El heroísmo de los empresarios turísticos

Luego de seis duros y largos meses, la actividad turística en el Corralito de Piedra finalmente enciende motores mientras lucha por sobrevivir.

La Fantástica, sin duda la ciudad más importante de Colombia en materia de turismo, ha pasado semanas difíciles en medio de las medidas de aislamiento social que han tenido que imponerse para mitigar la propagación del coronavirus.

La crisis sanitaria y económica generada por la pandemia golpeó fuertemente al sector turístico, dejando a miles de personas sin empleo ni fuentes de ingreso y originando el cierre de varios negocios que, a pesar de su tradición y el esfuerzo de sus dueños por seguir adelante, no pudieron resistir la voraz recesión y debieron buscar nuevas opciones para continuar luchando por sus sueños.

“Soldados caídos”

Algunas de las empresas que se vieron forzadas a detener sus operaciones y que, por lo pronto, no volverán a abrir sus puertas en la ciudad, incluyen restaurantes, hoteles, joyerías, tiendas de moda, cafés, bares, entre muchos otros.

Cartagena de Indias es la ciudad “heroica”, bautizada así por la resistencia de sus habitantes en la época de la Independencia de Colombia y por su capacidad de lucha y aguante. Hoy, en tiempos de COVID-19, debemos hablar nuevamente del heroísmo de los cartageneros, de sus inmensurables esfuerzos para soportar la peor crisis económica en la historia reciente del país y por mantener sus negocios abiertos, apalancando así la recuperación financiera y permitiéndole a miles de personas recuperar y conservar sus empleos.

Y es que se debe tener un espíritu heroico para soportar tantos meses con las operaciones empresariales en pausa y sin recibir las ayudas necesarias por parte del Gobierno nacional. Antes de la reapertura y del inicio de esta nueva fase denominada de aislamiento selectivo, la cual se viene dando muy lentamente, fueron frecuentes las protestas, siempre pacíficas, y las campañas en redes sociales para visibilizar cómo las diferentes empresas que se desarrollan alrededor del turismo, uno de los últimos sectores en reactivarse, tuvieron que afrontar esta difícil crisis, prácticamente en solitario.

Reducida ocupación hotelera

De acuerdo con datos de Cotelco, las cifras de la ocupación hotelera en Cartagena durante septiembre cerraron en un 12,13 %, números que dan muestra de lo dura y lenta que va a ser la reactivación. Así mismo, la proyección para los últimos tres meses del año no es tan alentadora, aumentando a 16,01 % en octubre, 19,42 % en noviembre, y 25,04 % en diciembre. Durante enero del 2019, La Heroica tuvo una ocupación hotelera del 68,99 %, pero para el mismo mes del 2021 no se espera una ocupación mayor al 29,93 %.

Eventos en Cartagena

Además del turismo tradicional, otro de los grandes sectores que mueven un gran número de viajeros es el de los eventos y congresos, los cuales por el resto del año solo se podrán realizar de manera virtual y únicamente hasta el 2021 regresarían a los escenarios de la ciudad para desarrollarse de manera presencial. Se deben esperar al menos otros seis meses para que esta actividad inicie de manera formal, pues los que se encuentran confirmados solo se llevarían a cabo hasta marzo del 2021.

Sobreviviendo a la pos pandemia

Desde Fenalco Cartagena se habla de una verdadera “tragedia social” ya que son más de 85 mil los empleos que se han perdido (aquí no se incluye la informalidad que cobija a miles de trabajadores que se desenvuelven alrededor del turismo). Su directora, Mónica Fadul, también advierte que, a pesar de la reactivación, la ciudad todavía no alcanza a apreciar la verdadera magnitud de esta “tragedia económica”. El Centro de Estudios del Trabajo, Cedetrabajo, indica que al menos 1.800 negocios no pudieron sobrevivir a los períodos de confinamiento y aislamiento social, al tiempo que más de 18 mil tratan de seguir adelante con la sombra de la quiebra y el cierre definitivo a sus espaldas.

Sobreviviendo a la pospandemia

Desde Fenalco Cartagena se habla de una verdadera “tragedia social” ya que son más de 85 mil los empleos que se han perdido (aquí no se incluye la informalidad que cobija a miles de trabajadores que se desenvuelven alrededor del turismo). Su directora, Mónica Fadul, también advierte que, a pesar de la reactivación, la ciudad todavía no alcanza a apreciar la verdadera magnitud de esta “tragedia económica”. El Centro de Estudios del Trabajo, Cedetrabajo, indica que al menos 1.800 negocios no pudieron sobrevivir a los períodos de confinamiento y aislamiento social, al tiempo que más de 18 mil tratan de seguir adelante con la sombra de la quiebra y el cierre definitivo a sus espaldas.

Necesitan apoyo

Si bien los términos de moda en esta coyuntura, ya un poco gastados, son la “nueva normalidad” y “reinventarse”, para quienes viven del turismo en Cartagena no ha sido fácil adaptarse ni mucho menos sobrevivir en estas condiciones, especialmente porque la esencia de su función, los turistas, se tardarán en regresar.

La palabra “héroes” también debe resonar en nuestro país en medio de esta nueva fase de aislamiento selectivo, incluso quedándonos cortos para destacar la lucha feroz que continúan librando para no desaparecer y seguir poniendo a Cartagena en el primer lugar de interés turístico de Colombia.

No los dejemos solos. Ya son demasiados las víctimas en esta lucha contra la pandemia, por lo que es necesario que autoridades locales y nacionales den un paso adicional para proveer de confianza y entusiasmo a estos empresarios heroicos, así como de recursos adicionales para que sus negocios puedan sostenerse y tengan la posibilidad de aportar para que los índices de desempleo y pobreza en la ciudad se reduzcan y pronto poder vivir mejores tiempos.