“El Desafío fue la experiencia más gratificante de mi vida”: Wilder Zapata

24 de septiembre de 2014 09:02 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Con 22 años, Wilder Zapata se ganó el corazón de los colombianos, que en la noche del lunes lo eligieron el ganador número 11 del Desafío, este año realizado en Marruecos.

El 85% del total de los votos fueron para este estudiante antioqueño, quien ahora con el premio de 600 millones de pesos que le entregó el Canal Caracol, su único sueño será terminar de pagar la casa que sus padres un día soñaron.

Durante más de dos meses fue 'uno más' en una cultura mediooriental, y le contó a Colprensa cuáles fueron esos momentos más vívidos en su aventura de ser un 'Retador'.

- ¿Qué fue el Desafío para usted?
El Desafío es la vida en síntesis. Más que el hecho de haber ido a Marruecos, fue el poder articular distintas facetas, sensaciones y experiencias de la vida diaria. Allá empiezas a sentir amor, pasión, miedo, rabia. En muy poco tiempo logras hacer unos vínculos muy estrechos con completos desconocidos, que te marcan y te cambian. Es una experiencia muy loca, y que solo la puede vivir alguien que participa en el Desafío y lo logra entender.

- ¿Qué fue lo más difícil que vivió en esta experiencia?
No fue el hecho de aguantar el hambre, el clima, las condiciones en las que se vive o las pruebas, sino el hecho de decirle adiós a un compañero, de ir a votar por alguien, ir a un juicio. Ese fue el momento más difícil para mí. Cuando tenía que votar por alguien sin ningún argumento, era duro porque con todos me llevaba bien, eran grandes competidores y poner en tela de juicio a tus compañeros no era bueno. Prefería aguantar hambre.

- ¿Volvería a un Desafío?
Fue la experiencia más gratificante de mi vida. Si todos los años me invitaran, todos los años iría. El Desafío es la maestría de la vida, porque te permite conocer quien eres en esencia, cuando conoces qué es sentir hambre o frío.

- ¿Cuál fue la prueba más dura en competencia?
Un día antes de estar clasificado a la final estuve a punto de bajarme un dedo de un machetazo. Estuve a punto de decirle adiós a la competencia. La prueba final fue muy difícil para mi porque la hice con una sola mano. Fue desgastante físicamente, porque me daba mucha frustración un obstáculo en el que me demoré 40 minutos para superarlo, porque sabía que lo podía pasar pero la mano inmovilizada era frustrante. Esa prueba fue tremenda.

- ¿Qué evalúa como positivo en su experiencia de retador?
Positivo todo. Hasta de los momentos de hambre pude rescatar algo positivo, porque nos reíamos de esa situación. Hubo ocasiones en los que pasamos tres días a punta de agua, y se empieza uno a dar cuenta de que hay otro tipo de energía. Yo duré nueve días sin bañarme, 22 días sin cepillarme los dientes o nos cepillábamos cinco personas con el mismo cepillo de dientes, pero rescataba la convivencia con la tribu. Fue algo maravilloso. Era gente con un corazón sensible, con una manera de ver el mundo muy sencilla, que te enseña que lo importante de la vida es compartir, respetar y vivir en familia.

- ¿Se sentía en casa?
Es algo muy raro. Al principio uno va con un objetivo individual, pero cuando empecé a convivir con los compañeros, ese objetivo de ganar el Desafío se convirtió en un objetivo de grupo. Eso pasaba a segundo plano y lo que importaba era que el equipo 'Retador' avanzara. Para mí lo más importante llegó a ser que todo mi equipo se mantuviera completo. Todo eso atenuó la ausencia de mi familia. La tribu también hizo parte de eso porque tenía un vínculo ta cercano que hacían que la ausencia de seres queridos fuera más leve.

- ¿Qué es lo que más va a extrañar del Desafío?
Las noches y atardeceres en Gualú. La gente de la aldea, mis retadores y los paseos en Marruecos.

- Fueron 600 millones de pesos el premio que le dio Caracol ¿Qué hará con ese dinero?
Es algo que no termino de creer ni masticar. Tienes en la cuenta 15 mil pesos y de repente hay 600 millones. Pero ya es una realidad. Lo primero que quiero hacer es llevar a mis padres a conocer el mar. Quiero ver su rostro cuando lo vean. Yo lo conocí hasta el año pasado y quiero darles esas vacaciones tan merecidas que no han tenido nunca. Han trabajado toda la vida para formarnos a mi y a mis hermanos. Hay que pagar la deuda que queda de la casa de mis padres, invertir en mi maestría, en el estudio de mis hermanos y un apartamento para mí. También seguiré trabajando porque la plata no es infinita.

- Era su sueño participar en el Desafío, y ahora que lo gana ¿qué viene para su futuro?
Mis dos pasiones siempre han sido la comunicación y el deporte, pero nunca había tenido la oportunidad de articularlas, y ahora que gano el Desafío tengo esa oportunidad. Tengo pensado montar una productora de contenidos que articulen deportes extremos y de aventura. Quiero ser algo como un nuevo Pirry. 

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Gente y TV

DE INTERÉS