Astivik: potenciando el capital humano

“Ignorar la sostenibilidad puede conducir al agotamiento de los recursos naturales y por eso trabajamos buscando alternativas para un futuro más verde”.
Jaime Sánchez Piedrahita, Vicepresidente de Astivik Shipyard S.A.
Milena Conrado Aug 26, 2022

Nombre: Jaime Sánchez Piedrahita, Vicepresidente de Astivik Shipyard S.A.
Profesión: Administrador de Empresas
Pasatiempo: La familia
Libro recomendado: El principio del progreso
Película recomendada: La vida es bella
Deporte predilecto: Kitesurf
Personaje histórico: Walt Disney

“Con convenios con el SENA y la UTB apoyamos en la formación de profesionales, técnicos y tecnólogos". 

Astivik, el astillero con la mayor capacidad de levante en Colombia, con la posibilidad de atender embarcaciones de hasta 4.000 toneladas, y considerado como uno de los más importantes y seguros del Caribe, es también una organización comprometida con el desarrollo social, económico y ambiental, especialmente de las zonas más vulnerables de Cartagena. 
Apostándole especialmente al capital humano y al bienestar de las comunidades de su área de influencia, por medio de programas de capacitación e inversión en infraestructura y equipos, esta compañía, respaldada por su accionista principal, una corporación norteamericana, procura gestionar su negocio de forma equilibrada, asegurándose de que el impacto ambiental de sus operaciones sea mínimo al tiempo que potencia a sus colaboradores.  (Lea también: Veolia, en busca de la transformación ecológica).
“En Astivik nos esforzamos en ampliar las oportunidades para todas las personas. Junto con la sostenibilidad económica y ambiental, para nosotros es fundamental la reducción de la pobreza y la prosperidad compartida. Hoy generamos más de 2.500 empleos, entre directos e indirectos. Trabajamos con y por las comunidades aledañas, con nuestro programa de responsabilidad social hemos llegado a barrios desde Albornoz hasta Pasacaballos”, señala Sánchez.
Cuidando los océanos 
Astivik, que este año cumple medio siglo, fue pionero en la instalación de los primeros equipos de tratamiento de agua de lastre a embarcaciones que hoy navegan en aguas internacionales, un esfuerzo que ya es considerado como un verdadero hito en materia ambiental, ya que gracias a este sistema, que utiliza una tecnología de filtración ultravioleta, es posible evitar la contaminación biológica que solían generar algunos navíos en los océanos. 
“Cada día buscamos procedimientos que hagan nuestra operación más ecológica y que generen beneficios ambientales a nivel mundial. Ignorar la sostenibilidad puede conducir al agotamiento de los recursos naturales y por eso buscamos alternativas para un futuro más verde. Esto nos lleva a un desarrollo económico equilibrado en donde cada vez podemos ofrecer un servicio de mejor calidad con mayor eficiencia y la tranquilidad de hacer las cosas como se debe”. (Lea también: Ingecol, comprometida con la responsabilidad social ).
Potenciando el talento humano
Al ser una compañía que asume el recurso humano como uno de los pilares principales de su esquema operativo, es destacable el valioso esfuerzo que, a través de convenios con la academia, presenta la oportunidad, no solo de generar empleo, sino también de elevar la cantidad de mano de obra calificada en el país, por medio de capacitación de distintas clases de personal.  
“Con convenios con el SENA y la UTB apoyamos en la formación de profesionales, técnicos y tecnólogos. Con áreas dentro del astillero dedicadas al entrenamiento del personal nos preparamos para incrementar nuestra capacidad instalada invirtiendo en el recurso más importante. Entendemos la importancia del capital humano y seguiremos trabajando en su desarrollo, buscado mantener la competitividad y mejorar cada vez nuestra oferta de servicios en lo que respecta a mantenimiento, reparación y construcción de embarcaciones”, dice Sánchez, destacando que gracias a estos esfuerzos la mano de obra colombiana es reconocida y apetecida a nivel internacional.   (Lea también: SPEC LNG: liderando la transición energética en Colombia).
“Gracias a ese compromiso con el desarrollo social y humano, Astivik ha logrado acaparar parte importante del mercado internacional, llegando a clientes en más de 30 países gracias a la calidad certificada, tiempos de entrega y mano de obra especializada, lo que ha convertido a Cartagena en uno de los actores más relevante de la industria en el Caribe.
También le podría interesar: 500 empresas más grandes por ingresos.

Noticias relacionadas