Home


Capturan a patrullero por la muerte del domiciliario en La Candelaria

Carlos González Vergara recibió dos balazos en la noche del 21 de septiembre. Murió horas después.

REDACCIÓN SUCESOS

01 de octubre de 2020 03:40 PM

Un Juez de Instrucción Penal Militar y Policial ordenó la captura de un patrullero integrante de la Policía Metropolitana de Cartagena, como presunto autor del lamentable homicidio cometido contra el ciudadano Carlos Alfonso González Vergara, de 33 años, ocurrido el pasado lunes 21 de septiembre, en el barrio La Candelaria.

Hace pocas horas, la Policía Judicial de la Policía Nacional realizó la captura del funcionario policial, en cumplimiento a la orden de captura facultativa emitida por un juez de instrucción penal militar y policial, quien durante varios días decretó y practicó pruebas que permitirían imputarle el delito de homicidio.

De acuerdo con las investigaciones, el capturado deberá responder como presunto autor del homicidio de Carlos Alfonso González Vergara, tras resultar lesionado, al parecer, con dos proyectiles de arma de fuego, en hechos ocurridos en el barrio La Candelaria.

En estos momentos, el funcionario policial es conducido ante el juez de instrucción penal militar y policial, para adelantar una diligencia indagatoria y se defina su situación jurídica, la cual podría ser resuelta con la imposición de medida de aseguramiento de detención preventiva en establecimiento carcelario, mientras continúa el proceso penal en su contra.

Es importante destacar, que la Policía Nacional garantiza siempre el respeto a los derechos humanos y, por supuesto, la imparcialidad en las investigaciones y la búsqueda de la verdad.

¿Cómo pasó?

Carlos Herrera Vergara trabajaba como domiciliario para una empresa de pollos congelados. Ese domingo en la noche lo invitaron a una reunión a pocas cuadras de su casa. Aunque no quería ir, se fue a “regañadientes” por complacer a su hermano Juan Carlos.

El lunes, eso de las 12:30 de la madrugada, diez policías llegaron en cinco patrullas motorizadas pidiéndoles a los que estaban en la reunión que apagaran el equipo de sonido. La música se acabó, pero, según testigos, uno de los policías comenzó a increpar a tres jóvenes y tras ese cruce de palabras se inició una discusión que se fue a los golpes y a las piedras.

Carlos y su hermano Juan Carlos optaron por regresar a casa caminando, pero antes de llegar fueron increpados por dos policías.

“Yo sufro de polio y por eso no tengo movilidad en mis manos. A mi hermano le dio rabia cuando un policía me golpeó, y como yo no me puedo defender, él le lanzó un puño al policía y en ese forcejeo le dispararon en el abdomen. Cuando cayó, le dieron el otro balazo en la espalda”, relató Juan Carlos.

La víctima estuvo en UCI hasta la noche del martes, en la Clínica Crecer, donde falleció.