Acoso e intimidación

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

La violencia en las aulas de clase de varios colegios en Cartagena, obstaculiza el desarrollo integral de los estudiantes y compromete la garantía del derecho a una educación con calidad.

La anterior afirmación se hace con base en resultados de la investigación realizada por el Programa de Psicología de la Universidad Tecnológica de Bolívar en alianza con la Fundación Social y en cumplimiento del plan de acción anual del grupo de investigación, Desarrollo, Salud y Desempeño Humano (DSDH) que busca consolidar la línea sobre Salud y Sociedad para generar conocimientos sobre dinámicas sociales que tienen un fuerte impacto en la calidad de vida y el bienestar de distintos grupos étareos.

Los resultados iniciales evidenciaron que el 65% de los niños y las niñas participantes del estudio, consideran que el acoso en la escuela se presenta en un nivel medio (algunas veces). El 16,4% afirman que es alto el nivel de acoso, se sienten víctimas de conductas intimidadoras tales como insultos, golpes y burlas. El 11,2% manifiesta que siempre realizan acciones agresivas verbales y físicas a sus compañeros y el 17% de los chicos y chicas reconocen la presencia, en un alto grado,

de señales de ansiedad y tristeza.

El objeto de la investigación fue conocer a profundidad las causas del problema para aportar iniciativas que propicien la sana convivencia como alternativas de prevención de la delincuencia,

la drogadicción y el micro tráfico, entre otros flagelos que afectan a la ciudad.

OBTENCIÓN DE LOS DATOS

Para obtener los resultados descritos, los investigadores aplicaron una escala que mide tres factores: victimización, síntomas e intimidación, a una muestra de 1.000 estudiantes de cuarto a sexto grado, de instituciones educativas públicas de la ciudad. Además implementaron estrategias sicoeducativas de prevención a la violencia, basadas en la promoción de competencias ciudadanas como la empatía, la escucha activa, el control de impulsos y la toma de perspectiva.

En la primera fase se buscó describir el acoso considerado como un comportamiento frecuente y persistente con la intención de perjudicar a un individuo al que se le hace difícil defenderse de las molestias del agresor (Subijana 2007). Por lo tanto, un estudiante que esté expuesto a agresiones y perturbaciones sin poder defenderse es víctima de acoso escolar.

En la segunda fase se implementaron talleres lúdicos en los que se les entrenó en competencias cognitivas, comunicativas y emocionales que permiten identificar emociones propias y de los otros; ser más empático con sus pares, a poner en práctica la tolerancia y el respeto a las diferencias de perspectivas y opiniones.

EL ANÁLISIS DEL OBSERVACIONES EN LOS TALLERES FORMATIVOS

En el análisis del comportamiento en los talleres se notaron avances en el manejo de situaciones frustrantes que inicialmente generaban impulsos a la agresión; al finalizar la agenda de talleres se constató, por medio de las bitácoras, la presencia de respuestas controladas frente a situaciones frustrantes, lo cual contribuye a generar cambios en el clima emocional de la clase.

Los avances mostrados deben sumarse a esfuerzos compartidos de la comunidad en general y de los distintos sectores sociales, que tienen la responsabilidad de promover escenarios pacíficos en la escuela, la familia y la comunidad.

La investigación recomienda la apuesta de estrategias y acciones multisectoriales y articuladas, dirigidas a enfrentar de manera decidida esta problemática social que se convierte en un eslabón más de la cadena de violencia que azota a la región Caribe y a Colombia, en general, desde hace varias décadas.

EL ESTUDIO DE LA VIOLENCIA, COMPROMISO DE LA PSICOLOGÍA

Una de las preocupaciones permanentes de las Ciencias Sociales y de la Psicología en particular, es la de la violencia en sus diferentes manifestaciones y de manera significativa la que se presenta en las primeras etapas del desarrollo, dado que es claro que las estrategias de prevención de la violencia, como de otras problemáticas, son más efectivas si se ponen en acción a temprana edad.

La violencia en sus distintas manifestaciones es de naturaleza multidimensional y multicausal. De igual forma su estudio y afrontamiento requieren del concurso de perspectivas teóricas y metodológicas diversas que permitan abordar su complejidad de manera holística.

Elsy Mercedes Domínguez De la Ossa: PhD

Docente – investigadora. Programa de Psicología

Universidad Tecnológica de Bolívar

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Guia estudiantil

DE INTERÉS