Internet también contamina: consejos para ser un internauta ecológico

Los procesos que nos permiten navegar en la red tiene un impacto ecológico más tangible de lo que aparentan.

Hacer clic en una página, abrir una pestaña del navegador o bajar un archivo son acciones cotidianas para los internautas. Aunque aparentan ser inofensivas y no provocar ningún problema más allá del consumo de energía eléctrica, la internet implica una larga cadena de actividades que dejan una huella de carbono y un gasto de recursos significativo. Como lo hace notar Greeenpeace: “si Internet fuera un país, sería el sexto más contaminante del mundo”.

Cada acción que realizamos al utilizar una conexión requiere de energía eléctrica, de cables, de instalaciones complejas y masivas y, por supuesto, de extraer y fabricar los componentes necesarios para armar los aparatos y mantener el flujo de información estable. Es un tema del cual hasta ahora poco se ha hablado y que no está regulado por ningún Gobierno.

¿Cuánto se gasta?

Usar la internet requiere, por un lado, de extraer materiales de la tierra, como semiconductores y metales, para la manufactura de computadores, tabletas, y otros dispositivos electrónicos. También necesita grandes cantidades de agua para fabricar chips y la refrigeración de los servidores en los centros de procesamiento de datos.

Todos nuestros equipos necesitan energía eléctrica para funcionar. La infraestructura que sostiene este sistema tiene sus propias necesidades y además ocupa espacio físico. Por último, cada cierto tiempo nos vemos obligados a reemplazar nuestros celulares, portátiles y demás por cualquier motivo y se convierten en desechos electrónicos peligrosos.

Al calcular la basura que la internet produce hay una gran variedad de factores a considerar. Algunas de las cifras más destacables son las siguientes:

1. De acuerdo con la iniciativa BBC Future, se estima que el uso de la internet y la fabricación de los equipos necesarios para utilizarla liberan 1,7 mil millones de toneladas de dióxido de carbono (CO2) a la atmósfera, lo cual representa aproximadamente el 3,7 % de las emisiones de gases de efecto invernadero.

2. Según un estudio realizado en el condado Prince William en los Estados Unidos (que alberga una gran concentración de servidores), el centro de procesamiento de datos promedio gasta alrededor de 24,9 millones de litros de agua al año. Por otro lado, un estudio publicado por el Imperial College de Londres estima que bajar un gigabyte de información requiere 200 litros de agua. Le puede interesar: ¿Qué tanto daño causa el uso del internet al medio ambiente?

3,7 %
de las emisiones totales de CO2 son aportadas por el consumo de y los procesos industriales asociados a la Internet.

3. Google afirma que el usuario de internet promedio produce algo menos de 8 gramos de CO2 por día. Dicho usuario promedio realiza 25 búsquedas, ve una hora de videos en Youtube y revisa algunos correos en Gmail. Según Mike Berners-Lee, investigador de la Universidad de Lancaster, el proceso de enviar y revisar un correo que sólo contiene texto puede generar 4 g de CO2 y hasta 50 g en el caso de mensajes con archivos pesados. De lejos, la actividad que más recursos consume es ver videos.

4. Un artículo publicado en el 2018 en la Revista Nature estimó que, para 2025, la industria de las tecnologías de la información consumirán el 50 % de la electricidad del mundo.

5. Se calcula que la mayor cantidad de desperdicios se generan durante el proceso de manufactura de equipos. El caso de la industria de chips es paradigmático: de acuerdo con Greenpeace y BBC Future, la empresa de semiconductores Taiwan Semiconductor Manufacturing Company Limited (TMSC), una de las más importantes del mundo, consume el 5 % de la electricidad de Taiwán, y utilizó 69 millones de toneladas de agua durante el 2019 (año en que el país pasaba por una sequía). El portal Global Data, entretanto, reporta que la compañía misma afirmó haber liberado 17 millones de toneladas de CO2 durante el 2020. Todo esto sin tener en cuenta los desperdicios generados durante el proceso de extracción de los materiales.

6. Según cifras publicadas por la ONU en el 2019, en el mundo se producen alrededor de 50 millones de toneladas de basura electrónica al año.

Ecología para el internauta

Teniendo en cuenta el panorama anterior, estos son algunos consejos que usted puede seguir para que sus actividades por la web tengan un menor impacto:

- Si no está revisando una pestaña del navegador, ciérrela.

- Reduzca el uso que hace de las nubes (es decir, no guarde demasiada información en ellas).

- No mande mensajes innecesarios y comprima los archivos adjuntos antes de mandarlos por e-mail.

- Si va a ver un video más de una vez, bájelo en lugar de visualizarlo por streaming o en plataformas de manera repetitiva. Esto aplica especialmente si se trata de música.

- Cambie sus aparatos electrónicos con poca frecuencia. Úselos durante un período de entre 4 y 6 años. Puede leer: Estos son los dispositivos tecnológicos que benefician al ambiente.

Comentarios ()