Electrocardiograma y otros exámenes que diagnostican fallas cardiacas

A la hora de examinar la salud de nuestro corazón es importante diferenciar las pruebas que ordena el especialista.

MILENA CONRADO BARRIOS

29 de septiembre de 2021 12:00 AM

Recientemente tuve que acompañar a un familiar hospitalizado, a quien en medio de los exámenes de control le ordenaron unas pruebas específicas para evaluar el funcionamiento del corazón.

Al leer la orden del especialista me encontré con algunos nombres que, aunque sabía que hacían referencia al estudio del corazón, no entendía bien para qué eran ni por qué los habían ordenado. Uno de ellos requería incluso de un traslado del paciente a una institución especializada en otra ciudad, pues son escasos los centros médicos que cuentan con una completa dotación tecnológica.

Me di a la tarea de investigar estos exámenes y evitar quedar confundido sobre la razón por la cual se ordenan. Le presentamos un glosario que, si tiene dudas como yo, le ayudará a entender todo lo relacionado con estas pruebas.

Electrocardiograma

Esta prueba, que registra la actividad eléctrica del corazón, se ordena para analizar posibles arritmias, estudiar enfermedades cardíacas y tratar episodios agudos de enfermedad coronaria e infarto de miocardio.

Durante este examen, el paciente debe estar recostado mientras le colocan los electrodos (adhesivos o ventosas) en cada brazo, las piernas y en el tórax. Los cables del electrocardiógrafo recogen los impulsos eléctricos producidos por el corazón desde diferentes posiciones, que se imprimen en un papel milimetrado. El paciente debe permanecer relajado e inmóvil, con un ritmo respiratorio normal.

Este tipo de pruebas también pueden realizarse mientras se lleva a cabo algún tipo de actividad física, para determinar si hay suficiente flujo de sangre al corazón cuando está exigido. A los pacientes que no están en condiciones de hacer ejercicio se les administra un medicamento que hace que el corazón lata más fuerte y más rápido. Le puede interesar: Diagnóstico de enfermedad cardiovascular, más difícil en mujeres.

Ecocardiograma

Por medio de esta prueba diagnóstica, que a través de ultrasonidos ofrece una imagen del corazón, el especialista puede apreciar el funcionamiento de este órgano, especialmente en lo que tiene que ver con el movimiento de las cavidades cardíacas y las válvulas, para así identificar afecciones de tipo vascular.

Este examen se emplea para diagnosticar, entre otras, la enfermedad de las arterias coronarias.

El ecocardiograma no es doloroso ni tiene ningún tipo de riesgo. Durante la prueba, que toma entre 15 y 20 minutos, se aplica un gel sobre el pecho del paciente, quien debe permanecer recostado y relajado, para que luego un pequeño dispositivo permita transmitir la imagen del corazón a la pantalla.

Existen dos tipos de ecocardiograma: el transtorácico, que se realiza a través de la pared torácica, y el transesofágico, muy útil ante la sospecha de ciertas patologías, que se realiza por medio de una sonda introducida por el esófago y que permite obtener imágenes más definidas.

Holter

Este pequeño dispositivo portátil, diseñado para hacer un seguimiento prolongado del ritmo cardíaco del paciente, registra los latidos del corazón y se ordena para hacer seguimiento durante uno o dos días.

Este examen se ordena para determinar si existe alguna limitación con el ritmo cardíaco (arritmias) y generalmente, el profesional lo solicita luego de que el paciente se haya hecho el electrocardiograma, ya que necesita estudiar los latidos por más tiempo.

TAC cardíaca

Este examen se emplea para cuantificar la cantidad de calcio en las arterias coronarias y determinar la posible presencia de placa. Puede leer: Los enemigos del corazón.

Recuerde que la mayoría de estos exámenes no cuentan con restricciones ni efectos secundarios. Son procedimientos seguros.

Imagen de perfusión miocárdica

También conocido como prueba de esfuerzo nuclear, durante este examen se le inyecta al paciente una pequeña dosis de material radioactivo que se acumula en su corazón. Con este líquido se puede determinar el efecto del estrés físico y emocional en el flujo de la sangre a través de las arterias coronarias y su músculo cardíaco.

Angiografía coronaria

Para esta prueba, más especializada, que se centran en las arterias coronarias, existen dos modalidades: la angiografía por TC que utiliza tomografía computarizada y medio de contraste intravenoso; y la que se realiza por catéter, que emplea fotografías del flujo de sangre a través de las arterias coronarias.

¿Te gustaría recibir en tu celular las noticias más importantes del día? Da clic aquí y escríbenos a Whatsapp.