Salud ambiental: conozca de qué trata y los riesgos a los que está expuesto

22 de abril de 2019 12:00 AM
Salud ambiental: conozca de qué trata y los riesgos a los que está expuesto
Las alteraciones en el clima sumado a otros factores como el mal estado de las vías favorece el desarrollo de vectores el dengue, zika, la fiebre amarilla, entre otros. // El Universal.

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Hechos como la inclusión del derecho a gozar de un ambiente sano en el artículo 79 de la Constitución Política de Colombia o que la Organización Mundial de la Salud (OMS) se decidiera a definir el concepto de ‘salud ambiental’ no son gratuitos: dan cuenta de la necesidad de entender que el bienestar de nuestros cuerpos y del ecosistema que nos sostiene están íntimamente ligados. Entre más empeore nuestro medio, más nos vamos a enfermar.

Según la OMS, la salud ambiental es “aquella disciplina que comprende los aspectos de la salud humana, incluida la calidad de vida y el bienestar social, que son determinados por factores ambientales físicos, químicos, biológicos, sociales o pisco-sociales”. Esto incluye “la teoría y práctica de evaluar, corregir, controlar y prevenir aquellos factores en el medio ambiente que pueden potencialmente afectar la salud de presentes y futuras generaciones”.

A PEOR AMBIENTE, PEOR SALUD

Piense en lo siguiente: todos los agentes que consideramos contaminantes tienen sustancias tóxicas, contienen microorganismos que causan enfermedades graves, o ambas cosas. Cuando nos exponemos al exceso de ruido durante un tiempo prolongado, afectamos no solo sus oídos, sino también su salud mental. La disminución en el grosor en la capa de ozono nos expone más a los rayos ultravioleta, causantes de cáncer en la piel.

A una escala mayor, el cambio climático ha derivado en temperaturas extremas en ambos polos de la escala. También provoca cambios en las temporadas de lluvia y en los hábitos de ciertas especies de animales, lo que significa que ahora hay presencia de vectores epidemiológicos, como los mosquitos, donde antes no los había.

Un último elemento a considerar son las desventajas económicas: es un hecho que los sectores marginados de cualquier sociedad tienden a carecer de garantías de saneamiento básico o de los recursos económicos para mantener unas condiciones mínimas de higiene, situación que se ve acrecentada en las naciones en desarrollo.

Esto significa que, en términos de salud ambiental, las poblaciones económicamente en desventaja tienden a ser la más vulnerables. Según la OMS, en promedio 8,9 millones de personas mueren anualmente por causas relacionadas con la polución, de ellas, un 94 % proviene de países en vías de desarrollo.

LA POLUCIÓN AÉREA

Los principales contaminantes del aire son el monóxido de carbono, el ozono, el dióxido de azufre y el material particulado. El monóxido de carbono y el dióxido de azufre son productos naturales de la quema de hidrocarburos y materiales combustibles (petróleo, madera, carbón, entre otros). Inhalarlos provoca hipoxia, mareos, pérdida de la conciencia, inflamaciones oculares, inflamación de los pulmones y del sistema cardiovascular y, a niveles elevados, la muerte.

Cuando esos compuestos entran en contacto con la radiación solar, se produce el ozono, un agente corrosivo causante de asma, deterioro del tejido pulmonar y deficiencias en el sistema inmune.

El material particulado fino, como el polvo, el hollín y la ceniza, es especialmente peligroso para la salud humana, puesto que penetra con facilidad en el tejido pulmonar y arterial, lo que resulta en enfermedades graves como la arteroesclerosis, la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) y el cáncer de pulmón.

AGUA, HECES Y METALES

El agua se ha convertido es uno de los principales vehículos de enfermedades en el mundo. La presencia residuos orgánicos humanos y animales, así como de cantidades elevadas de metales pesados como el mercurio, comprometen su potabilidad.

Uno de los principales agentes infecciosos que se encuentran en el agua es la Escherichia coli, que viene en las heces de muchos animales. Esta bacteria puede causar un abanico de afectaciones que incluyen la diarrea, gastroenteritis, colitis hemorrágica, vómitos e infecciones urinarias. En casos graves puede provocar necrosis, falla multiorgánica y la muerte.

El envenenamiento del agua por metales pesados tiende a ocurrir tras la disposición inadecuada de los residuos de las actividades mineras, lo que ocurre particularmente en el caso del mercurio. Este elemento está presente de forma natural en todos los hábitats de la tierra, pero en concentraciones elevadas puede provocar el deterioro progresivo del sistema nervioso, lo que se traduce en insomnio, problemas motores, de memoria y cognitivos. En el caso de las mujeres embarazadas, puede comprometer severamente el desarrollo adecuado del feto.

NO ES SOLO EL RUIDO

Los efectos de la contaminación acústica sobre la salud son más sutiles y van muchos más allá de la sordera. La exposición prolongada a altos niveles de ruido elevados es una fuente importante de estrés. A su vez, el estrés se traduce en un mayor riesgo de hipertensión, diabetes, fallas en el sistema inmunológico y deterioro de la salud mental (ansiedad, irritabilidad y depresión).

ALTERACIONES EN EL CLIMA Y VECTORES

El último factor importante a considerar es el cambio climático mismo. En días recientes, los países del hemisferio norte observaron uno de los inviernos más impredecibles y fríos de la historia, llegando a temperaturas inferiores a los -20°C, con una sensación térmica mucho más baja (-60°C). Por otro lado, los países del hemisferio sur, como Colombia, experimentaron períodos de sequía más largos de lo normal, con impactos sobre la agricultura, la ganadería y los bosques (por ejemplo, incendios).

Bajo estas condiciones, es de esperar que ocurran más muertes por hipotermia en un hemisferio y por deshidratación y golpes de calor en el otro, pero otro factor no menos importante es la proliferación de vectores epidemiológicos.

Gracias al aumento promedio de las temperaturas en la Tierra, el mundo en general se ha convertido en un lugar más amigable para especies como el mosquito Aedes aegypti, las moscas y el caracol gigante africano. La fiebre amarilla, la malaria, la miasis, la fiebre tifoidea, la esquistomiasis y la meningitis son solo algunas de las enfermedades que estos animales le transmiten al ser humano.

Muertes en el país

Jorge Luis Morelo Muñoz, profesional especializado de la dirección operativa de salud pública Departamento Administrativo Distrital de Salud (Dadis), advierte que “cada día va a ser más necesario saber del medio ambiente para conservar la salud de nuestra población”.

Según él, en Cartagena hay problemas tanto de cobertura de servicios públicos, como de cultura sanitaria, que impiden garantizar un ambiente sano: “No se trata sólo, por ejemplo, tener empresas que recojan los residuos sólidos que generamos, también se trata de no generar”, recalcó.

En nuestro país, el más reciente informe del Observatorio Nacional de Salud, titulado ‘Carga de la enfermedad ambiental en Colombia’ (2018) estima que en nuestro país murieron más de 17.500 personas a causa de afectaciones relacionadas con la mala calidad del aire y del agua.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Edición verde

DE INTERÉS