Edición verde


Guarderías de corales, un logro por la vida marina

Juntos, el Parque Nacional Natural Corales del Rosario y San Bernardo y el Oceanario Islas del Rosario, han recuperado casi dos hectáreas del coral cuerno de alce y del coral cuerno de venado.

IVIS MARTÍNEZ PIMIENTA

22 de abril de 2021 12:00 AM

Colombia tiene tantos encantos como la naturaleza le permite, sin embargo, muchos de sus ecosistemas están bajo amenaza debido a la acción humana. Pero una buena noticia surge para el lecho marino y nos llena de esperanza: sus protagonistas son el Parque Nacional Natural Corales del Rosario y San Bernardo y el Oceanario Islas del Rosario con su Centro de Investigaciones Marinas Ceiner, que en conjunto han creado guarderías de corales.

Jaime Rojas ha trabajado por más de 12 años en la restauración de arrecifes coralinos; él es el director científico del Oceanario Islas del Rosario. Resulta que los arrecifes están en constante amenaza al ser animales muy delicados, que mueren por la contaminación del mar y otros factores, además, crecen pocos centímetros al año por lo cual los esfuerzos son grandes y el resultado de este tipo de acciones se ven en el mediano y largo plazo.

¿Qué hacen en la guardería de corales?

“Nuestra meta es aportar un granito de arena a la recuperación de los corales”, empieza Jaime. “La guardería es como un vivero donde se tienen fragmentos de arrecifes de coral colgados, los cuales se cuidan por muchos meses y al crecer, son trasplantados en el arrecife ya coralino para hacer un repoblamiento”.

El proyecto surge dada la disminución de la cobertura viva de corales en esta zona de parques nacionales, que comprende las Islas del Rosario. Las especies más afectadas fueron el coral cuerno de alce (Acropora palmata) y el coral cuerno de venado (Acropora cervicornis), ambas de gran crecimiento, por eso, los biólogos empezaron con esas dos especies, “pero en un futuro vamos a evaluar con especies adicionales. Con las actuales, nos ha ido muy bien”, resalta Rojas.

Con sus técnicas se han recuperado casi dos hectáreas de las dos especies de corales, y como un proceso novedoso en cuanto a la restauración, los biólogos están tratando de que los corales continúen con su reproducción sexual. Para explicarlo mejor, hay que decir que los corales se pueden reproducir mediante fragmentación, es decir que si un coral se parte en dos, se generan automáticamente dos individuos que crecen independientemente y se ramifican y así continuamente, por cuantos individuos haya fragmentados.

Por otro lado, una vez al año, estos corales generan esperma y huevos. Los biólogos ya descubrieron cuál es ese día exacto en que el proceso ocurre, así que en el Laboratorio de Reproducción de Organismos Marinos del Oceanario, Jaime y su equipo han podido conectar estos fluidos y huevos de los corales en su momento de reproducción natural en agosto, y así han cultivado también. Ellos han logrado exitosamente la reproducción asexual y sexual de estas dos importantes especies.

“Es nuestra misión y visión aportar en educación y ciencia, para que mientras nuestros visitantes se recrean conociendo la vida marina, se lleven consigo el mensaje de cuidar, proteger y conservar nuestros recursos naturales” dice Rafa Vieira, fundador y director general del Oceanario.

¿Qué son los corales?

Los corales son animales que están asociados con microalgas, en una simbiosis perfecta. El alga está inmersa en el tejido, y a su vez el coral le da la protección, la casa o el techo (Lea también: El arrecife de coral que apareció en Cartagena en 2013).

“El ecosistema es el arrecife de coral, la tridimensionalidad del fondo marino, donde viven gran cantidad de organismos. Es la cuna de muchas especies, de allí se extraen productos farmacéuticos; ellos son los responsables de las arenas blancas de nuestras playas y son unas barreras naturales contra el oleaje, pues disminuyen la energía de las olas para que no lleguen con fuerza a la costa, evitando la erosión”, continúa Jaime Rojas.

En medio de los estragos que deja el COVID- 19 también han estado los esfuerzos que estas entidades adelantan para la conservación de estas dos especies de corales. “Dependemos netamente de la entrada de los visitantes al Oceanario. Al haberse disminuido la afluencia de personas, se afectó un poco el proyecto, sin embargo nunca se paró de trabajar ni en esta ni en las demás iniciativas, pero sí mermó la velocidad en la que íbamos haciendo la restauración”, confiesa el director científico (Le puede interesar: La Fundación El Color Azul le apuesta a la conservación de los arrecifes de coral).

De la mano de esta bonita actividad también hay un componente social y es que desde el Parque Nacional Natural Corales del Rosario y San Bernardo y el Oceanario Islas del Rosario, se abre la posibilidad de vincular a las poblaciones nativas de las Islas del Rosario y de Barú, en la restauración de los corales. “Hace unos años también con ayuda de Parques Nacionales, formamos grupos de guías nativos inspeccionistas en restauración de corales, quienes tienen su base de sustento en el careteo”, añade Jaime.

Así, queda abierta la invitación a interesarnos más por nuestro entorno marino.

  NOTICIAS RECOMENDADAS