Construcción


Consejos para proteger su vivienda de los efectos de la lluvia

Cuando se trata de reducir el impacto de las precipitaciones y la humedad, buena parte de ello depende del diseño base de su casa, así como de otras adecuaciones que usted mismo puede exigir o instalar.

MARTÍN CARVAJAL CHAMORRO

22 de julio de 2021 12:00 AM

A pesar de no ser una ciudad lluviosa, en los últimos años se han develado los problemas de Cartagena frente a las precipitaciones. Los daños que dejaron el paso del huracán Iota y la llegada Fenómeno de la Niña en 2020 dejaron amplias pruebas de ello. Es muy posible que las continuas lluvias hayan provocado o revelado algún tipo de desperfecto en su vivienda: goteras, desprendimientos u oxidación de la estructura, sin mencionar la posibilidad de inundaciones. Para que el agua no lo coja desprevenido cuando recomience la temporada de lluvias, puede seguir los siguientes consejos:

1. Si va a construir, que no sea en terrenos vulnerables a la lluvia: según el arquitecto Germán Fonseca Castillo, expresidente de las Sociedad Colombiana de Arquitectos y especialista en medioambiente y desarrollo urbano, “en Cartagena hay dos amenazas que pueden afectar en temporada de lluvia: deslizamiento o remoción en masa e inundaciones. Los terrenos de alta pendiente y suelo suelto, con poca o ninguna vegetación son más vulnerables a los deslizamientos. Las grietas en el terreno facilitan la filtración del agua y provocan una falla que causa desprendimientos. Las inundaciones tienden a ocurrir en terrenos de bajamar, de poca pendiente o cercanos a cuerpos de agua”.

Para proteger contra los deslizamientos, el arquitecto recomienda realizar una “cimentación acorde a la naturaleza del suelo y el tipo de edificación, proteger el terreno para que no se den filtraciones, desviar corrientes, e incrementar la arborización de raíces profundas”. En el caso de las inundaciones, recomienda construir “por encima del umbral máximo de inundación registrado”.

2. Use pendientes y canales para que el agua corra: ¿alguna vez se preguntó por qué los techos y los alerones son inclinados? Es muy sencillo: para que las lluvias se deslicen por ellos instantáneamente en lugar de acumularse. Muchos edificios refuerzan este sistema con una canaleta, lo que permite recoger las aguas pluviales fácilmente y darles un uso posterior. Para que estos elementos cumplan con su función adecuadamente, deben mantenerse limpios, despejados y en buen estado.

3. Asegúrese de que su vivienda esté impermeabilizada correctamente: las sustancias que resguardan del agua se aplican en el espacio entre los techos, en las instalaciones de ventanas, en las superficies porosas y en cualquier otro resquicio por el cual el agua pueda intentar filtrarse.

4. No se olvide del sol: el arquitecto Germán Fonseca añade que “es obligatorio hacer inspecciones y mantenimiento a las pinturas y materiales que se utilicen, pues el fuerte sol de los meses de verano resquebraja láminas, uniones e impermeabilización”. Como regla general, entre más porosa sea una superficie, más refuerzos necesitará para evitar filtraciones, resistir el sol y no quedar expuesta a la intemperie. (Puede leer: Arquitectura bioclimática: ahorro y confort en su vivienda).

5. Rejillas grandes y amplias: el agua puede acumularse en las zonas planas, descubiertas y chapadas con materiales que no permiten filtraciones, como las terrazas y los patios. En estos casos, “la protección la brinda una impermeabilización adecuada acompañada de rejillas o tragantes en número y diámetro acorde al área de aferencia a desalojar”, explica Germán Fonseca. Esta medida, además, evita que se creen ambientes propicios para la cría de vectores como los mosquitos.

6. Refuerce la protección contra el viento: los aleros cumplen otra función, que es evitar que el agua arrastrada por la brisa impacte contra las ventanas. Una buena opción para complementar este sistema es instalar un botaguas y un buen sistema de cerramiento.

7. Sea buen ciudadano: no lance basuras, escombros, ni tierra al sistema de canales y alcantarillado de la ciudad, así permitirá que el agua corra por el terreno cuando empiece a llover. (Le puede interesar: Estos son los canales de Cartagena en los que urge una limpieza).

8. Recuerde las temporadas en las que debe estar más atento: “el clima de Cartagena presenta dos épocas principales y una de transición; la época húmeda o época de lluvias (desde mayo hasta noviembre); la época seca, donde típicamente no hay registros de precipitación (inicia en diciembre y finaliza en abril); y por último, una época de transición donde se presentan lluvias esporádicas y altas temperaturas (junio y julio) conocida como el Veranillo de San Juan”, según aparece en la página del Observatorio Ambiental de Cartagena.

¿Te gustaría recibir en tu celular las noticias más importantes del día? Da clic aquí y escríbenos a Whatsapp.

  NOTICIAS RECOMENDADAS