Pandemias, epidemias, endemias: aprenda en qué se diferencian

25 de marzo de 2020 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Pandemia y epidemia, términos que tienden a causar pánico y confusión entre la población mundial. Hay un tercero que es menos conocido, endemia, pero es igual de importante tenerlo en cuenta para comprender lo que estas palabras realmente significan. Una mirada a su etimología resulta ilustrativa: todas comparten la raíz “demos”, que viene del griego y significa “pueblo”.

Epidemia

El prefijo “epi” significa “por sobre, encima de”. En sentido figurado, se habla de epidemia cuando una enfermedad que antes no había sido detectada en una población “cae” sobre ella de manera súbita o bien rebasa los niveles normales de incidencia. La Organización Mundial de la Salud (OMS) la define como “la aparición en una comunidad o región de casos de una enfermedad, de comportamientos específicos relacionados con la salud o de otros hechos de salud que exceden a la expectativa normal”. Popularmente, se les llama “pestes” o “brotes”.

Un caso histórico fue la epidemia de cólera que afectó en 1849 a Cartagena y a otras localidades de la costa de aquel entonces como Turbaco, Santa Marta, Turbana y Ciudad de Panamá. Era la primera vez que esta enfermedad aparecía en territorio colombiano y dejó un saldo de unas 20 mil víctimas. También puede haber casos de “epidemias de una sola persona”, como lo explica el intensivista y epidemiólogo Mario Mendoza Orozco: “Cuando se detectó en Colombia el primer caso de coronavirus, ya podíamos decir que estábamos ante una epidemia”.

Mendoza señala que las epidemias “atacan principalmente a los pacientes que no tienen inmunidad contra la infección”, algo que ha quedado ampliamente demostrado en Estados Unidos, donde en años recientes han ocurrido varios brotes de enfermedades que se consideraban virtualmente erradicadas (como el sarampión) debido a las acciones del movimiento anti-vacunas.

Pandemias

El prefijo “pan” significa, “todo”; pandemia quiere decir “todo el pueblo”. La OMS la define como “la propagación mundial de una nueva enfermedad”; en otras palabras, es una epidemia que se generaliza por toda la Tierra. Anteriormente, la organización identificaba seis fases por las que un brote tenía que atravesar antes de ser denominado como pandemia, desde el momento en que el agente infeccioso aparece en organismos vivos hasta cuando se adapta a los seres humanos y se disemina entre ellos con extrema facilidad.

A raíz de los errores de cálculo ocurridos durante la pandemia de la gripa A (H1N1), la OMS considera más prudente estudiar las epidemias que se diseminan por el mundo de acuerdo con su desarrollo y la efectividad de las medidas de contención que se adopten, antes de categorizarlas como preocupaciones de máxima alerta global. Es por esto que el Covid-19 no fue declarado pandemia sino hasta hace unas semanas, aunque ya había reportes de contagiados en varios países. (Lea aquí: OMS declara pandemia por coronavirus)

Controlar una enfermedad que alcanza este estatus requiere de grandes esfuerzos para evitar el contagio, lo cual incluye el aislamiento de los pacientes infectados y los casos sospechosos, atenerse a un estricto código de higiene y disposición de material posiblemente contaminado, la suspensión de eventos masivos y de viajes, la realización de estudios a fondo para conocer cómo se trasmite y se cura la enfermedad y la aplicación masiva de tratamientos y vacunas (cuando las haya).

Fue, por ejemplo, a través de estas medidas que se erradicó la viruela, una de las enfermedades infecciosas más graves y antiguas que la humanidad haya conocido. Una campaña de proporciones similares fue lo que permitió controlar el sida durante los años 80.

Endemia

“En” quiere decir “dentro de” y “endemos” quiere decir “nativo”. Las endemias son enfermedades características de una estación o de una zona geográfica determinada que se presentan con cierta regularidad y, por esta razón, son más fáciles de anticipar y prevenir, al menos en teoría. En el mejor de los casos, la población se vuelve inmune, sea naturalmente o a través de vacunas. Ejemplos en la costa caribe americana incluyen la fiebre amarilla y el dengue. (Lea aquí: A Minsalud le preocupa el aumento de casos de dengue en el país)

Algunas de las pandemias más conocidas y letales de la historia fueron la viruela, el sida, el cólera, la peste bubónica, la malaria, el SARS y el MERS (estas dos últimas ocasionados por coronavirus). Aunque no hay registros de cifras exactas para algunas de estas enfermedades, es seguro que las víctimas fueron millones y que ocurrieron brotes masivos a lo largo de varias décadas y en lugares distintos. La peste bubónica, por ejemplo, decimó la población de Europa en un 40 % o 50 % durante la Edad Media y acabó aproximadamente con 25 millones de ciudadanos en India y China a finales del siglo XIX y principios del XX.

En cuanto a la viruela, los historiadores modernos consideran que esta, y no el poderío militar, fue el factor decisivo que dio paso al triunfo de los españoles y a la conquista de América, llegando a mermar un 90 % u 80 % de la población nativa en algunos territorios. Siglos después, campañas de vacunación masivas entre las décadas de los años 50 y los 70 prácticamente erradicaron esta enfermedad.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Salud

DE INTERÉS