Columna de cine: Los nazis ya no llenan las salas de cine

22 de noviembre de 2018 12:04 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Overlord ha sido un fracaso de taquilla a nivel mundial, no ha recuperado la inversión y tiene que competir con otras cintas mucho más publicitadas como Bohemian Rhapsody y  Fantastic Beasts. La dura realidad es que su recaudación no tiene pinta de mejorar significativamente, lo cual descarta la realización de una posible secuela. Esto es una verdadera pena ya que se trata de una de las películas ambientadas en la Segunda Guerra Mundial más entretenidas que ha producido Hollywood durante los últimos años.

La historia transcurre en la víspera del desembarco de Normandía y sigue a un grupo de paracaidistas estadounidenses que tienen como misión dinamitar una torre de comunicaciones alemana en territorio francés, disminuyendo así las defensas del ejército de Hitler y haciendo un poco menos complicada la llegada de los norteamericanos a la Europa continental, recordemos que el Día D fue la invasión naval más grande en la historia de la humanidad y su logística fue todo menos simple.

El avión en el que se transporta el escuadrón es derribado y sólo un puñado de gringos  logra salvarse, convirtiéndose inmediatamente en los protagonistas. Entre el grupo de sobrevivientes destacan el soldado raso Boyce, un carismático afroamericano que se rehúsa a matar en plena guerra, y el cabo Ford, un infalible experto en explosivos que no permitirá que nada se interponga entre él y su misión. Ellos encuentran una indispensable aliada en la joven francesa Chloe, un fuerte personaje femenino que resulta de una mezcla entre Ripley de Alien y Shosanna de Inglorious Basterds.

Entre todos los conflictos desatados sobre el planeta tierra durante el extenso y violento progreso de la humanidad, los soldados nazis son recordados por nuestra civilización como los combatientes más arrogantes y brutales de la historia, su naturaleza repugnante los convierte en un recurso narrativo muy útil para una película de acción ya que se puede disponer de ellos sin escatimar en crueldad, tal y como lo hicieron los soviéticos en la Batalla de Berlín hace 73 años. Overlord combina distintos géneros cinematográficos, entre ellos la ciencia ficción y el horror: nuestros héroes deben enfrentarse a supersoldados nazis zombies mientras intentan derribar la torre de comunicaciones alemana, tal vez suene ridículo pero es genial.

Josef Mengele fue una de las figuras más oscuras de la Schutzstaffel, aquel médico que experimentó con prisioneros de guerra y logró evadir la justicia de Nuremberg viviendo su vejez en Brasil. El estereotipo del científico loco nazi tiene un rol central en esta película, lo que hace inevitable recomendarles tres joyas que incluyen personajes similares: The Boys From Brazil, Marathon Man y la española Tras el cristal. En Overlord además exploran esa versión mística de los nazis, a quienes se les ha vinculado con lo sobrenatural y el ocultismo en otras cintas como Raiders Of The Lost Ark y Hellboy.

La Segunda Guerra Mundial fue probablemente el evento más importante del siglo pasado y ha sido abordada en numerosas oportunidades por grandes cineastas; las pesadillas de post-guerra de Andrzej Zulawski; los dramas históricos de Steven Spielberg; las fantasías nucleares de Hideaki Anno. Overlord no llega a ser una gran obra de arte como Possession o Schindler´s List, pero condensa 110 minutos entretenidos con uno que otro destello de genialidad. 

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Farándula

DE INTERÉS