Así operarán los cruceros por el río Magdalena

La rica cultura que se puede encontrar en los pueblos vecinos de este importante afluente podrá ser conocida y disfrutada por turistas del mundo entero.

MILENA CONRADO BARRIOS

30 de octubre de 2021 12:00 AM

El ambicioso proyecto que busca llevar experiencias turísticas y culturales a las poblaciones que se encuentran en la ribera del río Magdalena marcha sin retrasos y con la meta fija de arrancar operaciones en el 2023. Así lo dio a conocer Camilo Calderón, gerente de Metropolitan Touring, compañía que busca compartir la rica cultura de estos territorios y generar una importante fuente de ingresos para sus habitantes gracias a estos atractivos recorridos a través de este importante y rico afluente colombiano. Le puede interesar: Se vienen los cruceros fluviales.

Con una inversión estimada en 16 millones de dólares, este operador turístico ofrecerá a los viajeros la posibilidad de disfrutar 7 noches por el río Magdalena durante las 52 semanas en un recorrido de 750 kilómetros. Aunque toda marcha de acuerdo con el plan, estos son algunos de los aspectos a mejorar para que todo inicie sin problemas en el 2023.

Cartagena se mantiene como el centro de operaciones de este servicio de cruceros y desde este puerto zarparán hacia destinos como Barranquilla y Mompox, a la espera de un listado definitivo de rutas y paradas que también serán determinadas por los esfuerzos de las autoridades de cada uno de los pueblos por donde transite el crucero, ya que serán ellos los encargados de construir los muelles para que los viajeros arriben de manera cómoda y segura.

2023
es el año en que comenzarían a operar los cruceros por el río Magdalena.

Retos técnicos

Calderón comentó que las condiciones mínimas para que esta aventura inicie están dadas, pero hay algunas que son “susceptibles de ser mejoradas”, resaltando que, desde un punto de vista técnico, “tiene que haber un dragado permanente en ciertos puntos críticos como la entrada al Canal del Dique”, zona sensible especialmente por la alta sedimentación en el acceso a la bahía de Cartagena. Este debe ser un esfuerzo constante que se debe adelantar por parte no solo de alcaldes y gobernadores, sino especialmente del Gobierno nacional quien dio su palabra para dragar tramos específicos de los recorridos como el brazo del río que pasa frente a la colonial Mompox y otra de las áreas críticas, en el sector del bajo Magdalena - zona comprendida entre el Banco Magdalena y Barranquilla o Cartagena -.

Inversión de los municipios

“Para que haya turismo tienen que darse dos cosas importantes: la primera es el contenido, es decir, que el sitio donde la gente se baje tenga un contenido interesante, genuino, y creemos que eso existe en el río Magdalena. Hay pueblos interesantísimos, con una cultura espectacular, con música, con gastronomía, con todo. Eso está dado. Pero por el otro lado, también es belleza, porque cuando vas a un lugar quieres admirar, quieres sentirte bien, ver que las cosas están limpias, ordenadas”, expresó el gerente de Metropolitan Touring, resaltando que son precisamente en este tipo de condiciones físicas y de embellecimiento en las que se debe trabajar de manera dura en los municipios antes del inicio de la operación.

El dragado continuo en ciertos puntos del canal del Dique es esencial para que los cruceros fluviales comiencen a navegar.

Complemento perfecto de la economía

Calderón agregó que la economía que se mueve actualmente a través de los territorios de influencia del río Magdalena es “un complemento perfecto” para la actividad turística. En medio de este escenario activo en el que se transportan mercancías (especialmente hidrocarburos) y pasajeros a través de barcazas entre distintos municipios, el músculo del turismo llegaría para aportarles ingresos económicos directos gracias a sus actividades culturales, gastronómicas, logísticas, entre otras.

“En este tipo de servicios, como lo es un crucero, se consume cultura”, señaló haciendo alusión a que los pasajeros al llegar a un nuevo puerto “les interesa la música, las artesanías, la arquitectura y la gastronomía”, brindando así la oportunidad para que más miembros de las comunidades puedan obtener beneficios económicos gracias al río Magdalena, pero sobre todo a su inmensa y valiosa riqueza cultural. Puede leer: Los efectos de la suspensión de los cruceros a la economía local.

¿Te gustaría recibir en tu celular las noticias más importantes del día? Da clic aquí y escríbenos a Whatsapp.