Jesús Díaz, el cartagenero que dibuja fantásticos retratos con lapiceros

26 de febrero de 2019 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Jesús Díaz Corpas está convencido de una cosa: no es necesario tener muchos o grandes elementos para crear arte, para construir piezas que despierten la admiración del público. Lo único que él necesita para crear arte es una hoja en blanco y un lapicero. “Le doy valor a algo totalmente devaluado (lapicero), a un elemento que a simple vista no está diseñado para eso”, recalca él, que tiene 33 años bien vividos en el barrio Canapote. Comenzó a dibujar con lapiceros hace siete años.

Jesús es un maestro en artes plásticas que ha participado en cinco exposiciones colectivas y una individual; y que también ha estado en el Salón Regional de Artistas del Caribe. “Mi pasión por el arte nació desde muy pequeño, desde que recuerdo siempre he estado dibujando. Mi papá me traía de su trabajo muchas hojas en blanco para que ilustrara, era como su herramienta para mantenerme ocupado y alejarme de los malas andanzas, como me decía él, incluso, cuando se me acababan las hojas usaba los empaques de los viejos discos de acetatos, obviamente ahí si me ganaba mi regaño”, dice y ríe.

Este cartagenero sabe que eso de dibujar sin un borrador a la mano, sin la opción de equivocarse y corregir, es un talento, pero asegura que sin practicar no hubiese dominado la técnica. Y practica bastante porque el arte no es un simple pasatiempo para él: “Podría decirte que esta es mi pasión, mi trabajo, y lo demás es un complemento, es secundario”, y agrega que colabora como en un área de mercadeo de una cadena de supermercados en Cartagena.

¿Cómo es el proceso para un retrato?

-Una pieza sale de una forma muy natural y orgánica. Veo a alguien que me interese y mi cerebro de una lo descompone y lo compone de una manera esquemática (...). Después que tenga toda esa inspiración, empiezo rayando en mi hoja un boceto de lo que quiero hacer, empiezo a rayar y a tramar tanto, que empieza a salir cada ojo, la nariz, los labios, el cabello y comienzo a descubrir esos detalles que se encuentran en la imagen original, como lo son los lunares, aretes, anillos, lentes, mejor dicho: identificar esos detalles que en realidad cuentan muchas cosas sin que lo sepa el artista.

¿Qué te inspira?

-Esto va sonar un poco cliché, pero el erotismo contemporáneo, ese que me dice qué tanto puede ser erótica y sexi una imagen, sin necesidad de llegar al desnudo morboso, simplemente con saber algo de esa persona y llegar a la intimidad espiritual sin llegar a la intimidad carnal y banal. Con esto puedo decir que me puede inspirar tanto como una mujer, un hombre, un pico de botella, o una simple bolsa de empaque.

Lo más difícil...

-Creo que es controlar el trazo y saber que no puedes corregir ni equivocarte, es una técnica que exige concentración y mucha paciencia, los trazos deben ser precisos y ubicarlos exactamente donde van.

***

Jesús quiere seguir dibujando, seguir participando en exposiciones colectivas e individuales que inviten al mundo a conocer su arte, en lugares como Nueva York, Miami y en ciudades de Europa. Pero, más allá de esos sueños, también le encantaría compartir su conocimiento a partir de los 38 años.

Y confiesa que lo que más le gusta es cuando alguien admira su obra y le dice: “¡Cómo haces esa vaina con un simple bolígrafo!”.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Farándula

DE INTERÉS