Construcción


Estilo industrial: viviendas originales y ecosostenibles

Los hogares diseñados bajo este concepto, inspirado en fabricas y bodegas, se caracterizan por tener espacios amplios, materiales sencillos y ausencia de acabados.

TANIA FLÓREZ DECHAMPS

22 de junio de 2021 12:00 AM

El estilo industrial sigue vigente tras más de 70 años de haberse implementado en las viviendas. Se caracteriza por tener espacios amplios, iluminados y con materiales de construcción expuestos como protagonistas, lo que se traducen en el ahorro del costo de los acabados y en su mantenimiento.

Está inspirado en la estética de las bodegas y de almacenes, por lo que la decoración adquiere un sentido más simplista, siendo el espacio el factor destacado. “Este estilo se aplicó por primera en los años 50 en EE.UU., son típicas las imágenes de los apartamentos neoyorquinos donde vemos transformados viejos almacenes en apartamentos. Por este motivo los grandes ventanales con marcos metálicos, los ladrillos a la vista, el cemento y los techos altos son las características principales de estos espacios”, explica Giulia Forestieri, magíster en ingeniería de la edificación y arquitectura, docente e investigadora senior de la Universidad de La Sabana.

El estilo industrial es aplicable tanto para las viviendas nuevas como para aquellas remodeladas a partir de bodegas, lo importante es respetar la estructura original y mantener visible el esqueleto de la construcción, tal y como lo indica la especialista: “Pilares, vigas y paredes en mampostería tienen que estar a la vista y resaltar el aspecto austero e industrial de toda la vivienda (...) las instalaciones como tuberías de agua, aire acondicionado, electricidad y antiincendios tienen que ser visibles también y no escondidas en falsos techos”.

El diseño interior también importa

Además del marcado pero sencillo diseño arquitectónico, el estilo industrial en las viviendas se refuerza con la decoración interior. De acuerdo con Forestieri, se deben escoger “líneas rectas y materiales pobres, pero a la vez duros y resistentes, como la madera con sus imperfecciones a la vista y el metal como aluminio, acero y hierro. La paleta de colores de este estilo se basa en todas las variaciones de gris (por su semejanza con el cemento) combinado con el negro, el blanco y el color rojo-naranjado del ladrillo”.

La amplitud de estos espacios permite incorporar muebles grandes, estanterías altas y lámparas colgantes que cumplan con el concepto industrial e incluso añadir elementos vintage como armarios de madera y baúles sin restaurar, adaptados como mesas de centro o esquineras, además de antigüedades que vayan acordes con los gustos de los habitantes de la casa, lo que sin duda aporta un carácter particular a la vivienda. (Le puede interesar: Si piensa remodelar su casa, lea primero las recomendaciones de este diseñador).

Viviendas ecosostenibles

Aunque no es su objetivo primordial, un plus de este concepto aplicado a las casas es que favorece el ahorro de energía, aprovechando la iluminación y ventilación a través de los ventanales; reduce el uso de materiales de construcción al no necesitar acabados ni techos falsos y promueve la reutilización de piezas de decoración, por lo que el estilo industrial se promueve como una opción amigable con el medioambiente.

“Una vivienda ecosostenible, entre muchos aspectos, se basa en una correcta salubridad de los ambientes internos, una iluminación natural y la posibilidad de aprovechar materiales reciclados. Todo esto lo cumple perfectamente una vivienda industrial. Se pueden mezclar objetos nuevos con viejos, y es posible comprar algunos de segunda mano. Así, no se gastan materias primas para producir nuevos muebles”, anota la investigadora Forestieri. (Puede leer: Viviendas ecosostenibles: materiales y diseños son fundamentales).

¿Te gustaría recibir en tu celular las noticias más importantes del día? Da clic aquí y escríbenos a Whatsapp.

Vivienda tipo industrial en cinco datos

1. Materiales sin acabados como la madera, el acero, cuero, hierro y el concreto son característicos y le dan el toque fabril a la vivienda.

2. Menos divisiones, más espacios conjuntos tipo loft que dan la sensación de amplitud y favorecen la circulación del aire e iluminación del lugar.

3. Paleta neutra en la decoración con tonos grises, beige y blanco. Es posible incluir colores para contrastar como el rojo ladrillo o azules profundos.

4. Reutilización de muebles en desuso que dan un toque de originalidad a la vivienda.

5. Es un estilo atemporal porque no está ceñido a tendencias de acabados ni de mobiliario, es por ello que sigue vigente tras 70 años de haberse implementado.