Farándula


El valioso legado de Los Visconti

Los Visconti han permanecido en el cariño del pueblo colombiano y sus temas son de obligatorio conocimiento de varias generaciones.

HEIDI LLANES

16 de marzo de 2021 10:49 AM

La pandemia pospuso muchos planes artísticos, los conciertos, las giras y los trabajos debieron tomar otro rumbo para no engavetarse, porque en estos momentos la música se convirtió en aliciente y compañía.

A lo anterior no escapó Abel Visconti, reconocido por ser uno de los baluartes del folclor argentino y una de las voces del dueto que formó con su hermano Víctor, fallecido en 2006. Don Abel tenía presentaciones programadas en Colombia, pues siempre ha considerado al país su segunda patria.

Los conciertos aplazados tenían una misión de peso, presentar su más reciente álbum, “Dúos que llevo en el alma y el corazón”, compuesto por ese repertorio que interpretó al lado de su hermano, pero que ahora retoma en compañía de artistas que valora y admira, entre ellos algunos colombianos.

Abel Visconti y su hermano Víctor, crearon un vínculo muy fuerte con la música tradicional argentina, y hoy con 88 años y una fortaleza envidiable, hace eco en la misma para homenajear ese trabajo que se forjó en una buena época, saliendo de la Pampa y posicionándose en distintas latitudes, en el Caribe son muy conocidos por esos temas que enamoran.

El Maestro afirma que estos 15 años sin su hermano se asocian con tristeza, llegar al escenario no es igual, pero recuerda ese “fuerza Abelito” que Víctor solía imprimirle al iniciar cada presentación y de inmediato surgen las más bellas melodías.

Un álbum, un homenaje

La determinación de hacer este álbum tuvo mucho impulso en su hija Gabriela, y con respecto a los temas escogidos, son parte de su prodigiosa memoria, que con más de 70 años de recorrido artístico, los ha interpretado una y otra vez. De esta manera surge “Dúos que llevo en el alma y el corazón”, que recopila 18 canciones memorables.

El repertorio cuenta con esas piezas que tienen historia propia, tal es el caso de “Andate”, que data del año 1950; afirma el Maestro Abel, que en esa fecha se une formalmente a su hermano Víctor y no sabían que ese valsecito los iba a llevar por todo el mundo. En esta oportunidad lo grabó junto al Chaqueño Palavecino, una voz de amplio reconocimiento en Argentina.

Con orgullo también comenta que tuvo la dicha de grabar por primera vez con su hijo Daniel, habían tenido la oportunidad de cantar, sin embargo entrar a un estudio no se había dado y el tema “Lágrimas de amor” fue el mejor pretexto. Daniel trabaja habitualmente una música fusión con su agrupación en Buenos Aires.

La tecnología hizo lo propio y permitió unir la voz de Abel Visconti y Carlos Gardel, a lo que en su palpable humildad advierte que no fue fácil, porque cantar con un “monstruo” como fue el zorzal criollo, requería llevarlo muy adentro en el alma, afirma que no lo puede creer, pero una vez más agradece a su hija que se dedicó por entero a este proyecto.

La relación de Los Visconti y Colombia ha sido de siempre, por eso varios artistas nacionales hicieron parte de esta excelsa nómina, Anabella Arbeláez, Tormenta y Javier Emilio Aristizábal, hermano de Juanes, de quien existe además una anécdota.

Con ocho años, Juanes y su familia presenciaron a Los Visconti en el teatro Pablo Tobón Uribe de Medellín, al finalizar la presentación, el hoy cantautor fue a hacerse una fotografía con los gauchos, pero lo mejor sucedió años más tarde cuando durante una entrevista en Argentina, confesó que conocerlos de niño había sido uno de sus mayores tesoros y que junto a su hermano, quería hacer un dúo como ese. “Las quimeras” es el tema que interpreta con Aristizábal, fue hecho en Miami.

Tormenta, quien ha sido compañera de giras y de admiración mutua, acompaña al Maestro Abel en el tema “Las llaves de mi alma”, interpretado inicialmente por el mexicano Vicente Fernández. Colombia y Medellín son muy cercanos al dueto original, de hecho tiene pasaporte y siente orgullo patrio.

Mucho significan las canciones escogidas en la vida de don Abel Visconti. La tradicional “Mama vieja”, la define como un himno, lo mismo que “Paisaje colombiano”, pieza que le correspondió a la caleña Anabella.

Y falta más...

Este disco es una parte de ese legado invaluable de Los Visconti, y viene más. Son 32 temas escogidos, el resto se presentarán en un siguiente volumen que cuenta con grandes artistas latinoamericanos que conjugan la amistad con el Maestro.

Es de aclarar que aunque la música del dueto gaucho completa siete décadas, en esta oportunidad se logró adaptar a las edades y tiempos de los cantantes que integran el compilado, de igual manera las voces femeninas son un acierto.

“Dúos que llevo en el alma y el corazón” sintió el rigor de la pandemia, pero por quedar sin lanzamiento y promoción, su producción estaba lista hace dos años y ahora se empieza a expandir mes a mes hasta encontrarse con el volumen 2 que está previsto para el mes de octubre.

Don Abel Visconti, no deja de dar gracias a Dios por la vida envuelta en música que ha llevado, la compañía y apoyo de su familia, sus hijos que hicieron parte de este valioso trabajo y advierte que no se condena al retiro, mientras los tiempos difíciles encuentran calma, él se alista para volver a los escenarios.