Home


Alzate le apuesta a la música mexicana

El artista de música popular estrenó ayer ‘Devuélveme la vida’, una nueva canción en su incursión en la música regional mexicana.

COLPRENSA

27 de marzo de 2020 09:57 AM

Como toda industria, la música se ha visto afectada por la crisis mundial ante la emergencia sanitaria por el coronavirus. Los artistas han tenido que cambiar sus planes de trabajo, cancelar lanzamientos y giras de conciertos mientras se supera el aislamiento que viven en la actualidad millones de personas en todo el mundo.

Es el caso de Alzate, el reconocido artista colombiano de música popular, quien desde el año pasado se encontraba preparando las nuevas canciones de una faceta artística diferente, un nuevo reto en su carrera que quería lanzar entre bombos y platillos este año con el claro objetivo de seguir cautivando a su público, pero, además, poder explorar nuevos mercados internacionales. Alzate decidió no esperar más y ayer presentó la primera canción de esta nueva faceta. Se trata de ‘Devuélveme la vida’, de su autoría, y con la cual incursiona en el género banda sinaloense, tendencia tradicional de la música regional mexicana y uno de los más populares en ese país y la comunidad latina de los Estados Unidos, que, desde hace algunos años, viene tomando mucha fuerza en Colombia.

Alzate se ha ganado el reconocimiento y el respeto al ser el primer artista colombiano de música popular o despecho, en superar los 200 millones de reproducciones en su canal de Youtube con su tema ‘Maldita traición’ en el 2013. Fue el primer artista colombiano en llegar al billón de reproducciones en su canal de Youtube, por grandes éxitos como ‘Ya me cansé’, ‘Ni que fueras la más buena’, ‘Muy bandida’, ‘Así es la vida’, ‘Amor verdadero’, ‘Mis borracheras’ y ‘La novia de todos’, entre otras, sin olvidar, que también fue el primer artista de música popular local en recibir la placa dorada de youtube por obtener el millón de suscriptores.

¿Cómo ha sido la creación de ‘Devuélveme la vida’, su nueva canción?

- Hice tres versiones de esta misma canción. Llevo algunos años entrando paulatinamente a México y entre 2018 y 2019 tengo demasiadas bandas allí cantando mis canciones. Ya son cerca de 15 canciones que me han grabado allí, de una sola canción hay como diez versiones.

Entonces decidimos darle también al público mexicano con poco de nuestra propuesta, viendo que en Colombia también está entrando muy fuerte la banda. La idea es llegar con esta propuesta a los colombianos, mexicanos, centroamericanos y la comunidad latina en Estados Unidos, con esta versión de banda, pero también una de despecho y otra acústica, que fue la que se filtró hace algunos meses en las redes sociales.

¿Cómo ha sido su acercamiento a la música regional mexicana?

- Tengo un gusto muy grande por la música regional mexicana, porque me levante profesionalmente en Los Ángeles, California, con amistades, con empleados mexicanos, una relación muy cercana con esta cultura, y cuando regresé a Colombia a luchar por mi sueño, todavía en Colombia no existía ni la más mínima posibilidad de que a los colombianos les pudiera gustar la música regional mexicana. Pasó el tiempo y yo continuaba con relaciones bonitas con artistas mexicanos y empezó la ola de música regional mexicana en Colombia desde hace más o menos dos años muy fuertes.

¿Cómo ha sido el impacto de la primera versión que se conoció de esta nueva canción?

- Como se filtró por las redes sociales la versión acústica, los fans han sido quienes han presionado para que presentemos las otras versiones en medio de esta crisis mundial, teniendo todo listo, las canciones, el video y hasta la gira de concierto que debimos cancelar cerca de 24 presentaciones.

También estrenará video...

- Yo creo que es el video más largo del género, todo un cortometraje. Lo hicimos en lugares como Mexicali, Baja California, con paisajes espectaculares. Estuvimos en el desierto, en las montañas, en algodonales, tratando de hacer un video rico en escenas y en historia. Representa totalmente la letra de la canción, sobre alguien que no ha podido superar un amor, que siguen anclados en esa relación pasada sabiendo que esa pareja sí lo superó.