Guia estudiantil


Deja que la magia de leer inunde tu mundo

No te sometas a una lectura que no te gusta solo por no dejarla inconclusa.

Descubrí la lectura por placer, en un rincón sucio de mi casa. Me habían mandado a organizar los restos de la biblioteca de mi papá y entre portadas aburridas, encontré un libro cuyo forro había sido reemplazado por uno de cuaderno.

Al abrirlo, un párrafo se fijó en mi cabeza: “El día en que lo iban a matar, Santiago Nasar se levantó a las 5:30 de la mañana para esperar el buque en que llegaba el obispo...”

El resto del cuarto se quedó desordenado, porque yo no pude esperar a saber cómo es que alguien escribe un libro donde cuenta desde el principio lo que le va a pasar al protagonista. Lo leí en dos días y solo al llevarle el libro a mi profesora de castellano, pude saber que había leído Crónica de una muerte anunciada, de Gabriel García Márquez.

¿Y ese quién es? Me pregunté y volví a la pila de libros del cuarto para buscar otras obras suyas.

Del amor y otros demonios, El coronel no tiene quien le escriba y Cien años de soledad terminaron convertidos en mis primeros tesoros, antes de cumplir los 15 años. Una década después, me apasiono por nuevos autores como lo hice entonces por Gabo y anualmente añado más libros a mi tesoro personal, que a veces comparto con amigos.

El amor por la lectura no es algo que se pueda imponer, no recuerdo un solo libro que me hayan pedido leer en el colegio y que haya significado algo para mí. Lo encontré en una crónica y lo cultivé porque encontré otros libros en mi camino que me motivaron a leerlos.

¿Estás buscando tu camino a la lectura?

No dejes que la obligación de leer te mate las ganas. Si en tu colegio te imponen algunas lecturas, busca otras que llamen tu atención o que vayan acorde con tus intereses.

Empieza desde lo pequeño. Si crees que un libro de 300 páginas es demasiado para ti, comienza con cuentos, crónicas o poesía. Explora tus gustos y luego lee cuanto quieras.

No te sometas a una lectura que no te gusta solo por no dejarla inconclusa. Si no conectas con ella, nadie te dice que debes terminarla. El tiempo perdido no se recupera.

Rodéate de lectores. Los grupos son perfectos para incentivar la lectura, puedes intercambiar libros y reseñas para tener mayores referencias a la hora de iniciar un nuevo libro.

By: Hile S.

TEMAS