“Niños y jóvenes, nuestro mayor compromiso”

En el 2016 la Clínica La Misericordia de Cartagena se dio a la tarea de disminuir los índices de consumo de sustancias psicoactivas en niños y jóvenes. Fue así como empezó a trabajar con los residentes de su área de influencia, los barrios Amberes y Bruselas.

El programa Prevención del Consumo de Sustancias Psicoactivas en Niños y Jóvenes, cuenta con el apoyo de la Alcaldía de Cartagena (Escuela de Gobierno y Liderazgo), DADIS, JAC Amberes, Universidad de Cartagena e instituciones públicas del sector.

Durante estos cuatro años el proyecto ha beneficiado a 600 personas entre niños y jóvenes. Para el 2020 pretende extender su radio de acción a los barrios Ceballos, San Isidro y a Los Cerros, vinculando a más instituciones de la ciudad.

Escuela de padres

La problemática de la drogadicción es causada dentro del ámbito familiar, como forma de escape o para calmar el malestar inmediato o por anticipado de situaciones o experiencias vividas, ya sea de maltrato, violencia, relaciones intrafamiliares inadecuadas, ausencia o negligencia de padres, entre otros.

Por ello, crearon también la Escuela de Padres, la cual busca intervenir a padres o cuidadores de niños y jóvenes, para que se instruyan en el tema de drogadicción, sepan actuar y busquen ayuda ante la presencia de un caso. Así mismo, pretende formar a los padres en habilidades sociales para que adelanten acciones de cambio al interior de sí mismos y de sus propias familias.

“De esta forma podemos evitar y combatir el flagelo del consumo de sustancias psicoactivas en nuestro patrimonio humano, niños y jóvenes de nuestra sociedad”.

Se destacan las charlas de prevención de consumo de sustancias psicoactivas, beneficiando a 700 personas entre padres de familia, cuidadores de niños y jóvenes que residen en Amberes y Bruselas.

Dentro del proyecto han contado con la participación del equipo interdisciplinario de Clínica La Misericordia (psiquiatras, médicos, psicólogos y trabajadores sociales), así como con estudiantes de diferentes universidades, miembros de la J.A.C. y la participación de profesores y los equipos psicosociales de instituciones educativas como Miguel de Cervantes Saavedra y María Auxiliadora.

Meta: 1,000 padres de familia o cuidadores de usuarios de la Clínica residentes del barrio Amberes y Bruselas capacitados, formados y con habilidades sociales para enfrentarse a la problemática de la drogadicción.

Objetivos específicos:

1 Identificar casos de abuso de sustancias psicoactivas y realizar intervención psicosocial inicial a la problemática.

2 Orientar sobre la red de apoyo institucional público–privada para prevenir o tratar la problemática del consumo de sustancias psicoactivas en niños y jóvenes.

3 Realizar talleres vivenciales para formar a niños y jóvenes en torno a la drogadicción, consecuencias y factores de riesgo.

4 Lograr que niños y jóvenes adquieran habilidades sociales para enfrentar las situaciones de riesgo que se les presenten y que tengan la capacidad de tomar una buena decisión sobre su proyecto de vida.

La meta: contar con 1,000 niños y jóvenes, usuarios de la clínica, residentes y estudiantes de instituciones educativas de Amberes y Bruselas, capacitados y con habilidades sociales para enfrentarse a la problemática de la drogadicción.