Farándula


“Después de todo”, Yordano regresa

Con un álbum lleno de experiencias vividas, el cantautor Yordano regresa a la escena musical y en cada tema presenta un aire esperanzador.

HEIDI LLANES

23 de febrero de 2021 08:49 AM

Allí está la voz que lo identifica, también su estilo característico y ese sonido que nos recuerda sus mejores canciones. Yordano está de vuelta después de sortear las mil y un batallas de vida, de las que salió airoso y con más deseos de cantar.

Desde su “trinchera”, en su apartamento de Nueva York, y acompañado por su esposa Yuri Bastidas, habla de esta nueva etapa musical, recuerda anécdotas y presenta “Después de todo”, el sencillo que le dio nombre a un álbum musical que salió en tiempos aciagos, pero que tiene un halo esperanzador.

El cantautor venezolano define el trabajo de este álbum como una travesía que empezó hace casi siete años cuando debió radicarse en Nueva York obligado por problemas de salud e iniciar el proceso para un trasplante de médula que salvó su vida.

Yordano Di Marzo sí que sabe de cuarentenas, salió del tratamiento y de inmediato se confinó, sin embargo la guitarra fue su compañía desde el hospital, y con ella nacieron canciones que se consignaron en este álbum.

A medida que transcurrió el tiempo y tras una reunión con su amigo Cheo Pardo, fundador de “Amigos Invisibles”, decidieron empezar el proceso en un estudio que tiene en un sótano, que es el mismo que se muestra en el video de “Después de todo”.

Un proceso con altibajos

Con recaídas de salud incluidas, Yordano no dio marcha atrás y el disco se fue consolidando, hasta cuando se terminó a finales de enero de 2020 con tres videos grabados en la ciudad de Nueva York, aún sin saber que la incertidumbre se avecinaba vestida de pandemia.

En ese proceso igualmente incluyó arreglar su situación migratoria, algo que para él fue muy duro, toda vez que ser emigrante tiene una connotación existencial, más aún cuando se tienen unas raíces muy establecidas como es su caso. Ese tema también se refleja de cierta forma en el álbum.

El reinicio de todo se dispuso con una gira por Europa, y Yordano alcanzó a visitar España, Italia y Portugal, sin embargo, a medida que regresaban, la amenaza se hacía más latente y el cierre era inminente.

Los conciertos de primavera quedaron en espera, se pospuso la salida del disco, y en medio de la incertidumbre, el cantautor expresa su ilusión de reencontrarse con su público muy pronto. Para su fortuna, ya recibió la vacuna y se alista para culminar su inmunización a principios del mes de marzo para reanudar sus giras una vez se empiecen a regular los conciertos.

Aunque el disco ha visto la luz tímidamente, la calidad del mismo ha hecho que ya empiece a hacer curso en principales eventos. Uno de ellos y muy importante, fue el Festival de Cine Independiente de Berlín, donde obtuvo el premio a Mejor Video con el clic de “Después de todo”, que también es finalista en el Festival de Cine de Nueva York y otro en Inglaterra.

A la lista se suman las nominaciones a los Premios Lo Nuestro llevados a cabo recientemente, lo mismo que a los Grammy Latinos, dando un balance de buenas energías en un álbum que vio afectado su curso por la pandemia.

La esencia del cantautor

Con una carrera llena de éxitos y 18 álbumes a cuestas, Yordano tiene la experiencia suficiente para hablar de música y hacerla, entender las variaciones que la misma experimenta con los años y en lo que a su trabajo respecta, advertir su evolución en el tiempo.

En “Después de todo” se consigna su esencia de cantautor y confiesa que en algún momento llegó a sentir preocupación por la voz, someterse a un tratamiento tan riguroso le llevó a un inicio prácticamente total de sus funciones, como aprender a caminar y volver a ganar peso, pero ya todo está superado y allí está su voz, la que se conoce de siempre.

En lo que al trabajo respecta, aclara que le gusta crear en equipo, toda vez que la colaboración es de todos y esas ideas se magnifican en el resultado final. Cree que la ciudad de alguna manera se filtra en el trabajo y en esta oportunidad, Nueva York está allí, en las canciones, en los videos, ya no es Caracas, que está en su corazón, lo mismo que Roma, donde nació.

En este proceso, Yordano se compara con un río, es el mismo, pero sus aguas nunca son iguales. El álbum es muy especial, cuenta con sonidos que él nunca había plasmado, también hubo reencuentro con músicos de altísima calidad, la mayoría emigrantes, venezolanos que hoy viven en Nueva York. Y siguiendo con la semejanza del río, advierte que el suyo no se ha secado, de hecho su nombre en español es Jordán, como el afluente bíblico.

El video tiene un concepto claro, fue concebido por Yuri, su esposa, y en el mismo hace un recorrido por esos lugares que los acogieron desde su llegada a la Gran Manzana, siendo en parte una terapia para el cuerpo y el alma en momentos difíciles, lo mismo que el sótano donde las canciones tuvieron eco.

Aceptando la variada influencia musical que ha tenido, incluyendo la literatura latinoamericana, Yordano indica que aún se conserva en sus nuevas creaciones, son historias reales que se adaptan con algo de ficción y así quedan precisas para entregarlas al público.