Farándula


El susto de los familiares de Raimundo Angulo por culpa de un apagón

Aunque el presidente del Concurso Nacional de Belleza fue estabilizado gracias a la rápida reacción médica, sus familiares no niegan que “fue un susto grande”.

LAURA ANAYA GARRIDO

21 de octubre de 2020 03:06 PM

Poco después de las ocho de la mañana de este miércoles, José María Del Castillo recibiría una llamada que lo helaría por unos minutos. Era su primo, Carlos Felipe Angulo, para contarle que algo no andaba bien con Raimundo Angulo Pizarro -padre de Carlos Felipe y tío de José María-. “La oxigenación de su sangre cayó a 87% (los niveles habituales son de 95 a 100% y este indicador es la medida de la cantidad de oxígeno disponible en la sangre) y, la verdad, estuve a punto de decir que lo embarcaran en mi carro para llevármelo yo mismo a Medihelp, pero inmediatamente llamé a Colsanitas, la EPS de mi tío, y en cuestión de veinte minutos ya estaba una ambulancia medicalizada con nosotros. Le pusieron algo de oxígeno y lo estabilizaron, así que no fue necesario llevarlo a la clínica”, mencionó José María y enseguida agradece profundamente tanto Colsanitas como a Afinia (nuevo operador de energía eléctrica de la Costa Caribe) por atender su llamado. (Le puede interesar: Raimundo Angulo, ¡de nuevo en su casa!)

“Los actores fundamentales para estabilizar la salud y la oxigenación de Raimundo Angulo, fue la rapidez del tiempo en que llegó Colasanitas, la ambulancia y los tanques de oxígeno para mejorar su respiración; luego llamé a Electricaribe, hablé con Liliana Marrugo y después con el gerente de Afina, el doctor Eder Vuelvas Puello, quien me informó que el daño tardaría 4 horas en repararse. Hasta el momento (hoy, a las 2 p. m.), llevamos casi 18 horas sin energía”, le dijo a El Universal.

Según el mismo José María, el fluido eléctrico se fue en la cuadra del Centro Histórico donde vive Raimundo. “Parece que llovió anoche y no hay luz desde entonces. Nosotros compraremos una planta para cuando ocurran estas cosas, no lo habíamos hecho por el medioambiente, pero no podemos arriesgarnos a que esto vuelva a pasar. (...) Mi tío Raimudo requiere asistencia (de oxígeno) por momentos, yo diría que unas cuatro horas en las noches, porque el 90% del tiempo respira por sí solo y naturalmente le afectó durar más de 12 horas sin asistencia. ¿Sabes?, en realidad yo pienso también en todas las personas que pasan por esta situación y no tienen los recursos para resolverla inmediatamente”, agrega.

Hay que recordar que Raimundo Angulo regresó apenas ayer, lunes, a su casa, luego de permanecer tres meses hospitalizado por COVID-19. El presidente del CNB, que tiene 77 años y es diabético, recibe intensas jornadas de terapias para restablecer sus capacidades pulmonares, motrices, musculares, neurológicas, etc., mermadas por el paso del nuevo coronavirus. “Él habla ya, con esfuerzo, pero logra hacerlo. Ha estado muy contento por regresar a la casa”, concluyó su sobrino.