La deuda de los ciudadanos con el progreso social de Cartagena

La gestión de los funcionarios no es lo único que necesita la ciudad para superar sus problemas, la cartageneros deben aportar al bien común.

TANIA FLÓREZ DECHAMPS

05 de noviembre de 2021 12:00 AM

Las carencias de los ciudadanos de Cartagena inundan a diario los titulares de este y de todos los medios de la ciudad. Y sí, no son exagerados los reclamos ante las instituciones oficiales que cargan con el rezago de administraciones erróneas del erario, el control urbanístico deficiente, la economía local desorganizada y con las acciones insuficientes para superar la pobreza.

Pero, a propósito de la conmemoración de la gesta de los ancestros heroicos, que apostaron todo por nuestra libertad, reflexionemos: ¿qué debemos hacer los cartageneros para contribuir al progreso social de nuestra ciudad?

Desde las prácticas básicas de cultura ciudadana como no arrojar basura en la calle, respetar las filas al esperar el transporte público, basar la convivencia en la tolerancia y el diálogo, hasta adoptar liderazgos positivos que contribuyan a resolver las problemáticas de nuestra comunidad más cercana son buenos puntos de partida. Puede leer: Hoy se conoce nuevo informe de Cartagena Cómo Vamos.

Por cuenta propia

José David Rojas, comunicador y líder cívico del barrio Nelson Mandela, considera que algunas de las dificultades que se resolverían a partir de un mejor actuar de la ciudadanía son la suciedad de la nuestros espacios públicos y los conflictos interpersonales.

Pero resalta que el principal obstáculo de los cartageneros es la falta de apropiación: “La principal característica que nos impide avanzar en cuanto a cultura ciudadana es que no tenemos el suficiente sentido de pertenencia por nuestros barrios ni por nuestra ciudad”.

Explica que hay un desinterés generalizado en Cartagena por los procesos comunitarios y que preocuparnos por lo que pasa en el entorno nos permitiría construir una ciudad distinta. “Nuestro mejor aporte es volvernos más solidarios y dolientes de nuestro alrededor, cada ciudadano debe preguntarse si de verdad está viviendo bien y qué tanto contribuye a que ese lugar donde vive se sienta cada vez mejor. Debemos analizar si nuestro actuar le está haciendo bien o mal a la ciudad”.

A través de su iniciativa ‘Apropiándonos de lo nuestro’ José David comparte con los vecinos de su barrio valores como la apropiación, autogestión y la autogobernanza, pues considera que estos son pilares para motivar la acción y llegar a soluciones, sin esperar que estas se promuevan por terceros.

La principal característica que nos impide avanzar en cuanto a cultura ciudadana es que no tenemos el suficiente sentido de pertenencia por nuestros barrios ni por nuestra ciudad”.

José David Rojas

Educación, la mejor herramienta

Ariel Ramos, líder cultural del barrio El Socorro y lancero de las Fiestas de Independencia en 2017 por su aporte a la revitalización de nuestras tradiciones, opina que para avanzar en cuanto comportamiento cívico en La Heroica es indispensable educar en estas temáticas, desde la primera infancia.

“Mientras no haya pedagogía en ciudadanía no se resolverán nuestros problemas y debe iniciarse desde la primera infancia. Tenemos olvidados a los niños de cuatro o cinco años en los procesos de enseñanza enfocada en ciudadanía, que se debe continuar en la educación formal. Con ello podríamos tener mejores ciudadanos en el futuro”, indicó Ramos.

El líder cultural resalta que las secretarías de educación deberían integrar cátedras de cultura ciudadana, para reforzar este tipo de formación en los estudiantes de todos los niveles escolares. Asimismo destaca que el arte y la cultura son herramientas útiles en el proceso de construir una ciudadanía responsable, aunque estas no tienen el apoyo que deberían en la ciudad.

“Como líder, apoyo la formación integral de los jóvenes, tenemos muchas propuesta y proyectos pero poco apoyo, no hay recursos. Seguimos intentando formar a las nuevas generaciones, no solo en el ámbito cultural sino en muchos otros aspectos. Esta iniciativa de escuelas de formación integral se debería replicar en todos los sectores para educar en valores, buen trato y cultura ciudadana a los más pequeños”, puntualizó Ramos. Le puede interesar: Educación, la hija perdida de Cartagena.

¿Te gustaría recibir en tu celular las noticias más importantes del día? Da clic aquí y escríbenos a Whatsapp.

Las faltas más comunes
Para hacer cumplir las normas ciudadanas contenidas en el Código de Policía y Convivencia, la autoridad impuso 59.260 comparendos en Cartagena, entre el 1 de enero de este año y el pasado 25 de octubre. Entre los comportamientos más sancionados está la ocupación indebida del espacio público, realizar necesidades fisiológicas en estas mismas áreas, reñir e incitar a confrontaciones violentas e irrespetar a las autoridades de policía.