Home


Caso vía a Barú: ¿quién está recibiendo la plata de las contribuciones?

La directora de Valorización del Distrito le hizo frente a las declaraciones del representante legal del consorcio encargado de las obras de dicho proyecto.

Sigue la polémica en torno a la Vía a Barú, obra que, pese a empezar en 2006, aún no ha sido recibida por el Distrito por distintos motivos.

En la edición de ayer publicamos una entrevista con Efraín Amín Bajairen, representante legal del Consorcio Vial Isla Barú, encargado del desarrollo de dichas obras, quien habló del porqué las demoras en el proceso, explicando, por ejemplo, que hubo un atraso de 10 años mientras se esperaba que el Distrito consiguiera la licencia ambiental para poder desarrollar los trabajos en uno de los tres tramos en que se dividió la obra. Lea: Vía a Barú: ¿millonario detrimento por el que alguien deberá responder?

Además, criticó que la administración del alcalde William Dau no haya recibido los trabajos, pues alega que se hizo todo lo pactado para el tramo 1 y 2, que fueron los que, como quedó establecido en el contrato, deben pagar habitantes de la zona mediante contribuciones por valorización. Muchos de ellos no han realizado tales pagos y por eso hay varios procesos jurídicos.

Pese a que Amín señaló que se tienen todos los documentos y certificaciones de las obras realizadas por el consorcio, la directora del departamento de Valorización del Distrito, María Isabel Lugo, explica que cuando la administración de William Dau llegó al Palacio de La Aduana en el 2020 no encontró documentos del proyecto de la vía a Barú y que desde entonces ha hecho esfuerzos para recopilar información y tomar las medidas respecto a ese contrato.

Así mismo, dejó ver que mucha de la información que ahora tienen la recopilaron en medio de la comisión accidental que se hizo en el Concejo, en la que participaron miembros de la corporación edilicia, Valorización y la concesión, que entregó todos los documentos al respecto.

“Desde que llegamos empezamos a reconstruir el proyecto porque en la Alcaldía no había información de este. Ellos nos empezaron a facilitar mucha información y de hecho pudimos reconstruir los expedientes y el contrato como tal, porque este tiene muchos otrosíes. Éramos nuevos, entonces todos llegamos a entender el tema jurídico y el técnico, y ver qué era lo que pasaba”, explicó Lugo.

La directora de Valorización Distrital de Cartagena señaló que no se contrató una interventoría para el proyecto.

La funcionaria confirmó que, tras las indagaciones, se confirmó que la vía quedó un poco más angosta de lo requerido por la Ley (tiene 7 metros), tras un acuerdo hecho con los contribuyentes. Además, indicó que se encontraron algunas fallas técnicas, como grietas en la vía. Explicó que, mediante peticiones, se logró que el concesionario solucionara tales situaciones. Desde esta dependencia del Distrito indicaron que, para recibir los tramos 1 y 3 de la vía a Barú solo falta atender una situación con unas pólizas del contrato, que no será tarea fácil. Solo queda faltando el tramos de Playetas, pero para esto se necesitan recursos que se deben gestionar ante el Gobierno nacional. Lugo señaló que no se encontraron registros de una interventoría oficial de las obras y por eso han tenido que analizar cada uno de los pasos que se han dado y revisar cada cosa del proyecto con la información que han conseguido.

“No sé, la verdad, cómo fue que hicieron para que eso pudiera ser así, ese contrato no tuvo en toda la ejecución una interventoría. (...) Que en Valorización iban y miraban, pues puede ser que sí, pero eso no suple una interventoría. El hecho que yo vaya y mire si están haciendo o si no están haciendo no quiere decir que yo tenga la intervención de la obra. La interventoría tenía que haberse contratado en su momento. Para saber cómo se desarrollaba la obra, pues tenía que existir una interventoría, porque es esta la que me da a mí el apoyo para lo financiero, económico y ambiental, pues ese proyecto tiene un componente ambiental muy alto, porque eso es dentro del Parque Natural Corales del Rosario y San Bernardo”, indicó la directora de Valorización.

