Así es la gestión en las operaciones de importación en Colombia

15 de julio de 2019 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Colombia tiene gran reputación como un país exportador porque envía café, flores, frutas y otros productos de muy buena calidad al resto del mundo, pero así como los empresarios del territorio nacional generan ingresos por producir y mandar mercancías hacia afuera, también necesitan o prefieren importar productos desde el exterior, sea porque no los hay en Colombia o porque son más baratos y mejores en otros lugares.

Según el Boletín Técnico de abril de 2019 del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE), el sector más dinámico es el de las manufacturas (productos industriales), que representan más del 70% de las importaciones colombianas. La misma entidad reportó que las importaciones crecieron en un 11,2% entre 2017 y 2018, pues se pasó de invertir 46.071 millones de dólares en ellas a invertir 51.230 millones de dólares.

Cómo se da una importación

El proceso empieza cuando un cliente y un proveedor llegan a un acuerdo de compraventa sobre un producto específico. A partir de ahí, ambos deben ponerse en contacto con un agente de cargas, que se encargará de transportar la mercancía de un destino a otro, de bodega a bodega, de puerto a puerto.

Durante ese trayecto, ambas partes contratan la asesoría de una Sociedad de Intermediación Aduanera (SIA), la cual se encargará de ayudarlas a diligenciar los documentos, impuestos y requisitos necesarios frente a los organismos de control de sus respectivos países. En Colombia, esos organismos son la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (DIAN) y el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo (Mincit).

Si bien el proceso general de importación aplica para todo el territorio nacional, pueden haber algunas variaciones. Según Antonio Quintero de Ávila, gerente de Anqui SGI Consulting, “depende del puerto donde lleguen los productos, pues cada uno tiene un procedimiento y requerimientos específicos, por ejemplo, para disponer de los contenedores”.

Alba Ramírez Osorio, directora de la seccional de Aduanas de Cartagena, recuerda a todos los importadores del país que siempre deben asegurarse de que su mercancía “esté presentada, exista, cumpla con las restricciones legales o administrativas y no esté incursa en procesos penales”. De otro modo, nacionalizarla será imposible o, por lo menos, mucho más complicado.

Sobre el proceso de importaciones

Hay tres aspectos claves que los declarantes de importaciones siempre tienen presente: la modalidad, el régimen y la documentación de un artículo. La modalidad se refiere al uso que se le dará al producto cuando llegue a su destino (por ejemplo, reclamarlo normalmente o modificarlo para exportarlo más tarde).

El régimen es el grado de autorización que tiene el producto para entrar a un país. En Colombia existen tres: libre, previo y prohibido. El régimen libre contempla todos los productos que pueden entrar al país siempre y cuando cumplan con todos sus documentos y permisos. Las mercancías del régimen previo necesitan un permiso especial, llamado Licencia de Importación, que se tramita directamente ante el Mincit.

El régimen prohibido contempla todos los artículos que bajo ninguna circunstancia podrán entrar a Colombia, como los juguetes bélicos, las armas químicas, biológicas y nucleares, los residuos nucleares, desechos tóxicos, mercancías prohibidas por convenios internacionales y razas de perros como los pitbull terrier y los staffordshire terrier.

El último aspecto fundamental en el proceso de importación es contar con la documentación necesaria, como los permisos reglamentarios y, lo más importante, la Declaración de Importación, donde se registra la descripción de la mercancía, el medio de transportación, la posición arancelaria, quiénes son los declarantes, cuánto se pagará en impuestos (en moneda nacional y en divisas) y demás.

Para facilitar todo el proceso, los importadores contratan los servicios de las SIA, quienes se encargan de brindarles asesoría para realizar la nacionalización de forma adecuada. Según Martha Villanueva Ariza, directora Administrativa y Financiera de la SIA Sudeco, estas empresas ayudan a sus clientes a “definir la clasificación arancelaria de la mercancía a importar, elaborar y tramitar los registros de importación ante el Mincit y supervisar el descargue de mercancías en el puerto”, entre otros servicios.

Permisos según la mercancía

- Instituto Colombiano Agropecuario (ICA) y Ministerio de Ambiente autorizan especies animales o vegetales.

- Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (ANLA) autoriza especies en peligro de extinción

- Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (INVIMA) autoriza medicamentos, productos de higiene, cosméticos o bebidas alcohólicas.

- Ministerio de Cultura autoriza obras de arte o bienes culturales.

- Agencia Nacional Minera autoriza productos de la minería y joyería.

- Superintendencia de Seguridad y Vigilancia autoriza circuitos cerrados de televisión.

- Autoridad Nacional de Acuicultura y Pesca (AUNAP) autoriza bienes del sector pesquero.

Los importadores deben asegurarse de que su mercancía esté presentada, exista, cumpla con las restricciones legales o administrativas y no esté incursa en procesos penales”.

Alba Ramírez Osorio

Directora de la seccional de Aduanas de Cartagena

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Puertos

DE INTERÉS