5 datos sobre la historia de nuestras fiestas

Los festejos novembrinos son un compendio de tradiciones que se mantienen, evolucionan y reflejan la identidad de los cartageneros.

TANIA FLÓREZ DECHAMPS

11 de noviembre de 2020 12:00 AM

“Las personas sin conocimiento de su pasado, origen y cultura son como árboles sin raíces”.

Esta frase de Marcus Garvey, periodista y activista jamaiquino, sintetiza la importancia de conocer la historia y tradiciones como punto de partida para la construcción de la identidad que, en el caso de Cartagena, alcanzan su máxima expresión con la celebración de la Independencia.

Es por esto que El Universal le presenta 5 datos sobre los inicios de nuestras fiestas y cómo se relacionan algunos de los eventos con la historia local:

Las fiestas se comenzaron a celebrar en 1812, un año después del Grito de Independencia, modificando el calendario festivo de la ciudad que se iniciaba con el Día de la Inmaculada Concepción, el 8 de diciembre. Se festejaba el nuevo orden tras librarse del yugo español y por ello se representaban, de manera burlesca, las cortes españolas. Esta tradición se mantiene en los desfiles novembrinos.
Se hacían cabildos mucho antes de la Independencia. Según registros históricos, desde 1693 habían celebraciones aisladas, según el nivel social. El pueblo se reunía en las calles a bailar al son de tambores y los esclavos aprovechaban estos espacios para preservar su lengua, danzas y costumbres. Eran permitidos por la corona española para liberar las tensiones y evitar sublevaciones.
El 11 de noviembre fue, por muchos años la celebración nacional de la Independencia, antes de que se estableciera el 20 de julio como tal, alrededor de 1830. Cartagena fue la primera ciudad en independizarse en 1811, pero esta gesta comenzó en mayo de 1810 cuando se inició la ruta de la emancipación con la expulsión del gobernador español y se nombró la Junta de Gobierno.
El primer reinado de la Independencia fue en 1937, organizado por la Junta Once de Noviembre. Se hizo con el fin de recaudar fondos para financiar los eventos conmemorativos y la ganadora sería aquella que lograra recoger la mayor cantidad de dinero, a través de la venta de votos. Ganó Amira Mouthon, quien representó a San Diego y recaudó 570 pesos.
Desde finales de siglo pasado, se comenzó a abordar la importancia de acompañar la celebración de la Independencia con un componente educativo y cultural, para promover el sentido de pertenencia de los cartageneros. Pero no fue sino hasta el 2004 que nació el Comité Asesor de Fiestas, que en 2006 cambió su nombre a Comité por la Revitalización de las Fiestas de Independencia. El objetivo de esta organización independiente, de la que hacen parte diversas entidades, es promover el estudio, la apropiación social del conocimiento, la reflexión y la gestión para el fortalecimiento de las fiestas
Fuentes: Biblioteca del Banco de la República / Ministerio de Cultura / Comité por la Revitalización de las Fiestas