Reinados e Independencia ¿cómo se relacionan?

Con noviembre llegan los reinados: uno local y otro nacional. Pero, ¿cómo se relacionan con la conmemoración histórica? y ¿por qué son importantes?

LIA MIRANDA BATISTA

05 de noviembre de 2021 12:00 AM

“No hay fiestas sin reinado”, expresa con determinación Lester González Rodríguez, Lancero de las Fiestas de Independencia 2016 y un cartagenero orgulloso y conocedor de estas festividades. Para el comunicador social y periodista es clara la consigna: las fiestas novembrinas no solo se reducen a al reinado, pero fiestas sin reinado no hay.

Y es que la relación entre reinas y Fiestas de Independencia es sólida, perenne y especial. De acuerdo con Lester González, todo se remonta a la época hispánica, cuando en la ciudad se conservaban las costumbres y tradiciones impuestas por la monarquía española: “Para esa época solo se hablaba de abolengos (ascendencia ilustre de una persona), de cortes, de virreyes, marqueses”.

Sin embargo, una vez la ciudad logra la independencia absoluta de España, los cartageneros satirizan la corona española. “Los negros cimarrones, mulatos, zambos, mestizos y aborígenes comienzan a burlarse de estas figuras. Usaban coronas, bandas, capuchones en rechazo a ese yugo español”, dijo Lester.

Entre chistes y burlas, se organizaron los primeros reinados para homenajear la belleza física de la mujer. “Nace entonces el reinado nacional, el reinado popular, y en ese momento, se elegían las capitanas de barrios que después pasaron a llamarse reinas: Reina María I de Torices, Bertha I de San Pedro, así nace la tradición”.

Para Lester González, Cartagena de Indias es la ciudad “que más sabe de reinas”. “Aquí llegaban las candidatas y el pueblo ya sabía quién iba a ganar. No por ‘rosca’, sino por ojo clínico” y añade que este plus viene incluso en los genes. “Las niñas desde pequeñas juegan al reinado, en el colegio realizan reinados, en el barrio también, es decir, ya somos una ciudad de reinas por excelencia”.

Amira Mouthón, o ‘Su Majestad Imperial Amirita Mouthón Primera’, con catorce años, fue la primera reina de las Fiestas del 11 de Noviembre en el año 1937. Le puede interesar; 5 datos sobre la historia de nuestras fiestas.

El reinado se ha transformado de acuerdo con la forma como la gente vive estas fiestas. Hoy por hoy, el Reinado de la Independencia es cultural y las chicas son lideresas de sus comunidades”.

Margot Castro Fajardo

Reinas como íconos

Margot Castro Fajardo, funcionaria de la División Promoción Cultural del Instituto de Patrimonio y Cultura de Cartagena (IPCC), expone que las reinas son íconos de las fiestas.

“El reinado se ha transformado de acuerdo con la forma como la gente vive estas fiestas. Hoy por hoy, el Reinado de la Independencia es cultural y las chicas son lideresas de sus comunidades. A través de este es que podemos ver la integración de la comunidad alrededor de la reina”, explica.

Para Castro, las reinas se convierten en el motor de sus comunidades y abanderan procesos de transformación y rescate de las tradiciones festivas.

“Las reinas se convierten en un referente y hacen pedagogía en sus barrios. Por ejemplo, este año se les pidió una propuesta enmarcada en mantener la tradición festiva. Fue así como el 1 de noviembre, todas las candidatas organizaron la tradición del ‘Ángeles Somos’ con los niños y niñas de sus comunidades. Queremos que más allá de la belleza, sean niñas empoderadas como líderes de su entorno”, anotó.

Este 2021 y tras las limitaciones impuestas por el COVID-19, la Alcaldía de Cartagena decretó que las Fiestas de Independencia serán conmemorativas. No obstante, el reinado de la Independencia y el Concurso Nacional de Belleza tendrán su espacio con aforo limitado y desde ya comienzan a elegirse las favoritas.

Como concluye Lester, “quienes jalona al público son las reinas, la gente en Cartagena va a los eventos por las reinas. Hay pasión por ellas”. Puede leer: Día de libertad y reinas.

¿Te gustaría recibir en tu celular las noticias más importantes del día? Da clic aquí y escríbenos a Whatsapp.