Marítimo


Los aprendizajes que dejó el bloqueo del canal de Suez

De acuerdo con los expertos, lo peor de los efectos del bloqueo ya pasó. Sin embargo, el incidente dejó en evidencia los problemas inherentes a las megaembarcaciones.

MARTÍN CARVAJAL CHAMORRO

30 de junio de 2021 12:00 AM

Entre el 23 y el 29 de marzo, el barco Ever Given de la compañía Shoei Kisen Kaisha acabó atascado a lo ancho del canal de Suez, obstruyendo el tránsito de cientos de embarcaciones en ambos sentidos del paso acuático, uno de los más transitados del mundo y ruta obligada del 12 % del comercio mundial. El canal tiene un ancho de entre 280 y 345 metros, el Ever Given mide 400 metros de largo. Se necesitó un complejo operativo y un equipo de remolcadoras para sacarlo de ahí.

Consecuencias

El efecto inmediato fue en embotellamiento masivo de barcos mercantes. Unos 369 navíos esperaban pasar a lo largo del canal. Algunos decidieron cambiar de rumbo y pasar por el cabo de Nueva Esperanza, un camino mucho más largo que involucra rodear toda África. En el marco de la pandemia por COVID-19, esto provocó mucha preocupación e incertidumbre en algunos gremios.

En primer lugar, está el hecho de que los barcos transportaban todo clase de bienes: tecnología de punta, partes de máquinas, alimentos perecederos y hasta ganado. Un ejemplo muy comentado durante ese tiempo fue el de los sectores automotriz, de entretenimiento y telecomunicaciones, que ya estaban sufriendo problemas por escasez de microprocesadores y chips, por lo que su línea producción se retrasó una semana entera. Además de eso, las demoras en las entregas de barriles de petróleo dispararon los precios temporalmente.

Otro problema que se agudizó por el incidente fue la escasez de contenedores por la que el mundo atraviesa. Desde que empezó la pandemia, los puertos empezaron a disminuir el número de cargamentos enviados como consecuencia de las medidas de bioseguridad y las cuarentenas. El bloqueo del canal fue un estorbo adicional en el flujo de depósitos, lo que significó un entorpecimiento general de las operaciones y del comercio mundial. La revista noticiosa Lloyd’s List estima que el bloqueo provocó retrasos equivalentes a 9,6 mil millones de dólares.

Afortunadamente, la situación comenzó a normalizarse a comienzos de junio para Europa, África y Asia. América Latina, entretanto, solo se vio afectada levemente. Según Lars Oestergaard Nielsen, director de operaciones de Américas Maersk, el principal problema para la región fue la escasez de contenedores refrigeradores, pero este quedaría controlado para finales de abril y así fue.

¿Qué pasó con el Ever Given?

Se encuentra detenido en otro sector del canal, conocido como el Gran Lago Amargo, mientras la Autoridad del canal de Suez resuelve sus pleitos legales con la Shoei Kisen Kaisha. Inicialmente, exigieron 916 millones de dólares en compensación, pero luego bajaron el monto a 550 millones de dólares. Hasta la fecha, no se ha declarado un fallo de ningún tipo (Puede leer: Egipto espera indemnización por bloqueo en Canal de Suez).

Lecciones

Más allá de lo que dice sobre la fragilidad del comercio marítimo mundial, el incidente del Ever Given es un ejemplo de lo que puede ocurrir a medida que los barcos mercantes se hacen cada vez más grandes y tratan de acumular más carga. Además de sus 400 metros de largo, tiene un tonelaje bruto de 220.940 y es capaz de cargar 20 mil TEU, lo que lo convierte en uno de los más grandes del mundo. Eso también lo hace más difícil de maniobrar y deja un margen de error muy estrecho (Le puede interesar: Egipto empieza a ampliar el Canal de Suez tras el bloqueo del ‘Ever Given’).

El 23 de marzo, el canal de Suez estaba experimentando vientos de aproximadamente 74 Km/h, lo que hizo que el barco perdiera estabilidad y resultó en la aparatosa obstrucción. De hecho, el Ever Given ya había experimentado un choque debido al viento en el 2019. Tanto Raul Khana, director de Marine Risk Consulting, como Laura Samaniego, profesional de relaciones internacionales, concuerdan en que las dimensiones de estos barcos, sumadas al apilamiento de los contenedores, los convierte en naves especialmente vulnerables a los accidentes e imprevistos.

Los incendios, la pérdida de carga, las dificultades para maniobrarlos y los altos costos en seguridad y reparaciones son el pan de cada día de las megaembarcaciones. El caso del Ever Given dará para discutir sobre el verdadero futuro de estos navíos dentro en el ecosistema del comercio marítimo mundial.

¿Te gustaría recibir en tu celular las noticias más importantes del día? Da clic aquí y escríbenos a Whatsapp.

Ever Given es uno de los portacontenedores más grandes del mundo. // 123RF.

  NOTICIAS RECOMENDADAS