¿Quién está cobrando?

Otra de las cosas a las que se refirió el representante del consorcio fue a los cobros a los contribuyentes de la obra. Este indicó que el consorcio les cobraba de manera independiente, como se estipuló en el contrato, pero asegura que lo hizo hasta el 2016 y que desde entonces se le entregó la cartera al Distrito para que este se encargara de hacer dichos cobros.

Lugo reconoció que se hizo una conciliación respecto a la cartera del proyecto, pero asegura que el Distrito no la tiene a su cargo, como lo asegura Amín. “No estamos haciendo ese cobro por Valorización a los contribuyentes del proyecto. En nuestra base de proyectos no tenemos cobros por ese concepto y es fácil confrontarlo en el sistema que manejamos. Quien ha dado paz y salvo de esas contribuciones, algunos incluso de este año, es el consorcio”, indicó María Isabel Lugo.

Y agregó: “Esa cartera no la cobra el Distrito precisamente porque para poder recibir esa cartera tienen que pasar dos cosas: o que el contrato esté liquidado o que la obra haya sido entregada. Tanto es así, que nosotros le seguimos pidiendo los paz y salvos al consorcio cuando nos los solicitan. Si nosotros tuviéramos la cartera, no tendríamos por qué pedirles información a ellos cada vez que viene alguien a preguntar de la vía a Barú. Nosotros pasamos un proyecto que va a ir con Hacienda para la reducción de intereses en contribuciones, y eso de la vía a Barú no se pudo meter porque no lo tiene el Distrito. No están en el sistema esas contribuciones ni el proyecto”.

Millonarios intereses

Respecto a la deuda que se tiene con el concesionario, el representante legal de la firma contratista indicó que en el contrato quedó estipulado que el capital (la inversión que hizo) se actualizará con el DTF más 6 puntos, y que los intereses serán los más bajos entre los bancarios y la Ley. “Siempre hemos utilizado los de la Ley 80”, dijo.

Así mismo, señaló: “El DTF está cercano al 12%, más un 6%, sube al 18%, y estoy seguro que el Distrito no ha pagado en los últimos años unos intereses más altos que estos. Tengo diez meses escribiéndole a Hacienda con copia a la directora de Valorización y al alcalde Dau, donde le actualizo mes a mes la cartera. (...) Dije en el Distrito que hicieran un crédito, en vez de pagar entre junio y agosto de 2022 más de mil millones en intereses. Les dije que hicieran el crédito, le pagan al concesionario y se ahorraban entre $500 y $600 millones mensuales, pues eso es un detrimento millonario para el Distrito, pero no hemos recibido respuesta. Se regaron $44 mil millones y recibimos $34 mil millones. El capital inicial fue de $9.612 millones y con la actualización quedó en $33 mil millones, además de los $29 mil millones en intereses. Es un manejo antieconómico para el Distrito. Era preferible hacer un préstamo y quitarse esa carga. Es un detrimento económico”.

Respecto a esto, la directora de Valorización señaló: “Él -Amín- dice que podría haber un detrimento para el Distrito por esto, que por qué no se liquida rápido ese contrato, por los intereses tan altos que están sumando. Eso está sujeto a revisión, esto no es un tema de actuar por presión, pues no es un tema de ayer, hay que analizarlo bien. Ese contrato es del 2006 y tiene más de 8 modificatorios. Podría haber un detrimento, pero eso hay que mirarlo. En su momento tendrán los entes de control que entrar a mirar la responsabilidad, mirar quiénes estuvieron antes y no se pellizcaron. Nosotros tenemos que tener claro que todo esté ajustado en este proyecto, no es recibir por recibir, todo debe quedar claro. Que si hay un detrimento como dice el señor Amín, pues eso habrá que analizarlo y, si es así, alguien debe responder por eso. Lo que está claro es que desde la administración actual hemos hecho todo lo que nos corresponde”, concluyó Lugo.

Comentarios ()

 
  NOTICIAS RECOMENDADAS