Farándula


Constanza Hernández, el acierto de “Pasión de gavilanes”

“Panchita” le dio la oportunidad de integrar actuación, canto y baile en un personaje, algo que no había hecho.

HEIDI LLANES

04 de septiembre de 2022 10:00 AM

Cuando se dio el disparo de salida para la tan esperada segunda temporada de “Pasión de gavilanes”, la expectativa entre la teleaudiencia se centraba en los nuevos personajes. Se sabía que la historia se situaba dos décadas después, tal como en realidad ha transcurrido el tiempo, entonces conocer la historia era curiosidad general.

El mundo creado en ese ambiente vaquero sigue seduciendo a un público que pidió continuidad de la ficción, y aunque la mayoría de los personajes regresó con sus vivencias, dos de ellos se encarnan en otros actores, en esta oportunidad con más notoriedad.

Para resaltar, está la actuación de Constanza Hernández, quien encarna a Panchita López, la incondicional amiga de Rosario Montes, compañera de noches y música en el Bar Alcalá, hasta donde regresa a reencontrarse 20 años después.

En la primera temporada este personaje fue interpretado por la actriz Andrea Villarreal, sin embargo, no fue llamada en esta ocasión y al parecer su fisonomía actual no encajaba con lo que caracteriza a la cantante, entonces fue parte de las pequeñas variaciones que experimentó el elenco. (Lea aquí: Juan Alfonso Baptista, el galán que actúa con pasión)

Aún no sabe si vendrá una tercera temporada, pero de ser así, Panchita tendrá su espacio.
Aún no sabe si vendrá una tercera temporada, pero de ser así, Panchita tendrá su espacio.

Una charla fuera de la pantalla

Cuando muchos televidentes ya terminaron de ver por la plataforma Netflix esta segunda entrega de la aclamada novela, expresan satisfacción ante este producto tan esperado, y Panchita se lleva los mejores comentarios, el personaje experimentó los cambios propios del tiempo y tomó notoriedad, tanto, que si se da una tercera temporada, piden que logre más resonancia.

Constanza alaba la ventaja que ofrecen las plataformas, al permitir que la programación se disfrute conforme el tiempo del televidente y de esta manera pueda llevar el ritmo propio al conectarse con la pantalla.

“Pasión de gavilanes” conservó su particularidad, pero una vez se empieza a ver cada capítulo, se enfrenta a aventuras más reales y a una estética propia de Telemundo, con una fotografía que atrapa y personajes que seducen con su físico.

¿Qué te dejó este nuevo personaje?

Todos me dicen que quieren conocer más música de Panchita, también una historia de amor, porque nunca se le conoció como es interactuando en el universo de San Marcos más allá del Bar Alcalá.

¿Cómo fue llegar a un papel que ya había tenido una primera parte?

Me pareció una apuesta muy arriesgada. Entiendo el concepto, han pasado 20 años y se requería una mujer madura, con una personalidad que sopesara todo el drama, porque además en la primera temporada se vio más comedia y los personajes manejaban un balance de humor. Actualmente eso no va para la mayoría, pero Panchita sigue siendo divertida, y ahora regresa con cierta dosis de carácter que nadie se espera.

¿De qué manera llegas al casting?

Me imagino que buscaron actrices que claramente tuvieran sobrepeso, y Rodrigo Triana, quien fue uno de los directores, me dijo que querían una actriz con formación, lo ideal era que hubiese hecho comedia, también que no era importante si cantaba, porque igualmente no iba a tener tanta personalidad y se doblaría.

Una de las escenas que me enviaron fue la presentación del personaje en el bar con Rosario y Gunter y debía mostrar la amistad que pese al tiempo sigue siendo genuina y con mucho amor, un poco la entrada de una Panchita que ha cambiado en esos 20 años.

La orden fue “borrón y cuenta nueva”, el personaje era mío y a partir de allí lo podía trabajar como yo quería. La energía me llevó a hacer una mujer de la noche sin que se viera vulgar, que fuera madura, chistosa y arrolladora.

¿Cantaste?

Estando en el proceso nos pusieron un coreógrafo junto con seis bailarinas para hacer el montaje de los shows, hasta ahí estuvo parte del entrenamiento. En la parte musical empecé haciendo playback, pero los directivos, tanto de Telemundo como de CMO, me dijeron que no habían encontrado una voz que tuviera la misma tonalidad, me pusieron un productor y con clases de técnica vocal, resulté cantando y encontrando en mí un personaje que me permite la integración de canto, baile y actuación.

¿Cómo fue integrarse al elenco que ya se conocía de antes?

Estuve asustada. Cuando hay un trabajo previo uno no sabe con qué se va a encontrar, es como llegar a la familia de los suegros, pero en “Pasión de gavilanes” fue diferente y todos fueron receptivos. Mi encuentro con Zharick fue especial y descubrimos que somos muy parecidas, nos conocimos y nos unimos.

Trabajaron en una temporada difícil, ¿cómo fue rodar en medio de la pandemia?

A mí me causaba curiosidad conocer lo que llamaban la “burbuja anti Covid”. Nos aislaron del turismo propio de la región, tuvimos todos los servicios permanentemente, logrando brindar tranquilidad. Sin embargo, no pudimos ver a nuestras familias en Bogotá y al comienzo de este año fue inevitable el contagio porque los extras del bar que llegaban de otras ciudades, caímos todos al tiempo y se convirtió el espacio en un hotel-hospital, pero igualmente salimos de eso y el trabajo se retomó normal.

¿Qué te lleva a residir en México?

Llego por temas de salud, requería con urgencia un trasplante de córneas. Para mi fortuna al mes y medio de la llegada me operan un ojo y empieza el protocolo de esperar la segunda cirugía, con la recuperación de ambas. Una vez pasa ese tiempo, empecé a presentar casting, quedé en el proyecto “La negociadora”, llegó la pandemia y cuando por fin retomamos, aparece “Pasión de gavilanes” y ahora un nuevo proyecto que me regresa a México. Ya voy a cumplir siete años de estar radicada allá.

¿En qué estás y qué te gustaría hacer?

Después de “Pasión de gavilanes”, me gustaría algo más villanezco. Llegando a México voy a participar en dos cortos, en uno de ellos voy a estar dirigiendo. De otra parte, estoy montando mi conferencia que se ha incrementado con procesos que he vivido y en negociaciones para una marca de ropa. Se trata de diversificar.

  NOTICIAS RECOMENDADAS