Cartagena, puerto comercial de América


Conozca el proyecto que potenciaría el comercio por la bahía

Las obras ya se encuentran listas para ser adjudicadas el próximo año. La principal preocupación es qué tan eficientes serán a la hora de mitigar el impacto ambiental.

MARTÍN CARVAJAL CHAMORRO

27 de octubre de 2020 12:00 AM

El puerto de Cartagena es uno de los principales para el comercio de Colombia, el Caribe y América Latina; de hecho, podría ser aún más complejo y eficiente. Una de las iniciativas que se anunció con el Plan de Ordenamiento Territorial (POT) de Cartagena en el 2001 fue el Sistema Bahía de Cartagena – Canal del Dique, una red de transporte acuático que integraría a la ciudad con el resto del país de forma más eficiente.

Esta iniciativa empezará a tomar forma unos 20 años después. “Tal como fue anunciado desde la Presidencia de la República, el Macroproyecto del Canal del Dique está listo y será adjudicado en el primer semestre del 2021”, comentó a este medio el gobernador de Bolívar, Vicente Blel Scaff. La fase de precalificación inició en julio de 2020 y se espera que termine el 16 de diciembre. Para febrero del próximo año se escogerán a los candidatos que cumplan con los requisitos y más tarde se decidirá a quién se le asigna el contrato de las obras. (Lea también: Proyecto del Canal del Dique sería adjudicado en 2021).

En qué consiste

El Canal del Dique, creado en 1934 y ampliado en 1952, tiene 60 metros y conecta a la bahía con el río Magdalena, lo que, en teoría, permite la navegación fluvial a lo largo de ese tramo y facilita el comercio entre Cartagena y el interior del país.

De acuerdo con el gobernador Vicente Blel, se trata de una apuesta “estratégica para toda la región Caribe, con una inversión de más de 5,6 billones de pesos y un impacto positivo en más de 1 millón y medio de habitantes en 20 municipios; 11 de estos en Bolívar, incluyendo a Cartagena, ocho en Atlántico y uno en Sucre”.

Algunos beneficios de esta iniciativa incluyen permitir “la navegabilidad permanente y óptima por el Canal del Dique, controlar la intrusión salina y garantizar el suministro de agua potable para la región, disminuir las inundaciones y los niveles de agua en el canal y asegurar el recurso hídrico para la ganadería y la pesca”, afirma el mandatario.

Además, el proyecto será el soporte principal de varios proyectos de riego en Bolívar y disminuirá los costos en transporte, tiempo y logística para llevar diferentes productos hasta los puertos de Cartagena y Barranquilla.

¿El fin de los problemas ambientales de la bahía?

Ahora bien, ¿por qué todo lo anterior aún no es posible? La razón es que Canal del Dique se hizo sin tener en cuenta los posibles impactos ambientales. Trae consigo todos los sedimentos, residuos y metales pesados provenientes del río Magdalena, lo que da como resultado un fondo lodoso que dificulta la navegabilidad en él.

Estas aguas fangosas y contaminadas acaban en las bahías de Cartagena y Barbacoas, amenazando con reducir su profundidad y degradando profundamente los ecosistemas de ambas. Según el Fondo Adaptación del Ministerio de Hacienda, se estima que el canal recibe 8 toneladas anuales de sedimentos; 2,9 toneladas van a parar en Cartagena y otras 2,9 toneladas en Barbacoas. La sola existencia del Canal del Dique ha significado una larga serie de problemas ambientales. (Para mayor información lea: Cuidado ambiental de la bahía: una deuda pendiente).

Es por lo anterior que una de las medidas que causa mayor expectativa del macroproyecto es el Plan de Manejo Hidrosedimentológico. Mediante la creación de un sistema de compuertas y esclusas la cantidad de sedimentos y contaminantes podría reducirse significativamente y, en algunos casos, anularse por completo.

El gobernador de Bolívar enfatiza que todos los permisos ya están tramitados frente a la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (ANLA) y que las esclusas se encuentran en Calamar y Puerto Badel. Se espera que, si todo sale bien, las zonas afectadas se puedan recuperar ecológicamente y se controle la salinidad del área del canal creando una nueva fuente de agua potable para los habitantes de la zona.