Un puerto de talla mundial, gracias a su gente

Profesión: Ingeniero Naval
Cualidad: visionario

El Puerto de Cartagena es uno de los mejores de Latinoamérica, un puerto de talla mundial, gracias a su gente”. Esta es la apreciación del Capitán Alfonso Salas Trujillo, gerente General del Grupo Puerto de Cartagena, quien siente orgullo de su equipo de trabajo, pilar de la organización en todo el sentido de la palabra, como él afirma.
“La gente es motor de cambio, de desarrollo, con quienes logramos alcanzar las metas; son el origen de la innovación, la superación de los retos, el impulso de mejorar. El compromiso, el profesionalismo y las ganas de cada trabajador nos ha llevado a obtener resultados muy satisfactorios”.
Usted es uno de los líderes más visibles del sector portuario. Dada la situación del mercado hoy día, ¿cómo ve su evolución para los próximos diez años?
Veo una transformación muy importante a partir de las oportunidades que nos traen las nuevas tecnologías en la cuarta revolución industrial, y como consecuencia de las consolidaciones y alianzas de las líneas navieras que seguirán cambiando las reglas de juego en el sector.  
La transformación digital traerá mucha más eficiencia en la prestación del servicio, un cliente mucho más empoderado, exigente y con capacidad de tener todas las opciones a su alcance; pero también, un prestador del servicio que conoce mejor a su cliente y que puede dar respuestas muchos más específicas a sus necesidades. Será un mundo mucho más competitivo, que trae como reto estar muy bien preparados para comprender y adaptarse velozmente a los cambios.
 

 ¿Cuál es el mayor desafío que ha enfrentado la compañía?
Cada tiempo ha traído un desafío que, en su momento, parece más grande que los anteriores. La clave está en ser conscientes de que todo puede ser mejor y, por tanto, se debe estar en constante estudio de las posibilidades de serlo. Así, nos adelantamos a los cambios y nos mantenemos preparados.  En 1993 era un desafío cambiar la cultura y la dinámica del servicio portuario en el país, el momento para desarrollar la plataforma que aprovecharía las oportunidades de la apertura económica y luego los TLC.  Recientemente, con la habilitación de las nuevas esclusas del Canal de Panamá, llegaron a la ciudad barcos más grandes; entonces fue necesario adaptar infraestructura, comprar equipos, cambiar los esquemas operativos, entrenar a la gente. Y así, hoy nos preparamos y enfrentamos los desafíos que nos impone la cuarta revolución.  
 

¿Qué es lo que más le gusta de ser gerente?
Nuevamente, la gente.  Me inspira ver la capacidad de cada empleado de ir por más, de desarrollarse para así sumarle a la organización. He tenido la oportunidad de ver a cientos de personas crecer profesional y personalmente para aportarle al servicio portuario del país, hacerlo competitivo, destacar entre los mejores, con mucha responsabilidad y disciplina.
 

¿Qué diferencias considera que tendrá su cargo dentro de cinco años?
Así como la organización ha cambiado con cada tiempo, los puestos también.  El gerente es cada vez más un facilitador de los procesos, del crecimiento de las personas y de la organización. Alguien que trabaja en equipo, confía en sus colaboradores y renueva los retos y sueños de la empresa de la mano de ellos.
 

¿Qué obstáculos ha enfrentado como gerente y cómo los ha resuelto?
Cuando miras las cosas desde la solución, los obstáculos no se ven.  No solo he contado con un gran equipo de trabajo, sino también con una Junta Directiva que nos apoya. Ambos han sido claves para enfrentar los retos como una nueva oportunidad de aprender, crecer y avanzar.