Interésese por el interés y evite las malas sorpresas financieras

02 de marzo de 2020 12:00 AM
Interésese por el interés y evite las malas sorpresas financieras
El interés es uno de los aspectos fundamentales de la economía moderna: ignorarlo puede ser fatal. // 123RF

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Entre familiares y amigos estamos acostumbrados a devolver exactamente el dinero que nos fue prestado. Si fulano le presta $ 100 mil a su primo zutano y pasa un tiempo, zutano devolverá exactamente $ 100 mil, pero en el mundo del comercio y las finanzas eso no funciona así: para cuando se haya cumplido el mes, el peso se habrá devaluado un poco y fulano va a necesitar que le devuelvan una cantidad que compense por el debilitamiento de la capacidad adquisitiva de la moneda. Quizás un 0,2 % o 0,5 % adicional por cada mes que pase.

A esa devaluación se le llama inflación. El importe extra que sirve de salvaguarda contra ella se llama interés y rige prácticamente todas las transacciones comerciales de nuestra vida, especialmente las que involucran préstamos, deudas, depreciaciones y pagos en cuotas. El interés se expresa en un porcentaje y, por lo general, será más alto cuanto mayor sea la tasa de inflación.

Préstele atención

Ignorar las tasas de interés es el error más común que cometen los ciudadanos a la hora de hacer transacciones de cualquier tipo. “Entre más altas estén, más perjudicial será tomar un crédito y usted tendrá mayores dificultades para calcular el presupuesto de sus gastos”, afirma Carlos Ortiz Bethés, asesor empresarial y magister en administración de empresas.

“Lo más común es que la gente necesite dinero y decida endeudarse sin mirar las consecuencias que le puede traer el interés. Eso tiende a desencadenar procesos judiciales, reportes en las centrales de riesgo, incremento de la cartera y problemas personales y familiares”. Para evitar que esto ocurra, “basta con enfocarse en comprender los conceptos básicos del interés, más que en saber de matemática financiera dura”, explica Ortiz.

Descuidar el interés es lo que lleva a casos de endeudamiento grave como tener que vérselas con un pagadiario, costear un mercado por un valor exagerado luego de diferirlo a veinte cuotas, sufrir por créditos de vivienda o carro y varias otras situaciones donde el monto final se eleva más allá de lo que podemos soportar.

Conceptos básicos

Un aspecto fundamental de los intereses es que pueden ser simples o acumulables. El interés simple aplica únicamente sobre el valor inicial del préstamo. Cuando se cumpla el plazo, por ejemplo, un año, usted nada más pagará el 3,5 % adicional de los $ 100 mil que pidió: $ 103.500. El interés compuesto va acumulándose sobre cada nuevo valor según van cumpliéndose los períodos, de manera que al año siguiente, si no ha pagado, le cobrarán el 3,5 % de $ 103.500 más este valor, unos $ 107.123, y así sucesivamente. Por supuesto, estos montos son mucho más elevados en la práctica.

El interés también puede ser de tasa fija o variable. Una tasa fija se mantiene igual a lo largo de todos los períodos que pasen; por ejemplo, un 1,8 % semestral. Una tasa variable irá cambiando ese porcentaje por cada período que transcurra según se modifique la inflación.

Recuerde siempre: el interés depende de la inflación y todos los comerciantes y banqueros se ajustan a ella. Debido a que buscan obtener un margen de ganancia con sus transacciones, siempre cobrarán un interés algo más alto que la inflación, la cual se encuentra rondando hacia el 3 % anual.

La conclusión muy sencilla: entre más cercano esté un interés a la tasa de inflación, más razonable será para su bolsillo. Además, hay un tope para el interés que alguien puede cobrar, llamado “tasa de usura”. Este lo impone el Banco de la República y en el 2020 es de 28,16 % de efectivo anual.

Para mayor facilidad en las conversiones y los cálculos, los contadores y los bancos manejan 12 meses de 30 días, lo que equivale a un año de 360 días. Si desea convertir una tasa de interés que no está expresada en términos anuales, simplemente multiplique según convenga. Así, una tasa de 1,8 % semestral equivale a 3,6 % anual (dos períodos de seis meses), una del 0,8 % trimestral equivaldrá a 3,2 % anual (cuatro períodos de tres mes) y una del 20 % mensual equivaldrá al 140 % anual (12 períodos de un mes).

Endeudamiento en Colombia
Según el Reporte de Estabilidad Financiera del Segundo semestre de 2019 del Banco de la República, “a agosto de 2019 la cartera destinada a los hogares se ubicó en $ 243,9 billones, registrando una tasa de crecimiento real anual del 8,7%, la más alta desde mediados de 2015”. Dos tercios de estos créditos fueron de consumo (para transporte, educación, entretenimiento y otros gastos), mientras que el resto fueron de vivienda.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Contabilidad

DE INTERÉS