Construcción


Lo que debe recordar antes de hacerse casa frente al mar

Las zonas costeras demandan respeto, pues son ambientes que requieren de materiales especiales para evitar el desgaste rápido.

MARTÍN CARVAJAL CHAMORRO

22 de junio de 2021 12:00 AM

Vivir junto al océano, con buen sol y brisa las 24 horas del día, es el sueño de muchos. Pocos son quienes logran mudarse permanentemente a una playa, más frecuente es el caso de quienes adquieren casas vacacionales para descansar, pero la construcción y la manutención de estas casas no son asuntos ligeros.

Las playas están llenas de elementos que acaban fácilmente con el tipo de viviendas a las que estamos acostumbrados por lo que es necesario emplear materiales especiales. Usualmente, los principales factores para considerar son el viento, la sal marina, el sol, la humedad y el nivel del mar (Puede leer: Arquitectura bioclimática: ahorro y confort en su vivienda).

El viento

“El viento impacta permanentemente a la estructura, transportando arena, sales marinas, vapor de agua”, afirma con Alfonso Arrieta Pastrana, ingeniero civil con maestría en Recursos Hidráulicos. Además, “el viento produce el oleaje, el cual viaja en superficie y rompe cuando impacta la línea de costa, lo que puede producir erosión”.

Uno de los principales elementos a asegurar es el techo, el cual podría salir volando durante eventos como los huracanes y las tormentas tropicales. Para contrarrestar eso, “se deben amarrar muy bien los techos y tener una cámara de entrada del viento en la cubierta y una de salida, con el fin de que no se generen diferencias de presiones considerables que levanten el techo, al producirse una baja de presión en la parte exterior del mismo”.

Sal marina, sol y humedad

La primera actúa como agente corrosivo: arruina el material que recubre los muebles junto con la arena (en especial si es de tela), carcome los acabados y la pintura, acaba con materiales como el concreto y, eventualmente, puede llegar a debilitar o incluso destruir la estructura misma y hasta el cableado eléctrico (Le puede interesar: Recomendaciones para que su casa de playa no sufra con la sal del mar).

El sol, que es abrasivo, cumple una función similar; aunque sólo afecta únicamente a las capas más superficiales, puede contribuir a acelerar el proceso de desgaste de los materiales. Por último, la humedad cumple la misma función que normalmente lo hace en los ambientes urbanos, solo que es mucho más fuerte, al tratarse de la línea costera.

La solución a todo lo anterior es construir materiales que inhiban los procesos químicos provocados por la sal, que sean resistentes a la abrasión y que además sean impermeables. En el mercado moderno, existen aditivos y mezclas especiales que permiten conseguir estos efectos. Sin embargo, existe un material que tiene todas estas características, se encuentra en la naturaleza y además conserva bien la temperatura: la madera (esta es la razón por la que las cabañas playeras son una idea tan popular).

Nivel del mar

Lo preferible siempre es hacer un estudio previo de la zona que permita establecer las características del oleaje, las mareas y las zonas de bajamar, así como las que se han erosionado. Por ningún motivo se debe construir sobre suelos inestables o vulnerables. Aun cuando se edifica a una distancia prudente, que por lo general es a 30 o 50 metros de la línea costera, según lo establecido por la Dirección General Marítima (Dimar), “el nivel freático tiende a estar a poca profundidad y a ascender por capilaridad a través de los muros y estructura. Para evitar este efecto, se requiere cortar dicha porosidad con algún tipo de barrera impermeable, sea pintura o plástico”, afirma el ingeniero Alfonso Arrieta.

¿Te gustaría recibir en tu celular las noticias más importantes del día? Da clic aquí y escríbenos a Whatsapp.