La labor de los Comités Barriales de Emergencia durante la pandemia

31 de mayo de 2020 12:00 AM
La labor de los Comités Barriales de Emergencia durante la pandemia
Los Combas apoyan en la entrega de ayudas y la pedagogía en los barrios. // Fotos: Cortesía Combas Caño de Loro y El Pozón.

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

“Sector Miramar, estamos en la jornada de desinfección de fachadas contra coronavirus, por favor vaya alistando su fachada y abra la puerta”, con esas palabras, a través de un megáfono que se pasea por todas las calles del barrio El Pozón, el Combas de esta parte de la ciudad busca poner su granito de arena en la prevención del virus que ya ha dejado más de un centenar de muertes en Cartagena y que ha provocado el cierre de El Pozón al ser el barrio con mayor número de contagios.

Imagen cañodeloro

Jornada de desinfección en El Pozón. // Cortesía.

“La labor de los Combas es ser los primeros respondientes en una emergencia. Durante esta pandemia de coronavirus nosotros somos los primeros que nos enteramos de los casos, tenemos contacto directo con el Crue, el Puesto de Mando Unificado y Gestión del Riesgo. Somos el apoyo comunitario en los barrios”, explica Miriam Correa, quien hace parte del Combas de El Pozón desde hace más de doce años.

En toda la ciudad, los Combas de los diferentes barrios han apoyado con labores como los censos de los sectores para la entrega de ayudas, coordinación con el Distrito, Armada y empresas privadas para donaciones y también con la pedagogía a la comunidad sobre cómo prevenir el contagio del COVID-19.

“Acá en El Pozón se están haciendo lavados y fumigaciones. Trabajamos de la mano con la Junta de Acción Comunal y vamos de casa en casa diciéndoles a las personas que deben usar el tapabocas y enseñamos la técnica del lavado de manos”, dijo Correa, quien explicó que la labor de los Combas es totalmente voluntaria y que por ella no reciben remuneración alguna. ”Esto lo hacemos simplemente porque nos nace”, dice.

En Tierrabomba

En Tierrabomba también hacen presencia los Combas. “Acá en Caño de Loro somos 25 registrados pero como tal somos 30 los que estamos trabajando de forma voluntaria porque la gente se ha sumado a la causa”, explicó Calixto Polo, miembro del Combas de esta comunidad.

De acuerdo con Polo han recibido el apoyo de la Oficina de Gestión del Riesgo con frascos de alcohol, jabón líquido y gel antibacterial que han sido repartidos a tenderos y vendedores ambulantes, y también apoyo de la Armada con el abastecimiento de agua. Empresas privadas como la Marina Club de Pesca de Cartagena también han hecho su aporte y han brindado ayuda humanitaria a personas en condición de discapacidad y mujeres en embarazo.

Imagen cañodel oro

Pedagogía del lavado de manos en Caño de Loro. // Cortesía.

“Nosotros hemos sido ese puente entre las ayudas que nos llegan y la gente, entregamos tapabocas, guantes, hacemos pedagogía sobre su uso y también del lavado de manos. Hablamos con los lancheros del distanciamiento y de todas las medidas de prevención cuando la gente tiene que ir a la ciudad”, explica Polo.

A todo el que llega de Cartagena, por ejemplo, se le pide que se desinfecte en el mar así como la carga que lleva consigo, con el fin de evitar una posible propagación del virus en la zona insular.

“A veces da impotencia”

Según Calixto Polo, a pesar de que junto con los otros miembros del Combas ha hecho esfuerzos por hacer pedagogía en su comunidad, lo cierto es que aún hay mucha gente que sigue jugando en la calle, tomando ron afuera, haciendo peleas de gallos y aglomerándose.

“A veces da impotencia porque uno se cansa de recordar lo del distanciamiento. Les regalamos tapabocas pero ya después están como si nada”, dice.

Ese es un sentimiento similar al de Miriam Correa en El Pozón, quien a veces siente frustración al ver que a las personas les da igual acatar las medidas. “Eso desmotiva, uno siente que pierde el tiempo porque uno también se arriesga al salir de su casa, al hablar con la gente y decir con el megáfono que hagan esto y no lo hacen”, asegura.

A pesar de ello como miembros activos de su comunidad y a quienes genuinamente les nace servir a los demás, siguen adelante en sus esfuerzos por mitigar el riesgo de propagación del COVID-19 en sus comunidades, con la esperanza de que en algún momento sus vecinos puedan ser conscientes de la necesidad de protegerse y así juntos puedan hacer frente a esta pandemia que cada día parece extenderse más.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Especial Colombia

DE INTERÉS