidata. ‘No hay ni un peso’, me dijeron, pero yo dije que eso no me importaba. Los admiro porque si tú cogiste las armas porque la situación del país no era la propicia para la sociedad y quieres defenderlo con armas, y te arrepientes porque ese no era el camino, y pides perdón y regresas a la vida civil, eso no tiene precio. Toman las armas y se dan cuenta que no era el camino, pero el Estado también aceptó que tuvo errores. Se firma el acuerdo y se hacen acuerdos, algunos que no se están cumpliendo”.

“Los excombatientes que están en el partido nunca van a volver a las armas; de eso puede estar Colombia segura. No les interesa, ellos se sienten contentos de estar con sus familias, de cultivar y transformar. Así algunos no quieran la paz, ellos no vuelven a la guerra. Santrich lo hizo y estoy segura que es por miedo. Él me decía: ‘Rosmery, lo que más temo es si me extraditan o me matan’. Me decía que lo iban a matar. Es la verdad, tú lees la historia de los líderes sociales vinculados a Farc y vas a ver cómo los han matado. Y ves que son profesionales, gente profesional cansada del sistema político. Hay unos que están detenidos, que nunca más van a salir de ahí, a pesar del pacto que se hizo, que ellos tendrían derecho de entrar a la JEP, contar lo que pasó, tratar de reparar a las víctimas; pero sé que muchos de ellos no van a tener esa oportunidad. Yo pertenezco a este partido es por la admiración que les tengo a ellos, que se hayan arrepentido del camino que tomaron y cambiaran las armas por las letras”, explicó Torres, quien hace algunos años estuvo en el partido Liberal, pero se retiró porque no compartía algunas cosas.

En cuanto a sus propuestas (que consta de los ejes sostenibilidad ambiental, económica y social), esta dice que de llegar a ser alcaldesa de Cartagena gestionará recursos para impulsar proyectos de sostenibilidad. “Hay que gestionar otros recursos. La Cooperación Internacional para la Sostenibilidad tiene una cantidad de dineros para eso, para que las ciudades sean sostenibles; que produzcan su luz con paneles solares, el sol no nos cuesta. Pienso gestionar las granjas solares. Hay muchas cosas para hacer para lograr ser autosostenible, como proyectos de reciclaje”.

En su plan de aprovechamiento de residuos, propone “reemplazar los rellenos sanitarios por plantas de aprovechamiento de residuos, fomentar la cultura de ‘cero residuos’ e impulsar la generación de ingresos a partir del aprovechamiento integral de la basura”.

También propone crear un fondo para la sostenibilidad, el turismo y el deporte, “destinado a financiar proyectos en materia de aprovechamiento de residuos, agricultura urbana y compostaje, tratamiento descentralizado de aguas residuales y pluviales, movilidad alternativa, reforestación urbana y energías limpias, dando prioridad a los emprendimientos gestionados por víctimas del conflicto armado, excombatientes jóvenes y mujeres”.

En cuanto a educación, propone actualizar los PEI (Proyecto Educativo Institucional), para “formar a los niños y jóvenes en los contenidos y competencias que requieren las ocupaciones asociadas a los retos presentes de la humanidad”.

Finalmente, para la salud contempla una apuesta por la medicina preventiva, trasladando a los médicos a los hogares cartageneros y promover así hábitos de mejoren la salud y disminuyan los tratamientos intrahospitalarios.