Contabilidad


La nueva reforma tributaria ¿funcionará?

Varios expertos conversaron con El Universal en torno al proyecto que será radicado el próximo 20 de julio. Coinciden en que es necesario y podría tener un mejor futuro que el anterior.

MARTÍN CARVAJAL CHAMORRO

15 de julio de 2021 12:00 AM

El estallido social traído por el paro acabó por tumbar la reforma tributaria, radicada el pasado 5 de abril y llamada “Ley de Solidaridad Sostenible”. Sin embargo, el plan de reformar la tributación en el país se mantiene, ahora con el “Proyecto de Inversión Social”, que fue presentado al país el 13 de julio y será discutido en el Congreso de la República a partir del 20 de julio, con el bajón en la calificación de riesgo del país todavía fresco para el Gobierno. De entrada, el nuevo documento es menos ambicioso: tiene 35 artículos y aspira a recaudar $ 15 billones, en comparación con los 163 artículos y $ 23,4 billones del anterior.

Controversias

El hueco fiscal que atraviesa el país fue exacerbado por la pandemia. Las predicciones de comienzos de año estiman que el déficit supera los $ 90 billones. Bajo ese panorama, hacer una reforma tributaria es imperioso e inevitable, pero el primer intento del Gobierno resultó sumamente controversial.

Uno de los puntos más sonados de esa propuesta era aumentar tanto la base gravable como la tarifa del impuesto de renta. Así, el número de contribuyentes pasaría de unos 3,5 millones a 7 millones, aproximadamente, entre 2022 y 2025, pues la obligación de declarar se extendería hasta aquellos colombianos que ganaran entre $ 2.583.333 y $ 3 millones al mes.

Además de eso, se planeaba eliminar la categoría de los productos exentos de IVA, aplicar este impuesto a los servicios públicos de los estratos 4, 5 y 6; eliminar las exenciones a las cesantías (considerándolas como ingresos laborales), crear impuestos especiales para las pensiones superiores a $ 7 millones y los patrimonios de más de $ 5 mil millones y disminuir los beneficios por pago de pensión voluntaria, medicina prepagada y cuentas AFC.

El nuevo proyecto

La primera propuesta de este año fue rechazada por la Asociación Nacional de empresarios (ANDI) y por la ciudadanía, al punto de que se desataron las protestas y bloqueos que aún persisten. Sin embargo, algún tipo de reforma seguía siendo necesaria y el Gobierno no tardó en construir un segundo proyecto de ley, con un enfoque completamente distinto. El énfasis de este ya no está únicamente en reparar el hueco fiscal, sino también en generar estabilidad social para contrarrestar los efectos de la pandemia.

No se aumentará la base gravable, no se afectará a la clase media, ni a los pensionados. La nueva reforma pondría más trabas a la evasión, disminuirá los beneficios al Impuesto de Industria y Comercio (ICA), adoptará medidas de austeridad fiscal y aplicará una sobretasa de renta a las grandes empresas para generar ingresos.

En lo social, buscará generar empleo para los jóvenes entre 18 y 28 años y para las mujeres mayores de 40 años, entregar subsidios para los trabajadores que ganen el mínimo y para las pequeñas y medianas empresas, garantizará la gratuidad en las universidades públicas para los estratos bajos y dará continuidad a programas como Ingreso Solidario.

¿Sí funcionará?

“La primera propuesta del Gobierno fue demasiado agresiva; esta, entretanto, está más consensuada y su componente social es significativo. Se trata de una reforma más amable, más consensuada y que tiene más probabilidades de ayudar al país”, afirma Joaquín Pablo Sierra Arias, contador público y magíster en tributación.

Por su parte, Juan Nicolás Garzón Acosta, internacionalista y docente con magíster en economía aplicada, es menos optimista. Para él, “el país requiere cambios estructurales en materia de ingresos fiscales y no creo que esta reforma vaya a lograr su cometido sin ellos, porque la estructura tributaria de Colombia, en general, es regresiva. Algunas medidas que podrían avanzarse implicarían contribuciones más decididas de los grandes patrimonios y empresas privadas, así como revisar las exenciones en beneficios tributarios que se establecieron en reformas pasadas, como la del 2019” (Puede leer: Tributaria desmontará algunos beneficios otorgados a las empresas en 2019).

¿La reforma sí cumplirá con su cometido? El debate ya está sobre la mesa y las sesiones a partir del 20 de julio determinarán si va o no va y con qué cambios. Por ahora, solo queda esperar que la decisión del poder legislativo sea conveniente para todos (Le puede intersar: Oposición presentó cuestionamientos a nueva Reforma Tributaria).

¿Te gustaría recibir en tu celular las noticias más importantes del día? Da clic aquí y escríbenos a Whatsapp.