Farándula


Ellroy: Hollywood sigue siendo un lugar de perversión, sexo y drogas

El escritor opinó sobre varios temas del mundo de las estrellas y algunos escándalos.

EFE

27 de abril de 2022 11:05 AM

James Ellroy ha retratado en sus novelas los bajos fondos y dedica la última a Freddy Otash, un expolicía que en los años 50 difundió cotilleos y extorsionó a estrellas de cine y políticos para tapar escándalos en un Hollywood que, asegura, es todavía un lugar de perversión, sexo y drogas.

“Pánico”, publicada en español por Literatura Random House, es el título de esta novela de James Ellroy que presentó este martes en Madrid y en la que en un tono cómico relata la vida de este personaje real que se definió a sí mismo como “el tirano que tuvo como rehén a Hollywood”. Lea aquí: “Viajante”, la travesía musical de Fonseca

Fue en los años 50 cuando este “tipo repugnante” se dedicó en la revista “Confidential” a difundir todo tipo de historias sobre políticos, actores y actrices: James Dean, Burt Lancaster, Liz Taylor, Rock Hudson o Montgomery Clift fueron algunas de sus múltiples víctimas, aunque a algunas de ellas también las ayudó a tapar sonados escándalos, siempre pagando.

En esta revista se hablaba de vidas amorosas y peculiaridades sexuales de las estrellas de cine y de los políticos, recuerda Ellroy, que conoció personalmente a Otash en 1989 y le trató hasta que murió en 1992: “hablando de los viejos tiempos nos hicimos unas risas”, indica sobre este detective.

Reciba noticias de El Universal desde Google News

“Conocía muchas cosas y todas eran ciertas, algunas por dinero las divulgaba en la revista”, dice el autor de novelas como “L.A. Confidential” o “Dalia Negra” en un encuentro con periodistas.

Y cree que tanto el personaje protagonista como la revista para la que trabajó fueron precusores de internet en la difamación, “en el periodismo de escándalo”.

Respecto a las estrellas que aparecen en su novela, el autor sostiene que Otash no tuvo las claves de la muerte Marilyn Monroe: “Sencillamente se murió de sobredosis. Se tomaba muchas pastillas, era adicta y borracha”.

Y sobre James Dean y el director de “Rebelde sin causa”, Nicholas Ray, el escritor sostiene que eran “unos tipejos”, “pervertidos y raros”: “yo quería ponerlo de manifiesto y darles duro, desde un punto de vista cómico” en su libro, asegura. Le puede interesar: La extraña condición de JLo a Ben Affleck para poder llegar al altar

Este autor escribe novelas negras ambientadas en esos años porque, dice, vive en el pasado y la actualidad le importa “una mierda”. Y está convencido de que un escritor de novela negra nunca ganará un premio Nobel de Literatura.

“Sí, tengo nostalgia”, reconoce este autor, al que le gustan “la corrupción de antes, los coches antiguos, cómo vestían las mujeres en los años 40 y 50, la Segunda Guerra Mundial o la bomba atómica, Roosvelt, Eisehower o Kennedy”.

Ellroy no utiliza ordenadores, nunca usó internet, no tiene celular, no ve las noticias en televisión ni lee los periódicos. Tiene un teléfono fijo y usa fax. Sí sabe que Putin ha invadido Ucrania y dice que lleva una bandera del país.

También considera que el dirigente ruso “es otro de los psicópatas que existen” y le gustaría que el presidente de su país, Joe Biden, fuera “un líder más fuerte”, pero “es muy mayor”, agrega: “quizá esté hasta senil”. Lea también: Andrea Serna, ícono de la TV colombiana tras expulsión de Ossa del Desafío

James Ellroy vivió años envuelto en delincuencia, alcohol y drogas, pero dice que no lamenta nada: “ante Dios confieso mis pecados y me arrepiento. Pero por muy dura que fuera mi vida tampoco fui tan malo. Era un chico estúpido, descuidado y un poco temerario y eso pasó. Agradezco a Dios el don que tengo de escribir pero por la razón que sea, que la ignoro, vivo en el pasado”, insiste.

Reconoce que tiene un ego “bastante monumental” pero dice que ha aprendido a comportarse “un poco”.

Varias de sus novelas han sido llevadas al cine y todas las adaptaciones “son basura”, considera: “pero me pagaron”. Por eso, por el dinero, dejaría que su última novela fuera también llevada a la gran pantalla porque cree que a su libro no le pueden hacer nada.

  NOTICIAS RECOMENDADAS