Star Wars, una comunidad dividida

23 de diciembre de 2017 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

En 1977, George Lucas estrenó Star Wars: A new hope, una obra que ha marcado la vida de millones de espectadores en todos los rincones de la galaxia.

Cuatro años más tarde, Octavio Paz recibió el premio Miguel de Cervantes y en su discurso afirmó que: “la literatura es una sociedad dentro de la sociedad: una comunidad de obras que, simultáneamente, crean un público de lectores y son recreadas por esos lectores”.

Paz habla de los libros como espacios donde el autor y los lectores interactúan en un intercambio de significados e interpretaciones. “La obra es obra gracias al lector”, citando una vez más al mexicano cuyo cuerpo murió en 1998 dejando atrás una obra que persiste en la inmortalidad.   

La fina visión de Paz sobre el sentido de comunión que se construye en torno a los textos literarios también aplica para los textos audiovisuales, Star Wars es un ejemplo vivo de esto. Antes de dirigir la primera película de la saga, George Lucas intentó comprar los derechos de Flash Gordon, tras fracasar en el intento decidió escribir su propia aventura espacial.

Fruto del desespero, su mente parió a Han Solo, Chewbacca, las dunas de Tatooine y los campos helados de Hoth, cuarenta años más tarde el inmaculado silencio del espacio se ve perturbado por el eco de una pregunta formulada desde el planeta Tierra: ¿quién carajos es Flash Gordon?

La obra maestra de Lucas representa un hito en la historia de la ciencia ficción, el estándar galáctico en lo que concierne a efectos especiales y una filosofía de vida condensada en la sabiduría de Yoda y el sacrificio de Obi-Wan Kenobi que han influenciado a generaciones de guionistas, productores y directores, una inspiración innegable que se materializa en guiños, referencias y homenajes a la primera trilogía compuesta por los episodios IV, V y VI; la visita de Darth Vader a George McFly en Back To The Future (1985); los jeroglificos de R2-D2 y C-3PO en Raiders Of The Lost Ark (1981); y entre otros, el episodio Small Potatoes (1997), uno de los mejores de The X-Files, en el que Fox Mulder y Dana Scully deben investigar el caso de una mujer que asegura haber quedado embarazada de Luke Skywalker.

Star Wars: The Last Jedi (2017) pone a prueba por primera vez, la convivencia pacífica que se ha venido gestando durante cuatro décadas entre la comunidad de Star Wars, el episodio VIII marca el fin de la era de Luke Skywalker y reivindica a Rey como la única representante del verdadero retorno del Jedi.

A diferencia de la fallida trilogía de origen, donde el consenso generalizado de los fans fue que el episodio III Revenge Of The Sith (2005) es el menos peor, esta nueva versión de la saga tiene a más de uno dudando sus preferencias episodicas: la ira de los fans no se ha hecho esperar y las redes sociales hacen que la batalla de Yavin parezca un juego de Ewoks. Star Wars ha evolucionado de la mano de Disney y a muchos les cuesta adaptarse al paso del tiempo: que la paciencia los acompañe.

TEMAS

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Farándula

DE INTERÉS