Carro libre de coronavirus: así puede lograrlo

Aunque la mejor manera de desinfectar su carro es consultando los servicios de un profesional, hay algunas tareas de limpieza que puede asumir usted mismo.

MARTÍN CARVAJAL CHAMORRO

02 de septiembre de 2020 12:00 AM

Cualquier superficie contaminada puede convertirse en una fuente de transmisión de coronavirus, eso incluye los asientos, el timón y el sistema de ventilación de su auto. Mientras dure la emergencia, deberá atenerse a ciertas medidas de protección personal al tiempo que envía su auto al taller para un proceso de mantenimiento y desinfección.

Las áreas críticas

Cualquier parte de la superficie de un vehículo es susceptible de contaminarse con el coronavirus: los asientos, el timón, la palanca de cambios, los cinturones de seguridad, las alfombras y demás. Como podrá notar, mantener el interior desinfectado es la prioridad, pues este “permanece siempre expuesto por la entrada y salida de personas”, explica Patricia Acero, ingeniera industrial con 22 años de experiencia en el sector del mantenimiento de vehículos.

A pesar de que el coronavirus se transmite principalmente por el contacto entre personas, debe aclararse que el uso del aire acondicionado también representa un riesgo porque pone a recircular partículas contaminadas dentro de un espacio cerrado, lo que significa que la calidad del ambiente y la ventilación empeoran. Para evitar esto, el Ministerio de Salud recomienda viajar con las ventanas abajo.

La desinfección

Algunos de los productos que típicamente se utilizan para limpiar las áreas contaminadas, como el cloro, pueden resultar abrasivos para las superficies del auto, especialmente los cueros. Si va a desinfectar el interior del carro usted mismo, el Ministerio de Salud recomienda rociar todas las superficies con una solución de alcohol al 70 %. En caso de no tener alcohol, puede usar agua jabonosa, pero debe tener en cuenta que no será igual de efectivo. (Lea aquí: Coronavirus: 6 formas de desinfectar carros, motos y bicicletas)

En caso de querer realizar un lavado más a fondo, lo mejor es llevar su vehículo a un taller que ofrezca este servicio. Según Patricia Acero, el procedimiento estándar consiste en rociar el interior del automóvil usando amonio cuaternario (un desinfectante) a través de una máquina termonebulizadora. Adicionalmente, se enciende el aire acondicionado y se cierran las puertas al tiempo que el equipo asperja el material, pues esto pone a recircular el producto por todo el carro y permite asear el sistema de ventilación.

Si el cliente lo desea, también se pueden aplicar desinfectantes especiales con efectos más duraderos. “El proceso tiene dos tiempos. Durante el primero, se garantiza la eliminación de los microorganismos; en el segundo paso, se una capa protectora que es absorbida por todas las superficies internas del vehículo y funciona como un escudo protector”, afirma la ingeniera Acero.

No olvide su aporte

Recuerde también mantener sus manos limpias cada vez que toque una superficie potencialmente contaminada. Para esto, lávese bien las manos con jabón durante al menos 20 segundos, aplique alcohol en una concentración del 70 % a las superficies posiblemente contaminadas, mantenga una distancia de al menos un metro con otras personas, utilice el tapabocas de manera adecuada y evite llevarse las manos a los ojos, la nariz o la boca cuando se encuentre en un ambiente donde hay riesgo de exposición al virus o no se haya aseado correctamente.

Si usted miembro del sector del transporte público, también deberá seguir una serie de indicaciones especiales adicionales, como retirar todos los implementos que no sean estrictamente necesarios y puedan albergar partículas contaminadas, mantener la distancia con agentes de tránsito y personal de gasolineras y mantener su vehículo permanentemente aseado y ventilado, entre otros. Para mayor información, consulte la Resolución 666 del Ministerio de Salud. (Lea aquí: Si no está en las excepciones, no puede salir de la ciudad)