Las claves para los estudiantes durante la alternancia

El modelo que combina la educación presencial y a distancia es un reto en el 2021. Expertos explican las claves para que la estrategia se convierta en una experiencia satisfactoria.

JULIE GONZÁLEZ ORTEGA

09 de febrero de 2021 12:00 AM

El 2020 retó a colegios y universidades a implementar modelos académicos remotos que permitieran continuar con el aprendizaje en medio de circunstancias tan adversas como las que impuso la pandemia.

Sin embargo el 2021 quizá impone una tarea mucho más exigente al traer a la vida académica lo que se ha llamado el ‘modelo de alternancia’, a través del cual se intentará regresar paulatinamente a las aulas, sin dejar de lado las clases virtuales por cuenta de las precauciones que hay que mantener por el coronavirus.

La doctora en Ciencias sociales, niñez y juventud adscrita Elsy Domínguez, afirma que para que la alternancia educativa se convierta en una experiencia satisfactoria para todos, se hace vital el acompañamiento y el compromiso por parte de los padres y profesores en los diferentes espacios y en los momentos de la formación integral de los niños y adolescentes.

“Los adultos tienen la responsabilidad de asumir una actitud abierta al cambio, a la exploración de nuevas maneras de afrontar los retos que ha impuesto la pandemia; reconocer las capacidades de los chicos y chicas para entender la nueva realidad, explicando con claridad y paciencia lo positivo de la situación y afrontando con realismo los aspectos negativos”, asegura.

De igual manera, afirma que de la motivación de los padres y maestros para afrontar la alternancia va a depender la motivación de los niños y adolescentes para volverse más tolerantes a las frustraciones. Es de esta forma que podrán mantener una actitud positiva para asumir con entusiasmo la rutina diaria de estudio.

Metodologías variadas

En el mismo sentido, los docentes también tienen dentro de su responsabilidad flexibilizar y establecer metodologías de enseñanza y de evaluación idóneas para la alternancia.

“Implica planear bien el currículo, las didácticas y abrir canales de comunicación permanentes entre profesores, padres de familia y estudiantes para escuchar sus percepciones y experiencias, hacer ajustes, reformular y tomar decisiones consensuadas. Se recomienda promover en el aula espacios de participación con experiencias educativas que involucren a los alumnos desde sus distintas maneras de aprender y de asumir la experiencia educativa”, señala Domínguez.

La experta afirma que de esta manera es posible construir nuevos conocimientos entre todos las áreas del sector educativo y así hacerle frente, desde la educación, a las afectaciones que trajo la pandemia.

Un camino ya recorrido

William Arellano, doctor y magíster en Educación, también aporta algunos consejos para esta nueva etapa.

“Después de tantos meses de clases remotas, se ha avanzado en el proceso de una educación no presencial. Podemos decir que hay mejor preparación y que hay una mayor apropiación por parte de estudiantes y docentes por lo que no debe haber tantos traumas en el modelo de alternancia, por el contrario, va a haber un mejor aprovechamiento”, afirma.

Arellano reitera el papel clave que va a jugar el acompañamiento de los padres y de igual manera la constante comunicación que debe existir entre ellos y los docentes.

“No veníamos de un modelo donde los padres acompañaran mucho a sus hijos en temas educativos, entonces es clave para el éxito del modelo que esto se mantenga, sobre todo con los que están en la primera infancia”, afirma.

Sobre este grupo, Arellano cree que es importante que se reincorporen a la presencialidad no solo por su proceso pedagógico sino para que socialicen con sus compañeros. “Creo que esa etapa faltó todo el 2020 y es una ganancia importante para este año. No debe ser algo que debe generar temor sino que va a ser un agregado favorable para las competencias de socialización que es un valor que se ha perdido y que debemos procurar”, finaliza.